Monseñor Angelelli: A 44 años de su asesinato, hay que seguir andando

monseñor angelelli

El 4 de Agosto de 1976, en el peor momento de la dictadura genocida, fue asesinado quien era entonces Obispo de La Rioja, Monseñor Enrique Angelelli en el Chamical La Rioja, fraguando un accidente automovilístico. El homicidio ocurrió, apenas días después de denunciar el asesinato de dos de sus curas.

Tuvieron que pasar 30 años para que la jerarquía de la iglesia lo reconozca en su discurso institucional y 38 para que la justicia Federal de la Provincia de la Rioja lo calificara como “Homicidio”, condenando a dos imputados a prisión perpetua, por hallarlos culpables del asesinato.

La sociedad en su conjunto, tuvo que esperar que el proceso de reconstrucción de justicia iniciado en el 2003, con el gobierno de Néstor Kirchner, diera por tierra años de impunidad dados por las nefastas leyes de punto final y obediencia debida, para comenzar a juzgar por fin a los responsables del Terrorismo de Estado. En Abril de 2018, Angelelli fue beatificado por el Papa Francisco.

monseñor angelelli

Con un oído en el pueblo y otro en el Evangelio

Monseñor Angelilli, además de Obispo, era un militante de la esperanza y de la dignidad del pueblo, especialmente de los pobres, los menos favorecidos. Cuanto más se acercaba a ese pueblo, más lo odiaba la oligarquía terrateniente.

Su discurso lo acompañaba con hechos. Propició la organización de cooperativas agrarias y la división de latifundios. Ante un conflicto en una fábrica, la patronal le pidió que intercediera y sancionara a unos curas que apoyaban a los obreros, a los que Angelelli contestó:

“Si estas injusticias continúan, algún día estaremos en el mismo paredón, los patrones y los curas. Ustedes por no haber sabido practicar la justicia social, y nosotros por no saber defenderla.”

El ex obispo de Viedma Monseñor Miguel Hesayne, recientemente fallecido, fue uno de los primeros miembros de la iglesia en denunciar su asesinato junto a Jaime De Nevares y Jorge Novak, constituyendo una excepcionalidad dentro de la iglesia. Hesayne lo recordó así:

“Su prédica sacudía a los tibios y molestaba a los injustos y opresores. Molestaba que dijera y recordara que la iglesia de Jesús ha de seguir siendo pueblo o dejar de ser la Iglesia de Dios”.

Amenazas cumplidas

Vinculado a la Teología de la Liberación, ya en Enero de 1974, la Triple A difunde una “lista negra” de personalidades que “serán inmediatamente ejecutadas donde se las encuentre”, en esa lista se encontraba el nombre de Monseñor Angelelli.

Ese texto, posee idéntica expresión a la amenaza recibida por un testigo del juicio de la Triple A en Bahía Blanca, que justamente días atrás declaró, entregando dicha misiva al Tribunal como prueba. La Triple A, con actuación en todo el país, empleaba la misma modalidad y prácticas.

Los Inmorales, también en Bahía Blanca

Existieron y existen miembros de esa iglesia comprometida con la Justicia Social que representaba Monseñor Angelelli. También existieron y existen los otros, los profetas del genocidio, y la ciudad de Bahía Blanca tuvo los suyos.

Dentro de las víctimas del accionar genocida se encuentra el salesiano asesinado, Carlos Dorñac, cuyo caso se ventila en el juicio Triple A en la actualidad. Hubo también muchos religiosos que salvaron sus vidas, algunos escapando de la ciudad, los menos tratando de hacerle frente a la adversidad y otros optaron por el silencio.

De los que fueron parte del sistema represivo recordar sus nombres es al menos un acto de Memoria a la cual estamos obligades, aunque hayan muerto amparados bajo el manto de la impunidad.

Monseñor Emilio Ogñenovich

Apoyo abiertamente a la dictadura, burlándose de familiares que lo consultaban ante sus seres desaparecidos “a su hijo en este momento lo están haciendo cantar” o “mi auto va solito para el V Cuerpo”, fueron algunas de sus más celebres expresiones dichas a los familiares.

Jorge Mayer

Arzobispo de Bahía Blanca. Además de bendecir medallas de torturadores, ante los cientos de familiares que se acercaban a pedirle intercediera para encontrar a sus seres queridos, Mayer se desentendía y emitiendo extensos sermones los culpabilizaba por “criar y educar hijos guerrilleros”.

Aldo Vara

Capellán del V Cuerpo de Ejército. Denunciado por haber transitado por Centros Clandestinos y “Asistir” a secuestrados sin avisar a sus familias que se encontraban allí. Falleció mientras estaba prófugo de la justicia.

Era buscado por Interpol y paralelamente recibía su sueldo todos los meses de parte de la Curia Bahiense, a pesar de que el Obispo Garlatti, mintió, negando saber su destino lo que le valió una imputación.

Dante Inocencio Vega

Admitió secuestrados en La Escuelita ante Madres que buscaban a sus hijos, aunque luego juró sobre la biblia que no las conocía.

monseñor angelelli

La Pastoral de Cuaresma

La jerarquía de la Iglesia intenta, y a veces lo logra, suavizar la figura de Angelelli, vaciarlo de sentido, y también realizar dudosos homenajes donde quienes lo veneran poseen oscuros pasados de complicidades. Mientras pudieron, negaron su asesinato, cuando ello no pudo sostenerse más, intentaron capitalizarlo, es por ello que siempre es necesario hacer un buen ejercicio de la Memoria.

En 1972 Angelelli escribió una “Carta Pastoral de Cuaresma” mientras transcurría la dictadura de Alejandro Lanuse, la cual nunca pierde actualidad:

“… Es inmoral toda ley injusta…
Es inmoral la represión que atenta contra el legítimo y verdadero uso de la libertad
Es inmoral la mentira institucionalizada
Es inmoral el que siembra odio y división
Es inmoral el que pervierte los medios de comunicación social para lograr más lucro, para corromper o dominar y no para ser servidor de la verdad…
Es inmoral orquestar intereses para ahogar fuentes de trabajo
Es inmoral el robo institucionalizado
Es inmoral sofocar la vida de un pueblo con monopolios fríos e inhumanos.”
(Monseñor Enrique Angellelli)





Mencionadas en esta nota:

Las últimas noticias

Seguinos en redes

Offtopic: