24.1 C
Bahía Blanca
jueves, enero 26, 2023

Relatos de la persecución en Huanguelén

Las últimas noticias

El pasado jueves 11 de Agosto, se llevó adelante en Bahía Blanca una nueva jornada del Juicio por Delitos de Lesa Humanidad en la llamada Megacausa Zona 5, en la que se escucharon las declaraciones de dos mujeres sobrevivientes y dos testigos citados por los casos de Prat y de los hermanos Sestito.

El juicio que cuenta con 37 imputados y 333 víctimas, y luego de 24 audiencias se encuentra en su etapa de testimonio de víctimas, sobrevivientes y testigos de la parte acusadora.

Los jueces Ernesto Sebastián, Marcos Aguerrido y Sebastián Foglia pudieron escuchar el testimonio de tres víctimas de manera telemática y presencial, y de una cuarta sobreviviente, de la cual se procedió a pasar el video de su declaración realizada en el primer juicio en el año 2011.

La continua persecución en Huanguelén

En primer lugar declaró la víctima y sobreviviente Griselda Menchi, quien al momento de los hechos tenía solo 20 años y era instrumentadora quirúrgica. Fue secuestrada en el lugar de donde es oriunda, Huanguelén, en una ocasión en que el ejército había realizado una ocupación plena del pueblo, entre octubre y noviembre de 1976, tal como ya lo han relatado muchas de las víctimas.

La persecución se dio en el marco de una supuesta cédula que tenía el ejército, donde decía que algunos habitantes de ese pueblo eran integrantes del Ejercito Revolucionario del Pueblo (ERP) y estaba firmado por los mismos. Además, la misma estaba destinada a la publicación de una solicitada en repudio por el asesinato de su profesor Rodolfo Gini, asesinado meses antes por la Triple A.

En este contexto, golpearon a la puerta de su casa durante la madrugada. Según explicó, pudo sentir la voz de su hermano pidiéndole que le permitiera entrar y, aunque expresó que sintió temor, al abrir la ventana pudo ver cómo «lo tiran a mi hermano con el torso desnudo y vendado, y entran varias personas armadas a mi casa«.

Más adelante, recordó que el patio estaba lleno de personas armadas y que a su casa entraron dos individuos. Además, supuso que no eran del pueblo, ya que nunca los había visto antes. Al describirlas, comentó que uno era de cabello castaño, baja estatura, cejas tupidas y bigotes; mientras que el otro era alto y de pelo rubio. Ambos estaban vestidos de civil.

Por otro lado, detalló que le vendaron los ojos y la sacaron por la ventana de su casa para llevarla secuestrada en un auto mientras la apuntaban con sus armas. Luego es transportada a otro sitio, donde es encadenada e interrogada durante más de tres horas, sufriendo diversas torturas.

Al respecto, explicó que “yo pedía agua y me decían que no había agua en el hotel de 5 estrellas que estábamos parando«. «Nunca me dieron agua», agregó. Además, escuchó que trajeron secuestrada a otra persona que ella conocía del pueblo. Se trataba de Mario Corbellini, quien fue salvajemente torturado.

Foto cortesía Municipio de Coronel Suárez

Posteriormente fue trasladada a otro lugar y, al llegar, una persona le advirtió que ella iba a estar bajo su exclusivo mando. Resultó ser el comisario del pueblo, de apellido Ulloa, quien “me dejó en su despacho para cuidarme mejor según él”.

Sin embargo, la víctima luego narró los acosos y abusos sexuales que sufrió de parte del comisario Ulloa. Después de ese episodio, ella y Corbellini fueron liberados, quedando bajo el Poder Ejecutivo y sin poder salir de sus casas.

Según detalló Griselda, luego de estos eventos sufrió diversas consecuencias psicológicas. “Me quería dormir y me despertaba y veía ese señor morocho en la ventana y gritaba, sacamelo, sacamelo y mi padre estaba siempre conmigo”, recordó.

Por ese motivo se va de Huanguelén a La Plata para “empezar una nueva vida y cerrar esa ventana». «Nadie de los que me rodeaba, supo lo que me había pasado», expresó, «era como una vergüenza, no hablaba y tenía mucho miedo”.

Cerrando su testimonio, Griselda dijo que el pueblo le trae recuerdos poco gratos y “si fuera por mí no volvería nunca más”, retornando solo porque conserva familiares.

Los trabajadores de YPF en la mira de la represión

Declaró en segundo término, Néstor Luis Balderrama, quien se expresó como testigo por la detención de Sirio Esteban Prat, quien era su compañero en la planta de bombeo de oleoducto de YPF en Algarrobo, y por el conocimiento de los secuestros de Esteban Procopio (que era administrativo), Sacchi (jefe de la planta) y Tolosa (sub jefe).

La persecución y el interés de la dictadura genocida fue en esta empresa principalmente gremial, hecho del que dio cuenta el testigo. Durante el secuestro, las víctimas fueron golpeadas y maltratadas. Posteriormente, fueron liberados y reincorporados en la Planta al retornar la democracia.

Las gestiones del Partido Comunista con el Ejercito

Emilio Pauselli, quien declaró en tercer lugar de manera presencial, fue convocado como testigo del secuestro de las victimas Juan y Silvio Sestito, y de Carlos y Agustín Paschetta, quienes eran compañeros de la misma organización política: la Federación Juvenil Comunista.

En este contexto, el testigo relató que al enterarse de que los hermanos Sestito se encontraban secuestrados en el V Cuerpo de Ejercito, el Partido Comunista (PC) decidió entrevistarse con los jefes del V Cuerpo, yendo él personalmente junto al abogado del PC, Carlos Massolo, a plantear que:

“Esas dos personas eran afiliadas a nuestra organización, teníamos información que se encontraban allí, y que solicitábamos su libertad”.

Además, relató que fue atendido por un Coronel que se comprometió a averiguar por los hermanos y, pasados unos días, éstos fueron liberados. “No se si le debemos un agradecimiento al Coronel«, comentó, «pero fueron liberados y estuvimos alegres por ello”. Posteriormente, los hermanos Sestito se fueron de la ciudad.

Cabe recordar que el abogado Carlos Massolo se presentó a declarar como testigo a favor de la defensa de los imputados genocidas en el primer juicio realizado en Bahía Blanca.

Su participación no pasó desapercibida y es recordado hasta el día de hoy, al igual que el entonces delegado de Gral. Cerri, Alberto Sangre, quien también declaró a favor de uno de los genocidas juzgados: Osvaldo Marjanov.

Reproducción de la Declaración de María Emilia Salto

Para cerrar la jornada, el Ministerio Público Fiscal reprodujo el audiovisual de la declaración de la víctima María Emilia Salto, cumpliendo con la recomendación de evitar la revictimización de quienes ya han prestado su testimonio.

Se trata de un caso ocurrido durante la mañana del 29 de diciembre de 1975 en Salto, junto a Laura Manzo y Daniel Bombara (ambos también víctimas de esta causa), cuando fueron secuestradas por personal policial que revistaba en el Comando Radioeléctrico de la Policía de la provincia de Buenos Aires. El hecho ocurrió en el barrio Noroeste de Bahía Blanca, en cercanías de calle Santa Cruz y Bravard.

Salto y Manzo sobreviven y, luego de pasar por torturas y vejámenes en Centros Clandestinos, son enviadas a la cárcel donde ambas cumplen largas condenas. Bombara sin embargo, es torturado hasta su muerte y desaparecido hasta el año 2011, cuando el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) recupera su cuerpo. Por su parte Laura Manzo, falleció antes que pudiera ser llamada a declarar en los juicios que se realizan desde el 2011.

Vigesimocuarta audiencia de la Megacausa Zona 5 (11 de agosto de 2022)

¿Cuándo siguen las audiencias?

El tribunal confirmó que las audiencias continuarán el día jueves 18 de Agosto desde las 9 horas, en la sede del Tribunal Oral de Chiclana y Lavalle, con la escucha del testimonio de Gustavo Monforte (un ex conscripto) y la ampliación indagatoria del reo ex policía Claudio Kussman.

Los juicios son Orales y Públicos, y puede concurrir cualquier persona que así lo desee, con su DNI. Además, las audiencias también se emiten de manera virtual por el canal de YouTube de la subsecretaria de Derechos Humanos de la Provincia de Buenos Aires.

close

¡No te lo pierdas!

Registrate y recibí todas
las noticias sobre la
Megacausa Zona 5
en tu correo electrónico

Latest Posts