La resistencia del pueblo boliviano desgasta al gobierno ilegítimo de Jeanine Áñez

las últimas horas de la dictadura de Jeanine Áñez

El gobierno de la usurpadora Jeanine Áñez se desgasta día a día gracias a la heroica resistencia del pueblo boliviano. Pese a la represión y el terrorismo de Estado, las y los bolivianos siguen ocupando las calles y buscando el regreso de la democracia en el país, esperando que sean las últimas horas de la dictadura de Jeanine Áñez.

Por estos días, los bloqueos realizados por el pueblo boliviano ponen en jaque el abastecimiento de la ciudad de La Paz, donde escasean alimentos y combustibles.

Las naftas son un recurso indispensable para mantener la represión por parte de las Fuerzas Armadas y el gobierno de usurpación ya tuvo que anunciar la importación desde Chile y Perú a través de quien ocupa el ministerio de Hidrocarburos, Víctor Hugo Zamora.

Además, la escasez de alimentos se siente con mucha fuerza en La Paz, donde la Alcaldía (gobierno local) se vio forzada a vender a “precios cuidados” para evitar que el precio de la comida escale sin freno. Para esto, se dispuso una serie de puntos de venta de pollos a un precio de 35 bolivianos por pieza, el equivalente a unos 7 dólares. 

las últimas horas de la dictadura de Jeanine Áñez

Cabe recordar que La Paz tiene cerca de un millón de habitantes, que dependen del abastecimiento por ruta desde otros puntos de Bolivia. No obstante, las vías están bloqueadas hacía días por el pueblo boliviano que resiste en las calle a pesar de que la Fuerzas Armadas que disparan balas de plomo contra quienes deberían defender.

En este contexto, el precio de la canasta familiar se disparó fuertemente y también hay desabastecimiento de combustibles. En aquellos establecimientos donde todavía se expenden naftas hay largas filas para comprar, mientras que el servicio de transporte público vio disminuida su frecuencia.

Mientras tanto, el pueblo boliviano bloquea refinerías como la de Senkata en El Alto, exigiendo la renuncia de dictadora Jeanine Áñez. La usurpadora intenta llamar a la elecciones para legimitar su usurpación como un “interinato” y evitar ir presa cuando la espuma baje. 

las últimas horas de la dictadura de Jeanine Áñez

No obstante, el MAS mantiene la mayoría en ámbas cámaras legislativas, por lo que los resabios de institucionalidad democrática le dificultan llevar adelante su plan.

Para contrarrestar el poder legislativo del partido de Evo Morales, la dictadora habilitó la persecución judicial a legisladores del MAS con un decreto que habilita las listas negras.

Aún así, Áñez reconoce en la intimidad palaciega que el poder que usurpó que se le escapa día a día de las manos por obra de la valiente resistencia de las y los ciudadanos bolivianos.

las últimas horas de la dictadura de Jeanine Áñez

Por esta razón es que la dictadora busca ahora negociar con los manifestantes después de haber habilitado a las Fuerzas Armadas para que los repriman y asesinan.

Así está Bolivia por estos días, con una dictadura que usurpó el gobierno y que intenta eliminar todo vestigio de oposición aún echando mano de prácticas terroristas, y con un pueblo unido en las calles y resistiendo con valentía, y que si se mantiene firme, podría lograr la salida de Áñez.

 

Mencionadas en esta nota:

Las últimas noticias

Seguinos en redes

Offtopic: