Santiago Cúneo: “En la confederación, la justicia es un servicio público, no es un poder”

El Precandidato a Diputado Nacional por el Partido Popular, Santiago Cúneo, conversó con Juan Ignacio Guarino al aire de El Ágora en Radio Nacional sobre su propuesta de transformar a la República Argentina en un Estado Confederal. Además, rechazó la Constitución de la Nación y calificó de “subversivas y terroristas” a las organizaciones sociales.

Nosotros proponemos el fin de la república” declaró, y explicó que “lo que estamos diciéndole a la sociedad es que este entramado de corrupción y vicio llamado república debe terminar”.

Debemos pasar a un modelo confederal“, continuó, donde solo queden dos poderes. En este contexto, su propuesta es que “el poder judicial deje de ser un poder del estado para ser un servicio del estado”, detalló.

El Poder Judicial

Además, el Precandidato hizo hincapié en el lugar de la justicia en el modelo republicano, y comentó que “la república tiene una base de administración jurídica”, y “la última instancia de acefalía en la argentina republicana es la corte suprema de la nación”.

“La que rige y fija las condiciones de constitucionalidad de las leyes es la justicia”, señaló. Además, observó que “no pagan impuestos, son vitalicios, disponen de sus bienes y de su libertad“. “Con lo cual, básicamente, de ninguna manera podemos confiar en la república”, agregó.

La república ha sido la garantía del saqueo. La posibilidad de que los presidentes resuelvan, casi como dictadores, el endeudamiento de la patria, la disponibilidad de las políticas de las relaciones exteriores. Y una vez cada cuatro años pasamos de un extremo al otro“.

La Confederación Argentina

Por otro lado, Cúneo expresó su propuesta alternativa, y declaró que “en la confederación, la justicia es un servicio público, no es un poder… No ejerce un poder sobre el Estado“. En ese sentido, explicó que:

“Cuando la justicia sea un servicio de la Confederación Argentina, los jueces se tendrán que limitar a dictar sentencias y a trabajar normalmente como cualquier ciudadano“.

“Esto le permitirá al sistema de servicio de justicia ser independiente, ser autárquico, contar con la ejecución presupuestaria que le garantice su autarquía, pero no depender de la política ni amparar a la política a la hora de juzgar“.

Profundizando es su propuesta, detalló que “nosotros somos confederados, esto quiere decir que le devolvemos el poder absoluto a las provincias para elegir y componer el Poder Judicial de cada una de ellas”. “Y en el caso de la Justicia Federal, proponemos que las provincias integren de manera rotativa integren la corte suprema de la nación”, agregó.

Por otro lado, explicó que “la Capital Federal de la Confederación sería en Bariloche, y la localización de la Legislatura Confederal sería en Tucumán“, y opinó que “no se necesitan más de tres jueces federales para los temas federales que quedan pendientes”.

“El resto, son todos temas provinciales. Nosotros pretendemos la coparticipación invertida. El estado central no es quien administra los recursos de los impuestos, sino que los administran las provincias, y las provincias componen con sus aportes el presupuesto del estado central”.

Riesgo de secesión

A raíz de sus comentarios, Guarino le consultó si este modelo resulta en el riesgo de secesión por parte de las provincias, y recordó las declaraciones de Alfredo Cornejo (Ex Gobernador de la provincia y actual Diputado Nacional), quien había expresado su deseo de que la Provincia de Mendoza se independizara de la República Argentina. Al respecto, Cúneo replicó:

Cornejo tiene que estar preso, porque la secesión es un delito federal, y la Cámara de Diputados de la Nación -dentro de la complicidad republicana de estos miserables que habitan la Cámara de Diputados- no le pidieron el desafuero”.

“Demuestra que la república es un nido de complicidades y de corrupción”, concluyó, y agregó: “Igual que Fernando Iglesias, que, siendo Diputado Nacional, se atrevió a decir que las Malvinas son de los Kelpers“.

La Constitución de la Nación

Durante la entrevista, el Precandidato también opinó sobre la Constitución de la Nación Argentina, alegando que “es la que permite que en la argentina el sistema político esté financiado por laboratorios que trafican efedrina“, “que los partidos políticos se financien ilegalmente con lo que roban de los municipios y las provincias”, y:

“Que el estado central sea elefantóide, y se quede con el esfuerzo y la riqueza de la clase trabajadora argentina que paga impuestos para mantener organizaciones subversivas y terroristas llamadas organizaciones sociales“.

“Está claro que esta constitución, que tiene un espíritu liberal que obviamente no comparto -soy nacionalista-, tiene como premisas fundamentales permitir el desarrollo de lo que ellos llaman dialogo democrático… Que en realidad es una banda de forajidos que se auto justifican y se proponen mutuamente impunidades para el delito”.

Ante estas declaraciones, Guarino replicó: “Me parece muy fuerte esto que has dicho de las organizaciones sociales, de decirles terroristas. ¿Lo decís literalmente?”. “Son subversivos porque pretenden subvertir el orden, y son terroristas porque amenazan con el terror público“, redobló Cúneo.

“¿En qué sentido te parece que quieren subvertir el orden público?”, consultó el entrevistador, a lo que el Precandidato respondió: “Desde la aplicación de la cultura del comunismo más primario, de que el estado deba mantener vagos y atorrantes”.

El Estado Nacional

Cerca del cierre de la entrevista, se refirió al lugar que, en su opinión, debería tener el Estado Nacional. “Yo a la gente la quiero con trabajo, no con dadivas” dijo, “por lo cual, nuestro planteo es muy simple: se terminan las becas a la vagancia“. “Y los que tienen problemas, deben resolverlos consiguiendo empleo en el sector privado” añadió.

“El estado no es una agencia de empleo”, aclaró, y cerró: “El estado debe ser un motor permanente de inversión, y debe fomentar únicamente la inversión estratégica”.

Esto podría interesarte:

Read Previous

Habrá vacunación itinerante en Villa Harding Green

Read Next

Daniela Gross: “Mi primera línea de trabajo va a ser la educación”