Comuníquese con nosotros
El silencio de Héctor Gay

Bahía Blanca

Un año de la detención ilegal de dos estudiantes en inmediaciones del acto que encabezaba Héctor Gay

Hace exactamente un año hoy, el 9 de julio de 2019, un lamentable hecho opacó la celebración del Día de la Independencia en Bahía Blanca. Se trató de la detención ilegítima de dos estudiantes que reclamaban pacíficamente por la aplicación de la ley provincial de boleto estudiantil gratuito.

Ambos fueron agredidos por efectivos policiales y finalmente la fiscalía entendió que no hubo delito y los dejó libres. El escenario de la violencia policial fue en inmediaciones de la presencia del intendente bahiense, Héctor Gay, quien encabezaba el acto institucional por el 9 de julio.

Los estudiantes detenidos fueron Jonathan Machuca del Conservatorio de Música, y Al Palma Luna, estudiante secundario y militante de la FES. Sobre ellos, Héctor Gay guardó un preocupante silencio, evitando toda crítica al accionar de las fuerzas de seguridad.

La detención el 9 de julio de 2019

Los estudiantes fueron detenidos en horas del mediodía cuando exhibían una bandera con el reclamo por la aplicación efectiva de la ley provincial de boleto estudiantil gratuito sancionada en 2015, cuya aplicación fue frenada por María Eugenia Vidal durante todo su mandato.

A sólo 200 metros, el intendente de Bahía Blanca, Héctor Gay encabezaba el acto institucional por el Día de la Independencia. Un registro audiovisual que se viralizó en redes sociales da cuenta de cómo fue la detención y de la innecesaria e ilegal violencia policial.

Posteriormente, las y los estudiantes agrupados en la Coordinadora de Escuelas Artísticas de Bahía Blanca difundieron un comunicado con su versión de los hechos e informaron que Jonathan Machuca radicó una denuncia contra los efectivos de policía involucrados.

La movilización popular

Cuando la noticia de la detención de los estudiantes comenzó a circular, rápidamente se autoconvocaron más de 100 personas a la Comisaría Nº2 de Bahía Blanca, donde mantenían a los jóvenes. Alrededor de las 16 liberaron a Al, por ser entonces menor de edad y Jonathan fue trasladado a la comisaría Nº1 de Berutti al 650.

detenidos por manifestarse por el boleto

Eso no detuvo la movilización popular que llegó hasta la otra Comisaría, hasta donde permanecieron alertas hasta pasadas las 20 horas. En ese momento, trasladaron a Machuca a la Fiscalía General de Vieytes y Gorriti donde finalmente fue liberado. Inicialmente pretendían que pasara la noche en la Comisaría para declarar al día siguiente.

Posteriomente, en una entrevista, Jonathan Machuca me contó en detalle como vivió estos hechos, la reacción de la política y los medios locales, y otros temas relacionados tanto a la situación que le tocó vivir como al movimento estudiantil organizado y el reclamo de la implementación efectiva del boleto estudiantil gratuito.

Los abusos de la policía

Jonathan contó que durante el traslado en el patrullero, uno de los efectivos le dio un puñetazo en la boca a pesar de que en ningún momento se resistió a la detención. En consecuencia le aflojaron un diente.

jonathan machuca liberado

Jonathan Machuca tras ser liberado

Su compañere, menor de edad y de género no binario, contó en sus redes sociales y a través de sus compañeros, que durante el traslado y en la comisaría, los policías los insultaban. Les decían “zurditos” y a él particularmente les dijeron “a los putitos como vos nos los cogemos”, al tiempo que el efectivo que lo esposaba lo apoyaba por detrás.

El Silencio de Héctor Gay y el oficialismo

Ala ilegal actitud de los uniformados, hay que sumarle la vergonzante situación de que el intendente Héctor Gay nada dijera de este repudiable hecho de violencia institucional. En mi programa en Radio Universidad manifesté que me parecían aberrantes los hechos sucedidos y preocupante el silencio de Héctor Gay.

