Comuníquese con nosotros

Noticias de Bahía Blanca – El Ágora Digital

Lucía Portos: “Hay matriz cultural que busca poner a la mujer en lugar de desconfianza o incapacidad para tomar decisiones libre y autónomamente”

Bahía Blanca

Lucía Portos: “Hay matriz cultural que busca poner a la mujer en lugar de desconfianza o incapacidad para tomar decisiones libre y autónomamente”

La diputada provincial Lucía Portos visitó Bahía Blanca y participó de reuniones y recorridos con referantes y referentes de Bahía Blanca y Punta Alta, y brindo una charla en el Ateneo Néstor Kirchner con el lema “Pensar políticas públicas con perspectiva de género”. Allí compartió un panel al respecto y habló con gran precisión sobre la cuestión de género, y del privilegio que tienen los varones, con un tono ameno pero crítico, realizando un profundo análisis socioeconómico de las desigualdades entre varones y mujeres.

La diputada provincial oriunda de Pilar y también Consejera de la Magistratura provincial participó de una charla a sala llena en el Ateneo Néstor Kirchner y compartió el panel y la presentación con mujeres del frente de género de La Cámpora. Las presentaciones estuvieron a cargo de Camila Lorenzo y luego, tomaron la palabra Natalia Sierra y Ayelén Durán.

Natalia Sierra es abogada y militante del Centro de Pensamiento Jurídico Inclusivo y en su exposición se ocupó de resaltar la necesidad de pensar políticas públicas con perspectiva de género y de entenderlas para todos los géneros. También señaló la necesidad de no reducir el planteo a la violencia de género comprendida como el caso individual, sino en la necesidad de comprender esa violencia como una opresión transversal.

El feminismo popular es hacer realidad las luchas del feminismo en el territorio y en los barrios.  El kirchnerismo y el peronismo se basan en la justicia social y deben tomar esas luchas como bandera

A continuación tomó la palabra Ayelén Durán, lic. en Turismo y referente de la Red por la Identidad, que se preguntó ¿cómo interpela la perspectiva de género al movimiento de Derechos Humanos? En su respuesta consideró que está a la vista el avance del feminismo tanto en las calles como en los juicios por delitos de lesa humanidad.

En ese sentido recalcó que al inicio de los juicios, los delitos sexuales no eran imprescriptibles, y que sólo llegaron a serlo luego de una larga lucha de mujeres abogadas. “En Bahía Blanca recién en 2015 se logró que se incorpore la figura de delito sexual en los juicios de Lesa.” A partir de eso se comenzó a resignificar el rol de la mujer durante la dictura, visibilizándose la situación de las compañeras por ser mujeres y por los roles que ocupaban.

Las compañeras tenían un lugar que antes estaba invisibilizado. Al sueño de los 30.000 hoy le tenemos que aplicar nuestra perspectiva de género

Luego fue el turno de la oradora central, Lucía Portos, que propuso “buscar estrategias y herramientas para comprender las lucha de los feminismos” sobre la cual dijo que “es histórica y no es una moda, atraviesa los siglos y ha sido invisibilizada a lo largo del tiempo.” y recordó a Eva Perón como ejemplo de mujer que decide reivindicar el derecho de vivir una vida digna, plena y en libertad, como lo hacen los varones.

“A través de todos los cambios en los modos de producción en occidente, esclavismo, feudalismo, capitalismo, hay una constante en la historia de la humanidad: es un pacto entre varones dominantes y varones dominados” señala citando a Dora Barrancos para explicar que ese pacto relega a la mujer a un espacio doméstico donde se la desvaloriza.

También señaló que la prohibición de disponer del propio cuerpo incluyendo el propio embarazo es “una remora de la desconfianza estructural del sistema a que la mujer pueda tomar decisiones en libertad y con racionalidad. Incluso, se refirió al texto bíblico como “ordenador social” y señaló que en él están presentes “mitos que llevan a la desconfianza a la libre elección de la mujer“.

Ya desde el episodio de Eva y la Manzana. Hay una matriz de creencias e “instinto” construidos culturalmente que nos lleva a creer que las mujeres toman decisiones de forma irracional, o que lo hacen con maldad

En consencuencia de estas cuestiones consideró necesarias políticas públicas con perspectivas de género que sean “la acción del estado para destrabar los estereotipos culturales que ponen a la mujer en un lugar de desventaja y al varón en un lugar de privilegio“. En ese sentido insistió que hay una matriz cultural que busca “ponernos a la mujer en lugar de desconfianza o incapacidad“.

Además remarcó que “es importante que los compañeros entiendan que están en un lugar de privilegio” aunque precisó que “estar en un lugar de privilegio no es culpa de nadie” ya que “nadie tiene la culpa de estar en un lugar de privilegio“. Por el contrario, señaló que lo que hay que hacer con el privilegio es ponerlo a disposición del otro para poder “construir una sociedad más justa”.

Enterarse que existen esos privilegios e intentar deconstruir esos privilegios y saber que los privilegios hacen a la sociedad injusta.

Explica que una situación de privilegio se sostiene culturalmente: “el privilegio se arrastra y la opresión se arrastra” pero cuando el privilegio se cuestiona, la violencia se desata contra el oprimido y sirve como aleccionador. “La violencia disciplina pero no es el problema” de fondo, que es la “desigualdad estructural” entre varones y mujeres y sexualidades disidentes.

Analizada en términos laborales y económicos, la diferencia se explica porque las mujeres hacen el trabajo “de cuidado” de niños y niñas y personas de la tercera edad. Se trata de una tarea fundamental porque reproduce la fuerza de trabajo y sin ella la economía no podría funcionar. La mujer realiza un trabajo invisibilizado, silencioso y constante, del que nadie pregunta a dónde va el valor que genera.

Nuestro proyecto político fue profundamente feminista” explica “por políticas como la Asignación Universal por Hijo”. A la vez reconoció que uno de los errores del kirchnerismo fue “haber tenido políticas publicas de profundo contenido feminista” sin reivindicar justamente ese contenido feminista de las políticas públicas, “como la moratoria que permitió que las amas de casa se jubilen” sentenció.

El trabajo de cuidado no tiene precio y por tanto, en nuestra sociedad capitalista, no puede decirse que sea valorado. Ese es la tarea del estado. Tenemos que transversalizar las políticas públicas de verdad. No tenemos que crear un Ministerio de la mujer sino que nuestros  compañeras y compañeros que estén ocupando lugares de responsabilidad política comprendan cuál es la estructura que somete y oprime a las mujeres a través de la historia.

En ese sentido, no tuvo reparos en señalar que “el varón privilegiado por excelencia” según la teoría feminista “se parece mucho a Mauricio Macri”. “Son el epitome del privilegio” y  señaló que era un debate a dar este año “en los espacios feministas”. “La política partidaria la vamos a buscar para reivindicaciones de índole estructural” explica y continúa diciendo “desde ahí les pedimos a las compañeras que confíen y que nos apoyen a las compañeras que decidimos hacer política con varones”.

“No podemos regalar estos instrumentos de transformación social” asegura y por eso recalca la importancia para las mujeres del feminismo popular de “darnos una politíca nosotras de cara a octubre para ir a buscar a esas compañeras que se han politizado discutiendo feminismo pero les falta comprender que la organización política es la única mujer que tenemos las mujeres del pueblo para vencer a la corporación que hoy gobierna la argentina y que está plagada de los privilegiados del patriarcado”.

Bahiense, Licenciado en Filosofía por la Universidad Nacional del Sur (2006). Director del portal El Ágora Punto Digital

Comentarios

Más en Bahía Blanca

Arriba