El apoyo de Cristina a Xiomara Castro, presidenta electa de Honduras

La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner compartió un fragmento de la conversación que mantuvo con la presidenta electa de Honduras, Xiomara Castro donde expresó su apoyo a la primera presidenta mujer electa de ese país, que tras 12 años de dictadura elige un gobierno de izquierda para empezar un proceso de reconstrucción.

Finalmente, mi querida compañera y amiga Xiomara, más tarde o más temprano, el pueblo y la historia siempre hacen justicia”, dijo la expresidenta argentina.

El pasado domingo Castro se impuso en las elecciones por un 53,6 % contra el 33,8% obtenido por Nasry Asfura, candidato del Partido Nacional. De esta forma, se convirtió en la primera mujer presidenta de Honduras y marca el regreso de la izquierda al poder después del golpe de Estado de 2009 que depuso a Manuel Zelaya, esposo de Castro.

En junio de 2009, CFK y el entonces canciller Jorge Taiana repudiaron el golpe de Estado y pidieron ante la Organización de Estados Americanos (OEA) la restitución de Zelaya en su cargo.

“Todos los países del continente y toda la comunidad internacional deben exigir la restitución del presidente democrático, hasta que haya nuevas elecciones, y fundamentalmente el respeto de su integridad física e institucional“, dijo la expresidenta en ese momento.

A principios de julio de ese año, CFK viajó a Washington para integrar la comitiva que acompañó a Zelaya en su intento de regreso a Honduras. El grupo estuvo conformado también por los entonces presidente de Ecuador Rafael Correa; secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, y el expresidente de la Asamblea General de la ONU, Miguel D’Escoto.

Semanas después en la Cumbre de Asunción, los países del Mercosur anunciaron que no considerarían válido ningún acto unilateral de parte del gobierno golpista de Honduras, ni siquiera el llamado a elecciones.

Convidame un Matecito

Esto podría interesarte:

Read Previous

La revelación de Carrió sobre la corrupción de Franja Morada

Read Next

El dato clave detrás del bochazo de Argentina en la UNESCO