14.2 C
Bahía Blanca
lunes, mayo 20, 2024

El Gobierno teme una movilización masiva y busca desactivarla con ofertas de último momento a las universidades

El Poder Ejecutivo comenzó a realizar llamados desesperados a rectores intentando reducir el volumen de la Marcha Federal Universitaria, convocatoria que dejó expuestas las internas dentro del Ministerio de Capital Humano.

El 23 de abril se llevará adelante la Marcha Federal Universitaria bajo el lema "En defensa de la educación pública", que incluirá movilizaciones en ciudades de todo el país (entre ellas, Bahía Blanca), y tendrá su epicentro en la Ciudad de Buenos Aires.

La manifestación, que promete ser la más importante que enfrente el Presidente Javier Milei desde el inicio de su mandato, se produce en medio de un fuerte ajuste al sistema universitario y encendió las alarmas dentro del oficialismo.

En este contexto, el Subsecretario de Políticas Universitarias Alejandro Álvarez invirtió las últimas horas a realizar llamados desesperados a los rectores intentando reducir el volumen de la movilización.

Según uno de ellos, el funcionario "promete cualquier cosa con tal de que nos bajemos". Sin embargo, "el gobierno permitió que el conflicto escalara al punto que la única manera de levantar la marcha es que cumplan con todas las demandas".

VOS PODÉS HACER TU APORTE
Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestro medio y porque buscás fuentes de información alternativas a los medios corporativos que expresen otras voces. Ayudanos a construir más y mejor periodismo.

Colaborar

La interna que destapó el conflicto

El temor dentro del gobierno de Milei ante una manifestación que convoca principalmente a la clase media profundizó la interna libertaria dentro del Ministerio de Capital Humano.

Allí, la Ministra Sandra Pettovello y el Secretario de Educación Carlos Torrendell trabajan en conjunto para desplazar a Alejandro Álvarez, lo que alimentó versiones sobre su posible renuncia en los últimos días.

Desde la cartera habían anunciado un acuerdo con las universidades para el aumento de partidas. Sin embargo, el propio Consejo Interuniversitario Nacional desmintió que existiera consenso y aseguraron que se trató de una trampa para desactivar la marcha.

Las relaciones entre Pettovello y el Subsecretario de Políticas Universitarias son tensas desde la asunción del libertario, ya que desde el comienzo Álvarez cerró las puertas de su área a la Ministra.

En el área más racional del Ministerio ya dialoga con los rectores para generar acuerdos luego de la movilización. El vicerrector de la UBA, Emiliano Yacobitti, ya adelantó que:

"Podemos llegar a un acuerdo con actualización por inflación de los gastos de mantenimiento y hospitales, más una paritaria razonable".

La posición del radical fue bien recibida en el Poder Ejecutivo, pero encontró resistencia en el Ministerio de Economía. Desde el Palacio de Haciendo Luis Caputo aseguró que se trata de un reclamo "inviable".

Lo cierto es que tampoco ayuda la posición del Presidente, quien en las últimas horas se manifestó violentamente a través de sus redes sociales contra la universidad pública. Replicando y dando Me Gusta a numerosas publicaciones atacando a las universidades.

A esto se suma la insistencia en realizar una auditoría de sus cuentas, algo que choca con la legislación vigente, que da esa facultad únicamente a la Auditoría General de la Nación (AGN).

¿Qué ocurrirá con el protocolo de seguridad?

Entre tanto, la respuesta de las fuerzas de Seguridad a la movilización también genera tensiones entre el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y la Ministra de Seguridad Patricia Bullrich.

La convocatoria incluye sectores estudiantiles, docentes, no-docentes y científicos, aunque también se suman movimientos sociales y la CGT. Sin embargo, lo que preocupa al gobierno porteño es la confrontación con los sectores de clase media que participarán.

El Secretario de Seguridad y Jefe de la Policía de la Ciudad, Diego Kravetz viene negociando con la UBA el desarrollo de la marcha, y teme que Bullrich genere choques con su protocolo antipiquetes.

En caso de ocurrir esto, desde el gobierno de Jorge Macri evalúan retirar a la Metropolitana para evitar un conflicto entre las fuerzas. La fuerte presencia de la clase media -donde Macri tiene una de sus principales fuentes de votantes- obliga al Jefe de Gobierno a desplegar el mayor tacto posible.

"Es una situación incómoda, van a marchar estudiantes y profesores, claro que nos preocupa", mencionan desde el Gobierno porteño, aunque celebraron que desde la UBA "presentaron el permiso correspondiente para concretar la marcha, eso es una buena señal".

"Mientras acepten que el orden de la calle es del Estado y vayamos coordinando, no deberíamos tener problemas", completó.

Sin embargo, Bullrich no tiene diálogo con los funcionarios de CABA, y con la doctrina de "protección de objetivos federales" de la Ministras, tanto el Congreso como la Casa Rosada están dentro de la jurisdicción de las fuerzas de seguridad nacionales.

Al respecto, cabe recordar que en territorio porteño, los manifestantes se concentrarán a las 15:30 horas en el Congreso, y de allí partirán a Plaza de Mayo, mientras que a las 18 se leerá un documento frente a la Casa Rosada.

Asfixia presupuestaria

Actualmente las universidades funcionan con el presupuesto prorrogado de 2023, lo que representa la inversión más baja de la historia para las instituciones desde que se empezó a medir en 1997.

"La marcha del 23 va a ser histórica. No hubo un acuerdo, hubo una propuesta del gobierno, informal, donde se comprometen a subsanar el 25% del ajuste de los gastos de funcionamiento de las universidades, que representan solo el 10% del presupuesto universitario. El otro 90% son salarios, que siguen perdiendo un 35%, desde diciembre, ante la inflación", comentó Yacobitti.

Esto ya tuvo un impacto palpable en las instituciones. En la UBA dejarán de encenderse los aires acondicionados y calderas, limitando el uso de luz y ascensores. Entre tanto, en la Universidad de Comahue suspendieron el pago de Aguas Rionegrinas y la convocatoria de becas de extensión.

De forma similar, en Jujuy declararon la "emergencia financiera y edilicia", mientas que la de Salta (UNAS) expresó que están en peligro las partidas para proyectos especiales con las que financian desde comedores universitarios hasta carreras.

Podría interesarte:

Las últimas noticias

Latest Posts

.links span { display:none }