Comuníquese con nosotros

Latinoamérica

Se cumplen ocho años del Ingreso de Venezuela al MERCOSUR

Se cumplen ocho años del Ingreso de Venezuela al MERCOSUR

En un día como hoy, ocho años atrás, se realizaba una jornada histórica en la que se formalizó la admisión de Venezuela  al Mercado Común del Sur. El 31 de Julio del año 2012 se llevó a cabo una Cumbre Extraordinaria de Jefes de Estado en el Palacio de Planalto, Brasilia.

Durante la cumbre participaron los presidentes de los países miembros en ese momento: Dilma Rousseff, Pepe Mujica, Cristina Fernández y el presidente fallecido Hugo Chávez Frías. También se encontraban presentes todos los cancilleres, entre ellos, Nicolás Maduro, canciller de Venezuela y Héctor Timerman por Argentina.

Crónica de una incorporación anunciada

La decisión de incorporar a Venezuela como miembro pleno había sido impulsada en un primer momento por Néstor Kirchner y Lula da Silva en el 2005. A los objetivos económicos-comerciales que le dieron origen, se sumó el de la construcción de la integración política como un eje de la estrategia geopolítica que fortaleciera la posición de la región a nivel global.

La ampliación del Mercosur a otros países sudamericanos no había sido posible desde su formación en 1991. Venezuela llegaba para fortalecer política y económicamente este organismo regional, dándole mayor capacidad de injerencia en una coyuntura internacional incierta que atravesaba las graves consecuencias de la crisis financiera post-2008. Sin embargo, el proceso de negociación política y avance del procedimiento burocrático intergubernamental tardó varios años en concretarse.

La admisión de un nuevo país necesita la aprobación de todos los parlamentos de los países miembros. El Senado de Paraguay –con mayoría opositora del Partido Colorado- fue el poder que durante años mantuvo bloqueado el ingreso de Venezuela al bloque.

En junio del 2012, a raíz del quiebre del régimen democrático en Paraguay, que implicó la destitución ilegal del gobierno de Fernando Lugo, se decidió en una Cumbre de Jefes de Estado, la suspensión temporal de ese país del MERCOSUR. Este hecho fue la ventana de oportunidad que permitió destrabar la situación, para finalmente poder aprobar a Venezuela como miembro pleno.

La incorporación de Venezuela como prioridad estratégica

Hugo Chávez puso especial énfasis durante sus presidencias (1999-2013) en la integración regional, no sólo a nivel sudamericano, sino con los países del Caribe a partir de la creación del bloque de la CELAC -Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños-.

Tal como declaró en su programa Aló Presidente, sostuvo “una visión geopolítica de la integración de nuestros pueblos” que fuera “más allá de la amistad”. En una rueda de prensa, también se refirió a las críticas que recibió el ingreso de su país al bloque, manifestando que “muchos de los que aplaudían el ALCA, son los que hoy se oponen al ingreso de Venezuela al MERCOSUR”.

La incorporación de Venezuela consolidó al bloque como el mayor proceso histórico de integración del Cono Sur. Además, la decisión fue clave en términos económicos ya que Venezuela posee una de las principales reservas mundiales de petróleo.

El MERCOSUR, en su conjunto, es la quinta economía mundial, al estar conformado por 270 millones de habitantes (70 % de la población de América del Sur), tener un PBI que constituye el 80% de la región y un territorio de 12,7 millones de kilómetros cuadrados.

El giro neoliberal en América Latina

Así como sucedió en los gobiernos nacionales, el giro neoliberal en la región tuvo consecuencias en el MERCOSUR. El impeachment contra Dilma Rousseff en el 2015 y el vacío de poder dejado por Brasil, fue aprovechado por Macri, quien decidió adoptar una la línea de hostigamiento y bloqueo a Venezuela instigada desde EEUU.

Es así como se fue aislando progresivamente a la nación bolivariana, hasta que en abril del 2017 se suspendió al país del bloque por una infundada acusación de ruptura del orden democrático.

En 2019, con la asunción de Bolsonaro en Brasil y con Macri gobernando en Argentina, se avanzó con la perspectiva aperturista, concretada con la firma del Tratado de Libre Comercio del MERCOSUR con la Unión Europea.

Dicho acuerdo es desfavorable para los intereses regionales en términos comerciales dadas las asimetrías productivas entre ambos bloques, que vuelven a posicionar a la región en el histórico y desventajoso rol de proveedor de materias primas.

Paralelamente, con el “cambio de época” en la región, la incorporación plena de Bolivia quedo truncada a pesar de que las negociaciones estaban encaminadas. Venezuela fue el único Estado que aprobó formalmente el ingreso, quedando pendiente el tratamiento del Protocolo de adhesión en las legislaturas de Argentina, Brasil y Paraguay.

El MERCOSUR hoy

En 2021 se cumplirán treinta años del comienzo del proceso de integración del MERCOSUR. Actualmente el bloque está paralizado, debido a las discrepancias en la orientación de la economía política que incluso obstaculizaron la concreción de acuerdos comerciales.

El liderazgo de Brasil en el bloque es indiscutido y el accionar del gobierno de Bolsonaro perjudica la toma de decisiones estratégicas a nivel intergubernamental.

Por otro lado, hay desacuerdos profundos en la mirada sobre los procesos políticos que se desarrollan en Bolivia y Venezuela. A  principios de mes, se llevó a cabo de manera virtual la 56 Cumbre de Jefes de Estado del MERCOSUR, que puso en evidencia las posturas irreconciliables que ponen en jaque el futuro de la integración regional.

Lic. en Ciencia Política (UBA). Maestrando en Políticas Públicas (Universidad Torcuato Di Tella)

Comentarios
Arriba