Ratzinger reconoció haber mentido para encubrir a un cura pedófilo

En un nuevo escándalo que involucra a sectores eclesiásticos con la pedofilia, el Papa emérito Benedicto XVI, cuyo nombre de pila es Joseph Ratzinger, admitió que participó en una reunión clave en 1980 sobre un sacerdote alemán acusado de pedofilia con el fin de encubrirlo. ¿Dónde queda el octavo mandamiento que prescribe “no mentirás”?

La afirmación Ratzinger es una abierta contradicción con lo que declaró el predecesor del Papa Francisco a los autores de un informe elaborado en Alemania y presentado la semana pasada que lo acusa de encubrir a numerosos clérigos pederastas.

En una carta firmada por el secretario privado de Ratzinger, monseñor Georg Gänswein, divulgada este lunes por la agencia católica alemana KNA y el portal de prensa del Vaticano, Vatican News, Benedicto XVI “quiere aclarar que, contrariamente a lo dicho a los autores del informe, participó en la reunión del 15 de enero 1980“.

Las declaraciones ofrecidas en su momento a los autores del informe, publicado el pasado 20 de enero y elaborado por la firma de abogados Westpfahl Spilker Wastl (WSW), fueron “objetivamente incorrectas“, sostiene Gänswein.

Por su parte, Benedicto XVI, de 94 años, afirma que no fue por “mala fe” que mintió, y ahora afirma que se trató de un supuesto “error” como consecuencia del “resultado de una omisión en la edición de sus declaraciones“.

Al respecto, el Vaticano expresó “vergüenza” y “remordimiento”, y aseguró que “prestará debida atención” y “examinará adecuadamente los detalles” del documento:

“La Santa Sede cree que debe prestar la debida atención al documento, cuyo contenido se desconoce actualmente. En los próximos días, tras su publicación, examinará adecuadamente sus detalles”, dijo el vocero del Vaticano, Matteo Bruni, en un comunicado.

La respuesta de la Iglesia Católica Apostólica Romana se conocerá recién el próximo jueves 27 de enero, anunció el Vaticano.

Al menos 497 personas sufrieron abusos en la arquidiócesis de Múnich-Freising,entre 1945 y 2019. La mayoría de las víctimas era varones y el 60% tenía una edad comprendida entre 8 y 14 años.

Según el documento, Ratzinger no hizo nada para impedir que los curas pedófilos involucrados abusaran sexualmente de menores en esa arquidiócesis alemana que dirigía en los años ´80.

Los abogados consideran que el papa emérito (título que designa a aquel sumo pontífice de la Iglesia católica que, por libre y espontánea voluntad, decide renunciar al ministerio papal), que fue arzobispo de Múnich y Freising entre 1977 y 1982, no tomó medidas contra cuatro eclesiásticos sospechosos.

Los autores del informe afirmaron que están “convencidos” de que Joseph Ratzinger estaba al tanto del pasado pedófilo del sacerdote Peter Hullermann.

El sacerdote fue acusado en 1980 de graves abusos sexuales a menores, pero las autoridades eclesiásticas lo trasladaron a Baviera, donde, a pesar de la terapia psiquiátrica continuó con los abusos. En 2010 finalmente se vio obligado a jubilarse.

Mencionadas en esta nota:

Las últimas noticias

Seguinos en redes

Offtopic: