Stornelli se excusa de la megacausa del espionaje ilegal macrista

blank

El fiscal Carlos Stornelli se presentó para decir que ya no quiere ser el fiscal de (parte de) la megacausa de espionaje que tramita en Lomas de Zamora y que aún está por verse si no se muda a los tribunales de Comodoro Py.

Stornelli afirmó que no puede actuar por razones de “decoro” en el legajo vinculado al espionaje penitenciario porque él es querellante en la causa conocida como “Operativo Puf”, que es básicamente un armado en base a las escuchas ilegales a los presos kirchneristas para atacar desde los inicios la investigación de espionaje del juzgado federal de Dolores.

El fiscal se presentó por su voluntad para decir que no va a poder intervenir en la cuasa que involucra el espionaje penitenciario.

Lo hizo ante la jueza María Eugenia Capuchetti. La jueza le mandó el planteo de Stornelli al presidente de la Sala IV de la Casación Federal, Mariano Borinsky, que le contestó que lo tramitara en el juzgado. Todo era desconcierto en Comodoro Py frente al escrito de cuatro páginas del fiscal. El argumento es que él es querellante en la causa del “Operativo Puf”, pero no dice nada de su calidad de procesado en Dolores.

“Más allá de no verse afectado en absoluto mi ánimo actual o mi capacidad de cumplir con mi rol en estos autos amerita que por razones de delicadeza y decoro, y — para evitar cualquier posible tacha– por supuesto infundada –de subjetividad o tendencia en mis actos dentro del proceso, dejo desde ya planteada mi excusación”, escribió Stornelli, que todo el año pasó pujó por traer la causa de Lomas a Comodoro Py.

Stornelli se ataja con este planteo a lo que era una recusación segura por múltiples actores. A su situación endeble, se le suma también que uno de sus hijos trabajó en la AFI en 2016.

También busca poner en agenda el llamado “Operativo Puf”, que es una causa que surgió en febrero de 2019 a partir de escuchas que supuestamente recibieron Elisa Carrió y Stornelli y que fueron usadas para sembrar dudas sobre los inicios del D’Alessiogate. El año pasado, el juez federal Marcelo Martínez de Giorgi dijo que no había delito y pidió cerrar la causa.

Lo concreto es que Stornelli está procesado en la causa de espionaje que tramita en Dolores.

El planteo de Stornelli es absurdo porque la causa en la que se excusa ni siquiera está en Comodoro Py. El expediente continúa su trámite en Lomas de Zamora hasta en tanto quede firme la decisión de la mayoría de la Sala IV de la Casación Federal de enviar el caso a los tribunales de Comodoro Py.

Esto podría interesarte:

Read Previous

Lisandro Bonelli podría volver la Legislatura bonaerense en la apertura de sesiones

Read Next

Vence la extensión del distanciamiento social