La UCR repudió el espionaje ilegal y se despega del silencio de Héctor Gay

mauricio macri con héctor gay

Como en otras épocas, Héctor Gay parece creer que el silencio es salud. Al menos así lo demuestra con sus acciones y omisiones luego de conocerse que en 2017, la Agencia Federal de Inteligencia realizó acciones de espionaje ilegal contra organizaciones políticas, gremiales y sociales de Bahía Blanca, partido en el que el gobierna.

Por el contrario, desde la UCR bahiense sí emitieron un comunicado de repudio, que no hizo más que exponer la posición del intendente de Bahía Blanca, el primero que debería ponerse al frente de la defensa de las y los bahienses, sin importar la preferencia política de estos.

El fallo de este miércoles del juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, no sólo proceso a la cúpula de la AFI durante el gobierno de Mauricio Macri, es decir, a Gustavo Arribas y Silvia Majdlani, sino que desnudó el espionaje realizado en Bahía Blanca, que este medio había anticipado en septiembre.

Cabe recordar que en esa ocasión, Ramos Padilla procesó a Pablo Pinamonti como principal responsables del espionaje ilegal en territorio bonaerense, como responsable de las bases históricas que la AFI tenía en nuestra ciudad (así como en La Plata y Mar del Plata), y de las nuevas “Bases AMBA”, creadas en 2017 para realizar inteligencia electoral.

La noticia rápidamente generó malestar y repudio en nuestra ciudad, y la respuesta de la política no se hizo esperar.

Desde el bloque de concejales del Frente de Todos bahiense pidieron “Nunca Más a los sótanos de la democracia”, en consonancia con el pedido de Alberto Fernández al asumir su mandato hace un años y unos pocos días.

Al comunicado de las y los ediles opositores se sumaron el de las organizaciones que conforman el Frente de Todos, pero también desde la UCR repudiaron estos hechos ilegales. Cabe destacar que tanto a nivel nacional como local, el partido radical formó y forma parte de la alianza Cambiemos, renovada en 2019 como Juntos por el Cambio.

Si bien el comunicado de la UCR se entendió como una forma de despegarse de estos delitos, uno de los párrafos causó mucho malestar en Alsina 65.

Es que desde el partido centenario ratificaron  su “compromiso con los valores del Estado de Derecho, y las leyes de la Democracia”, algo que veladamente exponía la similitud del espionaje PRO con las acciones de inteligencia realizadas en la época más oscura de nuestro país, la última dictadura cívico-militar.

Por el contrario, en el PRO bahiense tuvieron más cautela y justificaron su silencio en la premisa de que “esto se hizo siempre” y que, por otra parte, desde la AFI no se pincharon teléfonos ni se realizaron seguimientos con fotografías, sino que “simplemente se hizo un fichaje”.

No obstante, este tipo de acciones están prohibidas por la Ley de Inteligencia Interior, tal como argumenta Ramos Padilla en su fallo.

En este contexto es que el intendente Héctor Gay optó por no retomar la retórica castrense setentista, como cuando el 25 de mayo de 2016 habló del “enemigo interno”, recurso retórico de la última dictadura cívico-militar para justificar el terrorismo de estado., sino que por el contrario, puso en práctica la máxima de que “el silencio es salud”.

Nadie olvida que Gay tuvo su formacion profesional e ideológica en el Grupo Massot, cuya nave insignia, La Nueva Provincia, fue impulsora del eufemísticamente llamado “Proceso de Reorganizacion Nacional”.

Incluso, durante su intendencia, ha permitido que rodados Falcon color verde “desfilen” por las calles bahienses en fechas patrias, como el 9 de julio de 2018.

falcon verde bahia blanca

Sin embargo, quizá lo más preocupante sea que el silencio fue compartido por los legisladores bahienses de su espacio, Nidia Moirano (con llegada al Poder Judicial), Santiago Nardelli y Andrés de Leo (presidente de la Coalición Cívica bonaerense).

Estos conceptos tambien pueden vislumbrarse en el comunicado que difundió H.I.J.O.S. Bahía Blanca, otra de las víctimas del espionaje macrista, que recordó que:

“El Proyecto había sido creado con la excusa de perseguir delitos como el narcotráfico y la trata, pretexto habitual de parte del gobierno anterior, para enmascarar seguimientos a opositores, casi siempre con la anuencia de la prensa hegemónica que los apoya. La misma prensa que supo apoyar la dictadura genocida”.

En ese sentido, aclararon tambien que “creemos que se trata de una práctica, que además de ilegal, es sumamente grave y peligrosa, con antecedentes nefastos para nuestro país, la cual no debemos naturalizar y tampoco apostaremos solamente al repudio, sino que acudiremos a la justicia”.

A todo esto, la pregunta no es difícil. ¿Tenía conocimiento la cúpula de Juntos por el Cambio de las acciones de inteligencia política ilegal desplegadas en Bahía Blanca?

¿Héctor Gay sabía que la AFI estaba “fichando” opositores? Es dificil pensar que el destino del espionaje ilegal tuviera otro fin que no fuera el de apuntar las chances electorales de Cambiemos.

Es menester y urgente que Héctor Gay se pronuncie sobre este tema, porque el silencio, nunca fue salud… por el contrario, es más que patente que el que calla… otorga.

Esto podría interesarte:

Noticias virales:

Juan Ignacio Guarino

Bahiense, Licenciado en Filosofía por la Universidad Nacional del Sur (2006). Director del portal El Ágora Digital y conductor de El Ágora en Radio Nacional

Read Previous

El Gobierno nacional extendió el congelamiento de las tarifas de servicios hasta marzo

Read Next

Vacuna rusa: La semana que viene estarán los resultados en personas mayores de 60 años