24.1 C
Bahía Blanca
jueves, enero 26, 2023

Las últimas noticias

Antes de asumir su tercera presidencia, Lula visitaría la Argentina en diciembre

El presidente electo de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, planea visitar la Argentina en diciembre, antes de asumir la presidencia, según se lo confirmó al embajador argentino, Daniel Scioli. A un mes de la asunción de Lula, Bolsonaro aún no reconoció la derrota electoral, y Lula aprovecha el Mundial de Qatar para revertir apropiación de los colores nacionales de parte de la derecha.

Lula en Argentina

En encuentro entre Lula y Scioli se produjo en las oficinas de un banco paulista donde el equipo de transición de Lula y representantes de la delegación argentina, con Scioli a la cabeza, trabajan en iniciativas conjuntas a poner en marcha a partir de 1 de enero, cuando se produzca el recambio presidencial.

Scioli aprovechó la ocasión para asegurarle al mandatario electo que el presidente argentino, Alberto Fernández, le confirmó que estará en Brasilia para la asunción presidencial.

El histórico lazo diplomático entre Argentina y Brasil volvería a recomponerse tras la asunción del ex líder sindical.

De hecho, el aún presidente Jair Bolsonaro y Alberto Fernández nunca tuvieron un encuentro a solas, ni una reunión bilateral, ni un encuentro del Mercosur presencial.

En ese contexto hostil, Scioli se dedicó a sostener el vínculo diplomático y comercial entre ambos países y logró tener un buen vínculo con Bolsonaro. Ahora, con el cambio de signo de gobierno, se espera que ambos países recuperen la sintonía de antaño.

Biden también pide turno

Si bien no hay fechas confirmadas, el viaje también incluiría una parada en Estados Unidos para una bilateral con Joe Biden. Cabe recordar que la administración Demócrata tiene un especial interés en recuperar los buenos vínculos con Brasil luego del enfriamiento de las relaciones con Bolsonaro.

La agenda fue confirmada por el ex candidato a gobernador de San Pablo y posible ministro de Economía, Fernando Haddad.

“El presidente (Lula) debe reunirse con (el mandatario estadounidense, Joe) Biden, incluso, antes de la toma de posesión, en los Estados Unidos. Se recibieron muchas invitaciones de grandes potencias para reunirse con él o si es posible hablar con él virtualmente y concluirá el año con la mejor perspectiva para Brasil”, aseguró Haddad.

Haddad suena como uno de los principales candidatos a tomar el ministerio de Economía, sin embargo todavía no está definida la lista de nombres que se presume estará lista en los próximos días.

“Estoy optimista por Brasil, que recuperó la credibilidad desde la elección de Lula”, sostuvo, según reportó O’Globo.

Según informó la cadena O’Globo, el ex intentente de San Pablo anunció la visita de Lula a Estados Unidos un día después de que GloboNews informara que el asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Jake Sullivan, debería reunirse con Lula este lunes.

Sullivan llegará a Brasil en compañía de Juan González, asesor del gobierno de Biden para América Latina.

También se espera que funcionarios de la Casa Blanca se reúnan con miembros del gobierno saliente de Bolsonaro.

El anhelo trumpista de Bolsonaro

La semana pasada el partido de Bolsonaro, el Partido Liberal (PL) presentó una demanda en la que pide invalidar parcialmente el resultado de las elecciones. El PL pone en duda al 61% de las urnas electrónicas utilizadas en la segunda vuelta de las elecciones celebradas el pasado 30 de octubre.

La intención del bolsonarismo es copiar la estrategia del ex presidente norteamericano, Donald Trump, que en 2021 no reconoció la victoria de Joe Biden y alegó la tesis más inverosímil: fraude electoral de parte de la oposición.

Así, el presidente ultraderechista busca obstaculizar lo más posible la transición democrática, cuando no incluso abonar el terreno para un hipotético (aunque altamente improbable) golpe de Estado.

En el mundial, Lula juega de local

Fútbol y política son dos caras de una misma moneda en un país apasionado por ese deporte, en el que la dirigencia política construye sus narrativas a un mes del recambio presidencial.

Lula fue fotografiado junto a su esposa, la sociólogo Rosángela, vistiendo ambos con camisetas amarillas de ribetes verdes, celebrando la victoria del seleccionado brasilero ante Serbia en el Mundial de Qatar 2022.

La intención de Lula es recuperar las casacas del seleccionado como símbolos de unidad nacional. Pretende que esa indumentaria deje de ser patrimonio del bolsonarismo y la ultra derecha.

En sus cuatro años de gobierno Blsonaro movilizó cientos de miles de personas luciendo las remeras del seleccionado con el número 10 de Neymar en la espalda. Y así logró que el amarillo sea identificado como el color de su fuerza política.

El propio Bolsonaro votó con esa camiseta en los comicios presidenciales del 30 de octubre que ganó Lula.

A contramano de las celebraciones lulistas por los triunfos de la selección, el todavía jefe de Estado permanece en el ostracismo, recluido en la residencia oficial, sin haber pronunicado prácticamente una palabra sobre la Copa del Mundo.

El plano deportivo también tiene su correlato político. Neymar, que nunca llegó a ser amado por la hinchada carioca, rifó su dilapidó pública al apoyar abiertamente la reelección del presidente.

Grabó un video en octubre desde Francia donde instó a votar el número 22 de la candidatura oficialista.

De la vereda opuesta, la imagen deportiva del nuevo tiempo de Brasil es la estrella naciente, centrodelantero Richarlison. El número 9 del combinado votó a Lula y no lo ocultó, se enorgullece de haber nacido en una familia humilde y durante la pandemia desafió a Bolsonaro al proponer que la población se vacune.

En este punto, cabe recordar que en plena pandemia Neymar instó a burlar el aislamiento para evitar el contagio del coronavirus, dolencia que costó más de 688 mil muertes en Brasil.

- Advertisement -

Las últimas noticias

Seguí leyendo