Bahía Blanca
Bahía Blanca

Europa busca desesperadamente conseguir dosis de la vacuna Sputnik V

sputnik V

España, Alemania y Francia ya se mostraron favorables a usar la Sputnik V en el contexto de las complicaciones por el abastecimiento de vacunas. El trasfondo geopolítico de una gestión que fortalece a Vladimir Putin en las disputas internas de Rusia.

El aval científico a la vacuna Sputnik V fue para Rusia un triunfo de enormes dimensiones y sus consecuencias geopolíticas ya empiezan a vislumbrarse. Especialmente comienza a verse en la relación de Moscú con Europa, atravesada por las tensiones sobre Ucrania y los conflictos internos de Rusia, pero que ahora puede quedar atada a la necesidad del bloque continental de conseguir vacunas.

La Unión Europea se encuentra en un dilema con Rusia. Por un lado busca acelerar la presión política contra Vladimir Putin, único estadista de la región que representa -conjuntamente con China- un contrapeso geopolítico a la hegemonía de Occidente. Pero por otro lado necesita con urgencia abrir un canal de negociación con un nuevo fabricante de vacunas ante los problemas de abastecimiento que tienen AstraZeneca y Pfizer.

En ese sentido, no sorprende que Alemania, Francia y España -tres de los gobiernos más representativos del bloque occidental- ya se han mostrado a favor de utilizar la vacuna rusa, si es que recibe la aprobación de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA).

El presidente francés, Emmanuel Macron, ha dicho que no hay “veto” a ninguna vacuna, mientras que su canciller Jean Yves Le Drian sostuvo que “las vacunas no tienen nacionalidad“. En España, la flamante ministra de Sanidad, Carolina Darias, se declaró “abierta” y “entusiasta” a la idea de utilizarla si la aprueba la EMA.

Por su parte, la Canciller alemana, Angela Merkel, opinó que “todas las vacunas son bienvenidas” y confió en que las “diferencias políticas” con Putin no serán un obstáculo. Merkel ya ha hablado sobre el tema con el presidente ruso, que además envió funcionarios a negociar con el laboratorio alemán IDT para estudiar la posibilidad de que la Sputnik se fabrique en tierras germánicas.

El vocero de Sanidad de la Comisión Europea, Stefan de Keersmaecker, ya advirtió que:

“El objetivo es garantizar que el suministro comience rápidamente el día en que la vacuna reciba luz verde de la EMA, de forma que las vacunas preproducidas puedan entregarse de inmediato”.

Fuentes de la Comisión han remarcado que la vacuna rusa debe tener capacidad de producción en Europa, tal y como se reclama al resto de fabricantes. “Ellos aún no han garantizado eso“, agregaron las fuentes.

No obstante, en la Unión Europea ya hay un país que se despegó de esa estrategia y avanzó en un acuerdo con Rusia. Se trata de Hungría, gobernada por el controvertido líder conservador nacionalista Víctor Orban, que autorizó el uso de emergencia y este miércoles recibió una primera carga simbólica de 40 mil dosis.

Pero todo este entramado de negociaciones tiene un trasfondo político muy espeso y en Europa se teme que Putin aproveche la ventaja que le da la vacuna para contrarrestar la presión política de Occidente por la política interna de su gobierno y la todavía candente crisis por la anexión de Crimea, por la que la UE mantiene sanciones contra Rusia.

El aval a la Sputnik V llegó en un momento óptimo para Putin. Se dio apenas días después de que se confirmara la pena de tres años y medio de prisión para el opositor conservador liberal, Alekséi  Navalny, una suerte de “Capriles ruso”, convertido en un símbolo para Europa y especialmente para Alemania luego de que se recuperara en ese país de un envenenamiento que el político con aval de EEUU y Europa atribuye a agentes del gobierno ruso.

Cabe destacar que la condena es el resultado del juicio a Navalny por violar los términos de su libertad condicional. El opositor apoyado por occidente fue declarado culpable de malversación de fondos en 2013 y sentenciado a 5 años de prisión, con sentencia suspendida en 2014.

De acuerdo con el Servicio Penitenciario de Rusia, Navalnvy se tenía que presentar dos veces al mes antes del vencimiento del periodo de libertad condicional, el pasado 30 de diciembre, pero solo durante 2020 Navalny no lo hizo en al menos seis ocasiones.

Al respecto, este miércoles el vocero del gobierno alemán, Steffen Seibert, dijo que “no se descartan nuevas sanciones” contra Rusia por la sentencia contra Navalny. El funcionario cuestionó además “el uso sistemático de la violencia contra manifestantes pacíficos“, lo que generó una reacción del canciller ruso Sergei Lavrov. “El histerismo que hemos escuchado se pasa de la raya“, criticó.

En medio de este tire y afloje, este jueves viajó a Rusia el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, con la misión de expresar formalmente la queja de la UE e intentar abrir una negociación sobre Navalny.

Esto podría interesarte:

Noticias virales:

Redacción

Portal online de actualidad política, desde Bahía Blanca para toda la Provincia de Buenos Aires, la Nación Argentina y el mundo. Líder bahiense en periodismo ciudadano.

Read Previous

Tarjeta Alimentar: Se oficializó el aumento del 50%

Read Next

Alejo Ramos Padilla es el nuevo titular del Juzgado Federal Nº1 de La Plata