Máxima tensión entre EEUU y China por la visita de Nancy Pelosi a Taiwan

Nuevamente, los Estados Unidos ponen en peligro a la paz mundial con un acto de provocación contra la República Popular China. La presidenta de la Cámara de Representantes de EEUU, Nancy Pelosi, aterrizó este martes en Taiwan, ignorando completamente las advertencias de Beijing sobre las “consecuencias desastrosas” si esta visita se llevaba acabo.

La política estadounidense se encontraba de gira por países asiáticos como Singapur, Malasia, Corea del Sur y Japón. Pero también había anunciado que visitaría Taiwan, lo que motivó las advertencias del gobierno chino.

China considera a Taiwán, una isla de unos 23 millones de habitantes, como una de sus provincias, que aún no ha conseguido reunificar con el resto de su territorio desde el final de la guerra civil china (1949). El gobierno chino se opone a cualquier iniciativa que otorgue legitimidad internacional a las autoridades taiwanesas -que se autoproclaman como república independiente- y a todo contacto oficial entre Taiwán y otros países.

El jueves pasado, el presidente Joe Biden y su homólogo chinp Xi Jinping tuvieron una tensa conversación telefónica en la que el mandatario del gigante asiático le dijo al jefe de la Casa Blanca que Estados Unidos no debería “jugar con fuego” cuando se trata de Taiwán.

En la conversación con Xi, Biden aseguró que la posición de Estados Unidos respecto a Taiwán no cambió y que su país se opone a los “esfuerzos unilaterales para modificar el estatuto o amenazar la paz y la estabilidad en el estrecho de Taiwán“. Desde 1979, Estados Unidos reconoce “una sola China” con capital en Beijing. No reconoce oficialmente a Taiwán, pero la apoya militarmente.

Los voceros del establishment norteamericano, como el periodista Stephen Collinson de CNN, justificó la provocación de Pelosi como “la determinación de Estados Unidos de preservar la democracia, los valores occidentales y la primacía militar y económica en el Pacífico y en todo el mundo“. Además, Pelosi -del Partido Demócrata– construyó buena parte de su carrera política en base a un discurso anti-china.

Finalmente, a pesar de las advertencias, el avión de Pelosi aterrizó en el aeropuerto Songshan de Taipéi, en la isla. Las respuestas de Beijing no se hicieron esperar: El gobierno comunista había advertido que haría uso de su fuerza militar si la presidenta de la Cámara de Representantes tocaba suelo taiwanés. Ahora, aviones caza chinos cruzaron el estrecho ante la provocación de la diplomacia norteamericana.

Estados Unidos “pagará el precio” había advertido este martes China. En medio de la tensión, el efecto contagio generó nerviosismo en las bolsas mundiales. Por su parte Rusia también intervino y calificó como “pura provocación” el viaje de la demócrata.

Estados Unidos cargará con la responsabilidad y pagará el precio por socavar la soberanía y la seguridad de China“, dijo la vocera del Ministerio de Relaciones Exteriores chino, Hua Chunying.

Todo lo que está relacionado con esta gira y una posible visita a Taiwán es una pura provocación. Esto agrava la situación en la región y aumenta las tensiones“, reaccionó Rusia este martes. “Una vez más que somos absolutamente solidarios con China“, afirmó el vocero del Kremlin, Dmitri Peskov.

Noticia en desarrollo.

Mencionadas en esta nota:

Las últimas noticias

Seguinos en redes

Offtopic: