23.1 C
Bahía Blanca
jueves, febrero 22, 2024

Juntos por el Cambio se desangra por el posicionamiento de cara al balotaje Massa-Milei

Juntos por el Cambio entró en una nueva crisis interna al respecto de cómo posicionarse de cara al balotaje que disputarán Sergio Massa (Unión por la Patria) y Javier Milei (La Libertad Avanza). Mientras sobrevuelan los pases de factura, este miércoles se reuniría la cúpula del PRO, lo mismo haría la UCR y, por otra parte, los gobernadores en ejercicio y electos.

Como era de esperarse, la derrota de JxC pronosticada por todas las encuestas aceleró las irresueltas internas de la alianza. De una forma u otra, y por los motivos más variados, casi todas las miradas apuntan a Mauricio Macri. El expresidente es cuestionado por todos los sectores por sus inocultables coqueteos con Javier Milei.

Cruje el PRO

Lejos de ser un enfrentamiento entre partidos, la crisis cambiemita atraviesa a todas las fuerzas de la alianza. El partido amarillo está divido entre el ala dura de Macri y Patricia Bullrich que abiertamente desea aliarse con Milei, y todo un espectro amplio de dirigentes que no piensan negociar con el libertario.

De hecho, la propia Bullrich fue la primera en tender puentes con el candidato de LLA la misma noche de las elecciones generales. Tras asumir su contundente derrota, la ex ministra de Seguridad se subió al escenario rodeada de la plana mayor de JxC, afirmando que "nunca vamos a ser cómplices del populismo", al tiempo que se negó a felicitar a Massa por su victoria.

El guiño a LLA fue celebrado en el búnker libertario por la propia Victoria Villarruel, compañera de fórmula de Milei. En tanto, el economista aprovechó el primer lunes post-electoral para ofrecerle el ministerio de Seguridad a Bullrich si es electo presidente.

VOS PODÉS HACER TU APORTE
Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestro medio y porque buscás fuentes de información alternativas a los medios corporativos que expresen otras voces. Ayudanos a construir más y mejor periodismo.

Colaborar

Sin perder el tiempo, Macri convocó el lunes a sus dirigentes más fieles en sus oficinas de Olivos para analizar el resultado electoral. Allí, con mucha catarsis y la conclusión de algunos de que el expresidente hubiera sido “el mejor” candidato presidencial de JxC, conversaron durante dos horas macristas de “paladar negro” como Néstor Grindetti, Jorge Macri, Cristian Ritondo, Federico Angelini, Fernando de Andreis, Darío Nieto y Jorge Triaca. Varios asistentes aseguraron que Bullrich fue invitada, pero que se excusó de asistir porque estaba “muy cansada”.

De esa deliberación del macrismo surgió una convocatoria a los máximos líderes del PRO que se iba a realizar hoy, durante la mañana, con el fin de empezar a debatir la postura ante la segunda vuelta y el futuro de JxC. Sin embargo, para evitar cruces “en caliente” tras la derrota reprogramaron el encuentro para el miércoles.

Pese a que el macrismo duro planifica la forma de explicitar su apoyo a Milei, otros sectores del PRO no ahorran en pases de factura al fundador del espacio y se desmarcan de esa postura.

Tras perder la intendencia de Olavarría, el dirigente PRO Ezequiel Galli expresó con claridad el clima que se vive internamente: “Claramente Mauricio Macri no es más el líder ni el referente de JxC. Argentina eligió, y claramente fue en un sentido opuesto a lo que venimos proponiendo”, afirmó.

Otro sector del PRO que se encuentra lejos de Milei es el larretismo. Si bien Horacio Rodríguez Larreta no dijo nada al respecto, hace una semana era bastante contundente en sus opiniones:

"Un tipo que construye su carrera en base a la agresión no es lo que necesita la argentina. No creo que la venta libre de armas, no creo en la venta de órganos, no creo en el sistema educativo de los vouchers, no creo en la dolarización sin dólares, donde va a haber más gente pobre. Todos los Mileis del mundo fracasan. Si tengo todos estos desacuerdos, ¿cómo voy a acompañar en un gobierno?", afirmó el actual jefe de Gobierno.

Rodríguez Larreta entiende que forzar un llamado a votar a Massa o a Milei formalizará la ruptura de Juntos por el Cambio, por lo que sería preferible dejar en libertad de acción a la dirigencia y al electorado para el balotaje del 19 de noviembre.

La "troskeada" de los "lilitos"

Mientras al PRO delibera y cruje en su interior, el primer partido en tomar una postura pública fue la Coalición Cívica de Elisa "Lilita" Carrió.

En lo que parece un acto homenaje a la postura del Frente de Izquierda en el balotaje del 2015, los "lilitos" resumieron su postura en la consigna "ni Massa ni Milei".