Hasta el día de hoy, las y los bahienses no sabemos cuál es la opinión del jefe comunal sobre lo sucedido, situación que avala la hipótesis de que la detención de ambos jóvenes pudo haber sido una orden de un funcionario público del oficialismo local.

En ese sentido, el entonces jefe de bloque de concejales de Juntos por el Cambio, Marcos Streitenberger, evitó repudiar la violencia policial y ante la pregunta de si se trataba de un gobierno con mano dura elegió responder que “decidimos pelear contra las mafias” y recordó que “avanzamos en radarizar la frontera” sin hacer referencia alguna a la detención ilegal de los estudiantes.

La palabra de Al y Jonathan un año después

A un año de su ilegal detención, Al Palma Luna y Jonathan Machuca brindaron su testimonio exclusivo en primera persona, reflexionando sobre lo ocurrido.

El testimonio de Al Palma

“En dicho acto, puntualmente se me pidió dejar de tocar el bombo, lo hice, pero aún así me lo sacaron a la fuerza y lo secuestraron. Luego comenzaron a querer meterme al patrullero, entre insultos, tironeadas de pelo, golpes, empujes y violencia institucional innecesaria por parte de más de 4 policías sólo contra mí, me lograron aprehender. Nos dijeron “pendejos de mierda / quilomberos”, “irrespetuosos”, “¿qué mierda tenían que estar haciendo?”, “zurdos del orto”, “putitos zurdos”, etc.”

Al tenía sólo 17 años cuando ocurierron los hechos que describe, que además tienen el agravante de que a la violencia física se le sumó una agresión sexual por su condición de pertener a un género disidente, por fuera de los cánones de la cisheternormatividad.

“La violencia más nefasta fue por parte del policial que manejaba el patrullero, el cual nos dijo “a putitos zurdos como ustedes me los cojo” y minutos después al bajarme del patrullero (en la vereda de la comisaría 1era), me ubicó contra este, con la panza contra la puerta para ponerme las esposas, las cuales “no andaban” y en el “intento” de cerrarlas apoyó su pene flácido en mi ano durante varios segundos.

Cabe aclarar que yo estaba disidente: maquillade y con las uñas pintadas, por lo cual considere a dicho acto como acoso sexual por mi condición sexual y política como causal, por lo que en los medios luego se dramatiza y descontextualiza como “abuso sexual de un menor en plena manifestación”.

Además, se refirió a la cobertura que algunos medios locales realizaron de los hechos y al mezquino intento de un sector político de sacar un rédito político de un caso de violencia institucional.

“Ese día algunos medios sacaron títulos como “La izquierda denunció persecución policial durante el acto del 9 de Julio” nunca mencionando que éramos estudiantes y docentes (la izquierda simplemente adhirió al reclamo a través de sus redes), que no fue sólo persecusión (fue abuso de la autoridad y represión), que si bien ocurrió durante el acto, fue a más de 300 metros de este, haciendo uso del corte oficial de la policía la cual autorizó en una primera estancia nuestra permanencia (ya que al acto no nos dejaron entrar por ser un “acto cívico-militar”) y a la altura del semáforo.

Entonces, si no cortamos ninguna calle, si estábamos celebrando a la vuelta de la esquina ser un país justo, libre, democrático y soberano… ¿Por qué se nos reprimió?. Porque estábamos evidenciando la otra cara del gobierno de Héctor Gay a metros de su supuesto patriotismo, visibilizando que el boleto estudiantil es una deuda de la democracia que no se aplica por una decisión política, que la política educacional de miseria no es democrática, que la vida indigna no es democrática, que el gobierno macrista desguaza, desfinancia y estigmatiza a la educación pública.”

“Se vió muy plasmado el odio que se nos tiene a la juventud cuando no nos mantenemos sumisxs, cuando nos organizamos, luchamos colectivamente y nos reivindicamos como lxs verdaderxs hacedores de nuestros derechos” concluyó Al, quien hoy es Secretarie General de la Federación de Estudiantes Secundarios de Bahía Blanca.

El testimonio de Jonathan Machuca

Jonathan Machuca es de Ingeniero White, estudiaba en el Conservatorio de Música de nuestra ciudad cuando sucedieron los hechos e incluso fue presidente del Centro de Estudiantes. A un año de su detención, remarcó su recuerdo de “la unidad y solidaridad de las organizaciones estudiantiles, sociales, sindicales, partidos políticos y de muches vecines que se acercaron hasta la comisaría y apoyaron la causa”.

También recuerdo la ausencia y el silencio de les funcionaries públicos y del intendente de nuestra ciudad ante nuestra denuncia penal y pública sobre la violencia institucional que recibimos por parte de la policía provincial.

Además me manifestó que ese silencio aún vigente, me hace pensar” y me propuso recordar algunas expresiones del jefe comunal de Juntos por el Cambio, Héctor Gay, que exhiben al desnudo su ideología reaccionaria.

Efectivamente, el 25 de mayo de 2016 -recordó Machuca- se refirió a “enemigos importantes de adentro y de afuera” a los que definió como “grupos perfectamente organizados que no tienen patria ni bandera pero que si quieren subvertir valores y adueñarse fundamentalmente de nuestros ideales y de nuestra juventud”.

No fue la única ocasión en la que el experiodista de La Nueva Provincia evocó un discurso castrense copia fiel del articulado dictadura cívico-militar que comenzó el 24 de marzo de 1976. En ese sentido, Machuca continúa haciendo un ejercicio de memoria:

“También recuerdo el 19 de octubre del 2017, las polémicas declaraciones que dió al canal 9 de Bahía Blanca, Gay aseguró que “apenas recobrada la democracia tuvimos un incremento paulatino de los índices de inseguridad”.”

Finalmente, Jonathan recordó que recientemente Héctor Gay celebró la realización de una protesta en contra del gobierno nacional y nuevamente, volvió a utilizar las palbras para mandar un mensaje fuera de lugar:

“En cambio, el pasado 20 de junio de este año, en un contexto de pandemia y cuarentena, un grupo de no más de 100 vecines, salieron a la calle a manifestarse en contra de la intervención y expropiación de una empresa agroexportadora. En esa marcha pudimos ver que no se respetó el distanciamiento social, poniendo en peligro o al menos aumentando las probabilidades de contagios comunitario. Esa vez, Héctor Gay, calificó la manifestación de “sana” y “saludable”.”

“Machu”, como lo conocen amigos y compañeros, no tuvo pelos en la lengua para señalar la contradicción y la “doble vara del jefe comunal”:

“Aquel silencio ruidoso del 9 de julio del 2019, decanta en su discurso del enemigo interno. Y por otra parte, su celebración y apoyo a la manifestación del 20 de junio de este año, muestra su posición ideológica de defender a un sector acomodado de la sociedad, sin importarle si está poniendo en peligro la seguridad, la salud o el bienestar de todes les bahienses. “

¿En qué quedó todo?

A un año de los hechos, Machuca contó que “hasta el día de hoy, la causa sigue cajoneada y por ende, los policías implicados siguen trabajando normalmente”. El abogado querellante es Leandro Aparicio, quien hoy también representa a la madre de Facundo Castro, el joven desaparecido cuando viajaba de Pedro Luro a Bahía Blanca.

Jonathan contó además que se ha cruzado con su agresor y que éste ha mostrado una actitud irónica:

“Me he cruzado con el policía agresor varias veces. Una vez en fiscalía, cuando estaba presentando la denuncia formalmente, apareció y se quedó sentado un par de minutos haciéndose ver que estaba ahí. Y otra vez en la placita del teatro municipal, en donde tuvo hasta el tupé de saludarme con una sonrisa burlona.”

En ese sentido, es imperioso que el poder judicial avance con la investigación de los actos de violencia institucional contra ambos jóvenes y que estos sucesos sirvan como bisagra para la “sanitización” de la Policía Bonaerense y otras fuerzas de seguridad.

Bahiense, Licenciado en Filosofía por la Universidad Nacional del Sur (2006). Director del portal El Ágora Digital

Comentarios
Arriba