14.3 C
Bahía Blanca
lunes, marzo 4, 2024

Sergio Zaninelli, el sindicalista que pasó de la prédica del "evangelio kirchnerista" a propiciar los discursos de odio

"No hay peor fanático que el converso" reza un viejo dicho, aunque el dos veces converso debería ser un mayor -y peor- fanático. Tal es el caso de un sindicalista bahiense que llegó a profesar la "fe kirchnerista" para luego volver a su tradicional antikirchnerismo y que incluso hoy "milita" los discursos de odio.

Este 17 y 18 de octubre la Asociación de Docentes de la Universidad Nacional del Sur (ADUNS) tendrá elecciones para definir una nueva conducción del gremio que nuclea a las y los trabajadores docentes de la casa de altos estudios con sede en Bahía Blanca.

El actual Secretario General del sindicato, Sergio Zaninelli, se presenta con una lista autodenominada de "Frente de Unidad por los Derechos Docentes" pese a que en estos comicios también se presenta la lista "Intersecciones", que agrupa diversas sectores docentes.

Lo lamentable no es el error en la denominación, sino que haya docentes en la lista 1 "Unidad" que off the record reconocen que firmaron creyendo que se trataría de una elección de lista única.

Un "combativo" predicando el Evangelio del kirchnerismo

Durante los primeros mandatos al frente del sindicato, Zaninelli se caracterizó por mostrarse "combativo" con los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner.

Algo de esto cambió allá por 2014, sobre el final del segundo mandato de CFK, cuando se alcanzó el primer Convenio Colectivo de Trabajo para docentes universitarios y preuniversitarios de toda latinoamérica.

VOS PODÉS HACER TU APORTE
Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestro medio y porque buscás fuentes de información alternativas a los medios corporativos que expresen otras voces. Ayudanos a construir más y mejor periodismo.

Colaborar

El propio Zaninelli, preceptor en uso de licencia sindical, recibió el decreto homologatorio de manos de la entonces Presidenta y quedó retratado junto a ella en una foto que le sirvió en los años siguientes, no sólo como foto de perfil en redes sociales, sino como una especie de talismán para difuminar su antiperonismo emocional.

Sergio Zaninelli aferrándose a Cristina Kirchner en 2014, tras recibir una copia del decreto que homologa el CCT para docentes universitarios y preuniversitarios

Al año siguiente, Cristina terminó su segundo mandato y fue sucedida por Mauricio Macri. Desde entonces, el salario real de sus representados se desplomó al mismo ritmo que el gremialista se acercaba al kirchnerismo, ahora opositor.

Su pase al peronismo se confirmó en 2017, aunque más bien fue una "pasada". amen de lo breve.

En las elecciones PASO 2017 fue el quinto precandidato a concejal en la lista que encabezaba Rodolfo Lopes, el ex intendente bahiense destituido en 2006, que fue superado entonces por su rival en las primarias, Carlos Quiroga.

La interna del peronismo bahiense dejó al gremialista malparado y en las elecciones generales ya no figuró como candidato. Pero no nos adelantemos...

Las paritarias vencen a la inflación ...

A mediados de junio de 2017, el exministro de Educación de la Nación Alberto Sileoni, hoy ministro bonaerense de la misma cartera, visitó Bahía Blanca en el marco de la campaña de cara a las PASO de ese año.

Pese al recelo existente con la figura de Zaninelli por sus modos personalistas y autoritarios, la dirigencia peronista local lo invitó a participar de una actividad organizada por la lista rival junto al entonces ex ministro, como gesto de unidad de cara a las generales.

El rol del Secretario General de ADUNS era el de presentar a Sileoni, pero se tomó su tiempo para hacerlo... en total habló más de 30 minutos, más tiempo aún que el propio Sileoni, ex funcionario del gobierno de CFK y figura central de la disertación.

Pero lo revelador fueron algunas de las expresiones que entonces tuvo, y que en ese contexto se leyeron como una velada autocrítica a su accionar sindical durante los gobiernos kirchneristas.

Zaninelli no sólo contradijo sus dichos en años anteriores para finalmente convenir que el salario de las y los docentes universitarios creció en el periodo 2003-2015 por encima de la inflación, sino que además reconoció que era fácil "gritarle" a los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner porque los "escuchaban", mientras que el macrismo ni siquiera los convocaba a paritarias.

"Lo que ocurrió en 12 años y medio, que para nosotros como trabajadores universitarios y seguramente para la inmensa mayoría de los argentinos fue una década ganada, ocurrió, porque por ahí en 12 años y medio han ocurrido muchas cosas y uno no puede tomar dimensión de ellas" explicaba a lo 678 ante un Salón de Actos de la UNS repleto.

