22.3 C
Bahía Blanca
lunes, febrero 26, 2024

Marcelo D'Alessandro confirmó su renuncia y la fundamentó con una insólita excusa

Marcelo D'Alessandro confirmó a través de redes sociales su renuncia al ministerio de Seguridad y Justicia de la Ciudad de Buenos Aires. En su lugar asumirá el lunes Eugenio Burzaco. El ex funcionario implicado en los chats de la corrupción brindó una insólita excusa para justificar su renuncia.

Tal como había adelantado El Ágora Digital, en la tarde de este miércoles D'Alessandro confirmó su salida formal de la cartera porteña.

De esta forma se termina una gestión marcada por el escándalo de los chats de D'Alessandro con jueces federales, fiscales, espías, empresarios y directivos del Grupo Clarín, los cuales fueron el motivo detrás de su licencia y posterior renuncia.

En el gobierno de CABA querían que la partida se diera de la forma más prolija posible, sin embargo, el motivo esbozado por D'Alessandro para justificar su renuncia es por demás curioso:

"Hoy, después de siete años de trabajo, gestión y sacrificio, le comuniqué al Jefe de Gobierno mi decisión de dar un paso al costado para convertirme en querellante de la causa que investiga la operación ilegal de inteligencia en mi contra", comunicó el ex ministro desde su cuenta de Twitter.

VOS PODÉS HACER TU APORTE
Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestro medio y porque buscás fuentes de información alternativas a los medios corporativos que expresen otras voces. Ayudanos a construir más y mejor periodismo.

Colaborar

El ministro que viajó a Lago Escondido invitado por Clarín afirma que la tarea de ser querellante en la causa que investiga la filtración de sus chats es motivo suficiente para que no pueda ocupar su cargo público.

El argumento parece desmoronarse solo: a lo largo de la historia cientos de funcionarios públicos afrontaron causas como querellantes, sin por eso desvincularse de sus funciones.

Sin ir muy lejos, el propio Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, fue querellante en la causa que investigaba el espionaje ilegal durante el gobierno de Cambiemos, y en ningún momento abandonó su cargo Ejecutivo al frente de la Capital Federal.

La justificación de D'Alessandro más parece una excusa poco pensada para pasar por alto el contenido de los chats filtrados, donde el otrora ministro de Justicia y Seguridad de CABA arreglaba licitaciones con empresarios amigos, ofrecía aviones a fiscales cercanos y hablaba con el vocero del presidente de la Corte Suprema para coordinar estrategias judiciales contra el gobierno nacional.

Burzaco y la interna con Bullrich

Días atrás Larreta no había querido confirmar la continuidad del ahora ex ministro en un encuentro con periodistas.

En el gobierno porteño rechazaban la idea del regreso de D'Alessandro. Cerca del jefe de Gobierno consideraban que parte del contenido de los chats es real y temían que futuras filtraciones pudieran comprometer a otros funcionarios. Por eso ya estaba decidido que no regresara.

Otra de las dificultades que debió sobrellevar el alcalde de la Capital es la resolución del conflicto con el círculo rojo, el grupo de empresarios más poderosos del país que rechazaban la idea de que D'Alessandro dejara el gobierno, porque consideran que es una forma de avalar el contenido de los chats que también los compromete a ellos.

La solución de esa situación tensa es el nombramiento de Eugenio Burzaco como reemplazo de D'Alessandro. Burzaco es un hombre con importantes vínculos con el Grupo Clarín.

El capítulo "Milman"

Se trata de un histórico adversario interno de Patricia Bullrich, por lo que el nombramiento de Burzaco es también un nuevo episodio de la interna en el PRO. Cabe recordar que la presidenta del partido amarillo había impulsado durante buena parte del 2022 a su ex mano derecha, Gerardo Milman, para reemplazar a D'Alessandro.

Sin embargo, el diputado nacional ahora cayó en desgracia desde que está en el foco de muchos por su posible involucramiento en el atentado contra Cristina Fernández de Kirchner, como así también por los escándalos suscitados al rededor de sus múltiples jóvenes asesoras.

La interna subterránea Milman-D'Alessandro hace sospechar en los campamentos Larretista y Bullrichista que la serie de escándalos de ambos es el efecto colateral de filtraciones entre sí y operaciones de espionaje.

El nombramiento de Burzaco, que asumirá el próximo lunes, mantiene el status-quo del enfrentamiento con Bullrich, que debe observar que otro rival interno ocupe el lugar que ella quería para su socio más cercano.

Podría interesarte:
Personas mencionadas en esta nota:

Las últimas noticias

Latest Posts

.links span { display:none }