Restricciones: la Ciudad quiere más apertura y PBA se acoplará a Nación

blank

El buen ritmo del proceso de vacunación masiva y los positivos resultados de las restricciones aplicadas por el DNU presidencial de las últimas 3 semanas le dan a la Ciudad de Buenos Aires la perspectiva de mayores aperturas. Por otro lado, la Provincia de Buenos Aires confirmó que se acoplará a las nuevas medidas del Gobierno nacional de Alberto Fernández.

Ante la baja de casos y el avance de la campaña de vacunación, el Gobierno de la Ciudad empieza a pensar en posibles aperturas una vez finalizado el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que administra los cuidados frente a la pandemia del coronavirus hace tres semanas.

Las claves pasarán por las clases presenciales, la actividad de los bares y el análisis en torno a las reuniones sociales en lugares al aire libre.

Mientras, en Buenos Aires adelantan que se ajustarán a las nuevas disposiciones del Gobierno nacional y que seguirán con el esquema de fases pautado para el territorio bonaerense.

No hay reuniones interdistritales pautadas para las próximas horas, al menos no hasta el cierre de esta nota. No figuran en agenda encuentros entre Axel Kicillof, Horacio Rodríguez Larreta y Alberto Fernández, así como tampoco fue anotada una posible reunión entre los jefes de Gabinete de las tres administraciones.

Más allá de eso, este jueves el gobernador bonaerense se verá con expertos e intendentes para terminar de tomar las decisiones pertinentes.

Desde el Grupo Dorrego, aquellos intendentes PRO que sobrevivieron a la debacle cambiemita del 2019, le sugirieron esta semana a Kicillof que los convoque para planificar y agilizar la vacunación.

Se mostraron satisfechos por la llegada de dosis pero reforzaron la solicitud porque “es imprescindible que la provincia convoque a los municipios para que esas vacunas se apliquen rápidamente a cada vecino” y pusieron a disposición Centros de Atención Primaria y profesionales comunales.

En el territorito, según datos oficiales del miércoles, 4.550.114 bonaerenses ya tienen al menos una dosis de la vacuna contra el coronavirus.

Este jueves se verán las caras, un encuentro en el que en general se comunican las medidas a adoptar. Hasta ayer, 114 municipios estaban en fase 2, eso implica clases virtuales, restricción a la circulación nocturna y prohibición de reuniones sociales, entre otros puntos.

Diecisiete municipios se encontraban en fase 3 y sólo cuatro en fase 4 (Olavarría, Tordillo, Tres Lomas; Villarino). Ese esquema se respetará y los distritos subirán o bajarán de categorías según la cantidad de casos y ocupación de camas porque no se pueden tomar medidas unificadas para toda la provincia, con realidades muy diferentes.

La CABA exige aperturas

Tanto la provincia como la Ciudad de Buenos Aires se encuentran en un marcado descenso de casos en los últimos días producto de las restricciones fuertes que rigieron por nueve días.

Después de picos con 15 mil contagios en territorio bonaerense hace dos semanas, ayer se registraron 10.428. En la Capital Federal la situación es similar: hace quince días estaba arriba de los tres mil positivos cada 24 horas y ayer los datos oficiales marcaron 1.688 infecciones.

Con esos datos en mente y el avance del plan de vacunación, la Ciudad piensa en aperturas. Hasta ayer y desde el 29 de diciembre, más de un millón de porteños se aplicaron al menos una dosis y el miércoles se inocularon más de 27 mil personas. Número que podría subir entre cuatro mil y cinco mil aplicaciones diarias, la capacidad operativa que tiene la Capital Federal.

Si bien aún no se avanzó con definiciones concretas, e incluso se aguarda saber si el Congreso llegará a sancionar a contrarreloj la Emergencia Covid, ya hay hipótesis dando vueltas. Hay algo claro, lo que quieren es permitir más actividades.

En principio, buscarán ampliar la educación presencial. Actualmente, los más chicos pueden asistir al colegio y a partir del tercer año de secundaria sólo se aplica la virtualidad. Los estudios que manejan en el Gobierno demuestran que los grandes son los que generan mayores traslados y reuniones extracurriculares, pudiendo propagar la enfermedad.

Una de las opciones que se maneja es volver a la bimodalidad en el secundario. Esto quiere decir, ir unos días al colegio y otros días cumplir con las clases desde el hogar. Un mes atrás, esa decisión le había traído dolores de cabeza al jefe de Gobierno porteño que se enfrentó a una Patricia Bullrich que lo acusó de traicionar los principios de la alianza opositora.

Por otro lado, el Gobierno porteño quiere que los bares y restaurantes puedan abrir los fines de semana para atender sólo en el exterior, sin mesas adentro. El comercio es la actividad económica fundamental de la Capital Federal y el rubro gastronómico es uno de los más golpeados por la pandemia del coronavirus.

Finalmente, miran de reojo las reuniones sociales. Si bien actualmente están prohibidas en el interior de las viviendas y en espacios abiertos, la realidad demostró que las personas se juntan en las plazas durante el día. Para un dirigente cercano a Larreta, estos encuentros al aire libre deberían estar permitidos.

Esto podría interesarte:

Read Previous

El Gobierno bonaerense envió más de 145 mil nuevos turnos para segundas dosis

Read Next

Alberto pidió corregir la decisión de la AFIP que endeudó a los monotributistas