... y la Patria es el Otro

Sin embargo, su prédica pro kirchnerista no se limitó a la ponderación de las paritarias libres como herramienta para la recomposición salarial.

También se deshizo en elogios para con la expresidenta, al recordar el logro del primer CCT para docentes universitarios y preuniversitarios arriba mencionado.

"Me tocó recibir el texto del decreto reglamentario de mano de Cristina en un acto en la Casa Rosada (...) yo estoy en CONADUH (...) somos así como los más revoltosos, alguna bronca les le hemos hecho agarrar a Alberto (Sileoni) (...) y Cristina siempre tan tan atenta tan perspicaz (...) antes de darme el decreto  me dice 'uy, vinieron todos' () 'claro que sí, ¿cómo nos vamos a venir todos? Gracias por tanto'" contó Zaninelli celebrando a la hoy vicepresidenta".

No obstante, el momento más estrambótico de su dilatada presentación llegó sobre el cierre, con lo que podría definirse como la prédica del Evangelio kirchnerista.

"La tarea más impresionante que tenemos que recuperar es este mandamiento, este dogma que también nos dejó Cristina (...) yo lo comparo con los 10 mandamientos: 'amados los unos a los otros como a ti mismo' es lo que Cristina nos dijo 'la Patria es el Otro'".

Ese día sobraron las miradas perplejas entre las y los concurrentes, pero más de uno habrá pensado que no hay peor fanático que el converso...

Tras las PASO, ¿auto-excomulgación?

Sin embargo, tras las PASO y la derrota de la lista que integraba, la postura de Zaninelli comenzó a divergir cada vez más de su prédica pública.

Más allá de las habituales críticas a las y los candidatos del que hasta días atrás era su espacio político, el sindicalista de la UNS no tuvo reparo en confeccionar una lista apócrifa en la que la lista derrotada obtenía el tercer lugar de la nómina, pese a que le correspondía el cuarto.

Tras las PASO de 2017, Zaninelli difundió una lista apócrifa con la intención de eventualmente cambiar las reglas de la interna, para mejorar el posicionamiento de quienes participaron en su lista

Según su argumentación, era necesario "acordar" cómo debía ser la lista para las elecciones generales, algo ridículo a todas luces porque justamente, se llega a una interna por la imposibilidad de consensuar una lista de unidad.

No obstante, las reglas de la interna de Unidad Ciudadana le atribuían a la lista derrotada el cuarto lugar en la lista y no el tercero.

El nivel de irracionalidad del ex-precandidato llegó al punto de denostar a una de las candidatas de Unidad Ciudadana para las generales, Rosana Vecchi, que en redes sociales advertía que circulaba una lista falsa.

A contramano de la realidad, Zaninelli llegó a tratar de "nerviosa" a una de las candidatas de la fuerza por la que él mismo se había postulado, con el agravante de que se trataba además de una docente de la Universidad Nacional del Sur (y por tanto, una de sus -supuestamente- representadas)

Las agresiones también alcanzaron incluso a los históricos organismos de DDHH locales, con cuestionamientos públicos a históricos referentes locales por no plegarse a las convocatorias que el sindicalista realizaba.

La soberbia lo llevó al punto de manifestar que la convocatoria de los propios organismos, que desarrollan su militancia desde hace décadas, era tan solo una "respuesta" a su propia iniciativa.

La arrogancia no es buena consejera, y esto quedó verificado en el error que pasa inadvertido por lo grave de la acusasción: es que en Bahía Blanca no está constituida la agrupación Abuelas de Plaza de Mayo, a la que hace referencia en su comentario Zaninelli.

Pero las provocaciones no se quedaron -lamentablemente- en las redes sociales. Tiempo después, en septiembre de 2018, volvió a exhibir su egocentrismo político durante una movilización sindical.

En esa ocasión, los sindicatos se movilizaron en las calles céntricas bahienses y pese a que el grueso de la convocatoria la había aportado la CGT local y especialmente la conducción de la central en manos de Camioneros, Zaninelli y un puñado de dirigentes de la CTA Autónoma no tuvieron mejor idea que correr al costado de la columna para intentar posicionarse frente a los trabajadores bahienses y "aparatear" la marcha con su propia bandera.

Finalmente, el gremialista universitario tuvo que desistir de "liderar" la movilización. Tras eso, Zaninelli ya prácticamente no participó de movilizaciones callejeras en contra del gobierno de Mauricio Macri.

Quizá por eso de que "gritarle" al macrismo no servía, y porque movilizar las bases ya no serviría como trampolín político.