Los principales dirigentes de la CC firmaron un comunicado en el cual afirman que "aceptamos el resultado electoral, pero no votaremos por ninguna de las dos opciones que competirán en el ballotage, las que proponen gobiernos irresponsables basados en imposibilidades morales y políticas y pacto de impunidad. En consecuencia no es ni con Massa, ni con Milei".

Llamaron a no aceptar las ofertas de Milei de sumarse a su gabinete, como las que le hizo primero a Macri y ahora a Bullrich. Tampoco integrar un "gobierno de unidad nacional" con Massa. Y sostuvieron que esa es la posición que llevarán a la mesa nacional de Juntos por el Cambio.

Pese a su negativa a apoyar a alguno de los candidatos en contienda, la CC llamó a dar libertad de acción a sus votantes:

"Los votos los deciden los ciudadanos y ejercerán este derecho con total libertad, pero como miembros de Juntos por el Cambio trabajaremos para mantener y fortalecer la unidad. No escuchar los cantos de sirena a falsos gobiernos de unidad nacional o tentarse con completar algún gabinete novedoso debe ser un presupuesto de nuestra posición", dice el comunicado.

La bronca radical

En tanto, la Unión Cívica Radical (UCR) vive momentos vertiginosos. Si bien hay contadas excepciones de boinas blancas que podrían apoyar a Milei -como el caso de Maximiliano Pullaro en Santa Fe- la gran mayoría del partido centenario no quiere saber nada con el libertario.

El primero en salir a marcar límites fue el ex intendente porteño Facundo Suárez Lastra. "No cuenten conmigo para votar a Milei", escribió en X (ex Twitter). "Como dijo Hipólito Yrigoyen, hay que empezar de nuevo. Lo que supere al populismo deberá ser liberal progresista y socialdemócrata", dijo.

Luego, en declaraciones a una radio, remarcó que "muchísimos radicales, independientes y algunos del PRO de ninguna manera están para votar a Milei. No descarto votar a Massa, pero mi idea principal es votar en blanco”.

"Está claro que no hay manera de que yo vote por alguien que insulta a Raúl Alfonsín, intenta privatizar la educación, la salud y las jubilaciones, desprecia a quienes tienen opiniones diferentes y apoya la libre tenencia de armas. Esa Argentina no es la que quiero", aseguró Dante Rossi, diputado provincial por Córdoba alineado con Bullrich.

“Nosotros siempre estamos parados del lado de la construcción democrática y eso implica combatir a Javier Milei”, se sumó el presidente de la Juventud Radical porteña Agustín Rombolá.

Antes de las elecciones, otro dirigente radical porteño, Emiliano Yaccobitti, había hecho hincapié en que la UCR no iba a estar con Milei.

Quienes llevan esta voz cantante son el líder del partido a nivel nacional, el gobernador jujeño Gerardo Morales, y el senador porteño Martín Lousteau.

De hecho, Morales está furioso con el PRO en general y con Mauricio Macri en particular por sus guiños al libertario. Tal es así que el domingo en el bunker de Bullrich no lo podía ni ver al expresidente.

Morales, junto con todo el sector que acompañó a Larreta, responsabilizan a Macri en gran medida por el desastre electoral. La mayoría están pensando en romper, de una forma o de otra.

Tanto Morales como Lousteau analizan si hay que abandonar la alianza. En un paso fundamental para definir cómo seguir Morales convocó este miércoles a las 14 a una reunión de la cúpula radical junto a cinco gobernadores electos para definir posiciones clave que el partido centenario llevará después a la mesa nacional de Juntos por el Cambio que por ahora no tiene fecha.

El juego de los gobernadores

Mientras la alianza cruje por todos lados, los gobernadores electos y en funciones de la alianza definieron comenzar a moverse como un polo de poder propio a través de una reunión que mantendrán el miércoles.

La cita a las 18 horas en la Casa de la Provincia de Corrientes (en CABA), adonde concurrirán los gobernadores electos Alfredo Cornejo (Mendoza), Maximiliano Pullaro (Santa Fe), Rogelio Frigerio (Entre Ríos), Ignacio Torres (Chubut), Marcelo Orrego (San Juan), Claudio Poggi (San Luis), Leandro Zdero (Chaco) y Carlos Sadir (Jujuy), más Gustavo Valdés, que conduce Corrientes.

En las charlas que mantuvieron en las últimas horas los miembros de esta liga de gobernadores de JxC insinuaron que son partidarios de dejar en libertad de acción al electorado para elegir entre Massa y Milei en el balotaje.

Sucede que ellos serán quienes tendrán que convivir con uno y otro como presidente de la Nación a partir del 10 de diciembre, y prefieren tener una relación institucional con ellos desde este momento.

Podría interesarte:

Las últimas noticias

Latest Posts

.links span { display:none }