22.3 C
Bahía Blanca
martes, febrero 27, 2024

Milei recula en su enfrentamiento con Lula y Scioli será el encargado de recomponer el vínculo

Pese a haberlo llamado "comunista corrupto" durante la campaña electoral, Javier Milei busca recomponer el vínculo con el presidente brasilero Luiz Inacio "Lula" Da Silva. Para ello, mandó a Diana Mondino a Brasil para invitarlo a su asunción. Sin elementos propios, el libertario recurrirá a Daniel Scioli para mediar con el país carioca.

El presidente electo de la Argentina construyó parte de su narrativa en su oposición dogmática a los "gobiernos comunistas" con los que prometió que no tendría vínculos. En esa categoría ubicó también al gobierno de Lula en Brasil: "es un corrupto, por eso estuvo preso, y es un comunista", había dicho Milei en medio de la campaña electoral.

Sin embargo, a menos de dos semanas de asumir como presidente, el libertario mandó a sus segundas líneas a Brasil para calmar las aguas y mantener el vínculo diplomático.

Este domingo, la diputada electa y Canciller designada por Milei, Diana Mondino fue recibida por el canciller de Brasil, Mauro Vieira, en Brasilia. Mondino le llevó la invitación formal a Lula para la ceremonia de asunción del 10 de diciembre y tanto de la reunión con de la gestión participaron el embajador brasileño en Buenos Aires, Julio Bitello y su par argentino, Daniel Scioli, quien continuará en su puesto durante la gestión libertaria.

La cancillería de Brasil informó en su cuenta de X que "la diputada electa y canciller designada por el gobierno de Milei, Diana Mondino, se encuentra en Brasilia, para una reunión de trabajo con el ministro Mauro Vieira. En la ocasión, entregó una invitación del presidente electo Javier Milei para que el presidente Lula participe en su toma de posesión, el 12/10".

VOS PODÉS HACER TU APORTE
Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestro medio y porque buscás fuentes de información alternativas a los medios corporativos que expresen otras voces. Ayudanos a construir más y mejor periodismo.

Colaborar

Luego, en una rueda de prensa conjunta, Mondino dijo que "espera tener la mejor relación" y ensayó una curiosa explicación a los insultos de Milei a Lula: "Hay que separar las críticas a las ideologías con las de las personas".

La visita de Lula a la Argentina corre peligro de no ocurrir debido a que el presidente electo también invitó al expresidente carioca, Jair Bolsonaro.

"Invitamos a todos los presidentes y a gente que está con expectativa a la nueva etapa y tendremos excelente relación con todos", dijo Mondino para defender la invitación a Bolsonaro.

Con Bolsonaro presente, es poco probable que Lula se apersone en Buenos Aires. El expresidente fue una parte clave de la persecución judicial al líder del PT, como así también del intento de golpe de Estado que tuvo lugar luego de la asunción de Lula. Milei deberá optar entre su dogmatismo ideológico por Bolsonaro, o por las relaciones diplomáticas argentinas con Brasil.

Por otra parte, ya confirmaron sus presencias para el 10 de diciembre el presidente chileno, Gabriel Boric, el de Uruguay, Luis Lacalle Pou, y el primer ministro de Hungría, Víktor Orbán. En tanto que se espera la respuesta de los presidentes de El Salvador, Nayib Bukele; de China, Xi Jinping; y del ex presidente norteamericano, Donald Trump.

Nuevamente, Scioli

Un actor fundamental en la compleja etapa que se abre entre ambos gobiernos será Daniel Scioli, quien seguirá siendo el embajador argentino en Brasil.

Milei no tiene los elementos propios para poder sostener su propio gobierno, y necesita de actores externos para mantener varias áreas de su gestión. En este sentido, necesita del experimentado embajador peronista para recomponer el vínculo con Brasil que el propio presidente electo bombardeó durante la campaña.

La continuidad de Scioli en la sede argentina en Brasilia fue alentada por Guillermo Francos, el designado ministro del Interior de Milei, quien tiene una histórica relación con el ex motonauta y fue funcionario durante su gestión al frente de la gobernación bonaerense entre 2007 y 2011.

El ex vicepresidente y ex gobernador bonaerense conduce la Embajada en Brasilia desde principios del gobierno de Alberto Fernandez, en junio de 2020, cuando tuvo un rol fundamental en mantener el vínculo político y comercial con el más importante socio y vecino del Mercosur, en los peores momentos de la relación entre el gobierno argentino y Bolsonaro, quien había defenestrado al entonces Frente de Todos antes que asumiera en diciembre del 2019.

Ahora, Scioli tendrá la misma tarea pero a la inversa: recomponer el vínculo con Brasil a raíz del boicot del nuevo gobierno argentino.

Más allá de los gestos moderación de Milei y la certeza de que no habrá ruptura con Brasil, la relación bilateral sigue siendo una incógnita sobre todo en relación al Mercosur. Brasil organizará en diez días la cumbre del bloque en Río de Janeiro en donde espera rubricar el acuerdo Mercosur-Unión Europea.

Se desconoce si Milei estará invitado a la cumbre del 7 de diciembre, siendo aún presidente Alberto Fernández.

Podría interesarte:

Las últimas noticias

Latest Posts

.links span { display:none }