Llego el 2019... y los discursos de odio

Con la llegada del Frente de Todos al gobierno, Zaninelli comenzó a expresar sus críticas, algunas de ellas válidas, pero otras con un tono y actitud no tan diferente del macrismo que hasta hace unos pocos meses decía combatir.

No obstante, la escalada de violencia comenzó finalizando el primer año de gobierno de Alberto Fernández.

En ocasión del verano 2020-2021 caracterizado por una demanda mayor de agua, tanto por el contexto de la pandemia (y aislamiento) y temperaturas por encima del promedio, Zaninelli no tuvo mejor idea que tratar de "garcas" a los concejales de la oposición, aunque no dudo en exceptuar a Gabriela Schieda.

Se trata de la edil que fuera electa por Cambiemos en 2017 y que durante unos meses se mostró opositora, para terminar con loas al gobierno de Héctor Gay, pese a que había sido víctima de una vulneración de sus derechos como edil.

Como si fuera poco, promovía que la protesta se trasladara a Berutti 184, donde se encuentra el Ateneo Néstor Kirchner, el espacio del Frente de Todos donde tan sólo 4 meses después fue el epicentro de un ataque terrorista que incluyó la detonacion remota de un explosivo que llegó a volar la pared del establecimiento.

A primera vista pareciera que se trata de una coincidencia poco feliz. Efectivamente, no sería lícito endilgarle ningún tipo de relación con el atentado en sí, aunque no es menos repudiable que un dirigente con responsabilidades institucionales abone a los discursos de odio que emanan de la más rancia ultraderecha local. Llamativa coincidencia para quien se presenta como "de izquierda".

Quien crea que esta caracterización es exagerada puede repasar las expresiones de Zaninelli tras la instalación ante Casa Rosada de bolsas mortuorias con nombres de funcionarios y referentes filokirchneristas.

Según el sindicalista "hay que destacar" la "inteligencia" de este acto de violencia simbólica perpetrado por un grupo de odio allegado a Francisco Sánchez, el diputado nacional de Juntos que pidió pena de muerte para la vicepresidenta.

La inteligencia del acto -según Zaninelli- se desprende del hecho de que "en el interior de la bolsa" no simulaba estar el cadáver que el nombre indicaba, porque en letra pequeña se podía leer que allía estaba el cuerpo de quien había muerto esperando la vacuna de quienes habían "saltado la fila", en una referencia a lo que el macrismo comunicacional denominó el "Vacunatorio VIP".

En su nueva conversión, el sindicalista de ADUNS demostró que podía escalar su fanatismo, enterrando su anterior prédica de que "La Patria es el Otro" para rozar un rancio negacionismo.

Paradójicamente, tras haber abonado a tales discursos de odio, no tuvo mayores problemas en marchar -con las banderas de ADUNS- en la movilización de diciembre pasado en defensa de la democracia y contra la escalada de atentados políticos.

No obstante, continuó poseído por los discursos de odio y olvidándose de cuando celebraba la perspicacia de CFK y los logros de su gobierno en materia universitaria, llega incluso por estos días a referirse de forma machista y despectiva a la vicepresidenta como "la estandapera de Recoleta".

Este nuevo acto de negacionismo, a poco más de un mes del intento de asesinato de la expresidenta y sabiendo que existió un intento previo de terminar con su vida, justamente, en la noche del sábado del vallado y la represión.

Fue justamente cuando la hoy vicepresidenta toma la palabra, por primera y única vez, desde Recoleta.

Una oportunidad histórica

Será este 17 y 18 de octubre que las y los docentes tendrán la oportunidad de definir una nueva conducción de ADUNS.

En dichos comicios, frente a la supuesta "lista de Unidad" encabezada por Zaninelli, se presenta la lista Intersecciones, que propone una conducción más participativa, horizontal y democrática.

Lo llamativo de la "lista de Unidad" es la presencia del referente de la Lista Naranja, Juan Cappa, que en 2018 compitió contra la actual conducción encabezada por el propio Zaninelli.

En ese entonces, en una nota en Prensa Obrera con fecha del 22/10/2018 su ex rival caracterizaba al actual Secretario General de ADUNS como alguien que "maneja el sindicato de manera personal, llevándolo detrás de las burocracias sindicales".

Será cuestión de que las y los docentes de la Universidad Nacional de Sur definan quién los representará en los próximos cuatro años, sabiendo que lo que a veces se presenta como "unidad" es poco más que un rejunte.

 

Podría interesarte:

Las últimas noticias

Latest Posts

.links span { display:none }