14.2 C
Bahía Blanca
lunes, mayo 20, 2024

Villarruel no cede al pedido de Posse para evitar responder preguntas de legisladores

Victoria Villarruel se niega a modificar el reglamento del Senado para evitar que Posse responda preguntas en su primer informe de gestión ante el Congreso y profundiza la interna dentro del oficialismo.

El Jefe de Gabinete, Nicolás Posse, dará su informe de gestión en el Congreso de la Nación en los próximos días, en lo que también representa su primer discurso público desde su llegada al Gobierno.

Es decir, que será la primera vez que la ciudadanía podrá escuchar su voz. Sin embargo, en la previa de su alocución se desató una nueva interna dentro de La Libertad Avanza. Esta vez, con la Presidenta del Senado, Victoria Villarruel.

La intención del funcionario es modificar el reglamento de la Cámara alta para evitar que los legisladores puedan realizarle preguntas, y propuso realizar reuniones privadas con los jefes de bloque de cada espacio antes del informe.

En este contexto, participó de una reunión en la que estuvieron presentes Senadores, Diputados, Martín Menem (Presidente de la Cámara baja) y Villarruel, en la que enumeró sus demandas y se encontró con la negativa de la Vicepresidenta.

VOS PODÉS HACER TU APORTE
Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestro medio y porque buscás fuentes de información alternativas a los medios corporativos que expresen otras voces. Ayudanos a construir más y mejor periodismo.

Colaborar

Para Posse, no es necesario responder las preguntas de los Senadores porque las bases de datos son abiertas y la información está a su alcance.

"Antes los legisladores hacían preguntas y querían saber cuestiones del funcionamiento del Estado porque no había data en ningún lado", argumentan los libertarios, pero "ahora no sirve para nada".

Sin embargo, ante el pedido Villarruel remarcó que "no puedo cambiar el reglamento de un día para el otro". "No es mi atribución, sino que es un acuerdo con los senadores", indicó, según testigos de la tensa reunión.

El altercado no terminó ahí, ya que el Jefe de Gabinete continuó insistiendo y nuevamente se encontró con la negativa de Villarruel, quien elevando el tono remarcó: "Yo no lo voy a cambiar".

La reunión tensó aún más las relaciones dentro del espacio, que se encuentra en medio de una fuerte disputa por la designación de la Diputada Marcela Pagano en la Comisión de Juicio Político de la Cámara baja y la salida de Oscar Zago del bloque.

En este caso, la Presidenta del Senado no solo se llevó la bronca de Posse, sino también de otros dirigentes de La Libertad Avanza, como el Secretario de Relaciones Parlamentarias, Omar de Marchi.

"¿Esta hija de puta quién se cree que es? Nos está cagando, está jugando en contra", le escucharon decir al Exdiputado del PRO devenido en libertario.

Por lo pronto el informe de Posse no se realizaría en abril, como estaba planeado, sino en la primera quincena de mayo.

La preocupación por el informe de Posse

Lo cierto es que dentro del liberalismo desconfían de la capacidad del Jefe de Gabinete de enfrentarse a las preguntas de los legisladores, y en Casa Rosada apuntan a su falta de experiencia política.

Hasta ahora, Posse no ha dado entrevistas ni discursos, y sus apariciones públicas se limitaron a incluir su presencia en las actividades del oficialismo.

Para evitar los cuestionamientos de la oposición, el Jefe de Gabinete requerirá de un acuerdo político con cada cámara, ya que en este aspecto el reglamento es taxativo.

La otra alternativa sería enviar el informe por escrito y no asistir a la sesión, ya que con la negativa de Villarruel no parece haber chances de que dicho acuerdo político se concrete.

En este contexto, la Jefatura de Gabinete prepara un documento con las respuestas escritas que realicen todas las áreas y la estrategia será exponer datos, logros, objetivos y dificultades de la administración de Javier Milei, que se extendería entre 30 y 40 minutos.

Aunque la intención de Posse es mantener la alocución en el ámbito de lo técnico, no podrá evitar ser llevado al terreno político ante las preguntas de los legisladores.

Si bien el Jefe de Gabinete no cuenta con el aval de Villarruel, sí es cercano a Javier y Karina Milei. Sin embargo, esta interna dentro del oficialismo se da en la previa de la discusión de la ley ómnibus.

En el Ejecutivo, los colaboradores del Presidente incluso temen que, si el proyecto alcanza el Senado y hay un empate entre votos a favor y en contra, la Vice haga su aporte para rechazarlo.

Podría interesarte:

Las últimas noticias

Latest Posts

.links span { display:none }