14.3 C
Bahía Blanca
lunes, marzo 4, 2024

Espionaje ilegal: las confesiones del exjefe de la base de la Agencia Federal de Inteligencia en Bahía Blanca

El miércoles pasado, el juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, procesó al ex jefe de la base de la Agencia Federal de Inteligencia en Bahía Blanca, quien en su indagatoria relató algunas de las ilegalidades cometidas al frente del organismo de espionaje.

Entre sus dichos, además del reconocimiento de haber elevado informes ilegales a Silvia Majdalani,  se destaca la "colaboración" con el Fiscal Federal, Santiago Ulpiano Martínez y el espionaje a H.I.J.O.S., organismo de Derechos Humanos que entró en la mira de los espías por ser "uno de los que más movían", así como también existió espionaje a las y los candidatos de las elecciones 2016 en la Universidad Nacional del Sur.

La indagatoria y el procesamiento

 

El jefe de la base de la AFI bahiense fue procesado el pasado miércoles a raíz de la evidencia existente y de las respuestas de su indagatoria, en la que reconoció una serie de violaciones a la Ley de Inteligencia Nacional.

“El imputado señaló expresamente haber remitido el informe de inteligencia detallando datos personales de treinta y cinco referentes políticos y su pertenencia a organizaciones políticas, sindicales y de derechos humanos aún cuando, según él mismo reconoce, esa actividad ya era ilegal, en forma directa nada más y nada menos que a la Subdirectora de la Agencia Federal de Inteligencia –procesada en estas actuaciones– Silvia Majdalani” detalló al respecto Alejo Ramos Padilla.

VOS PODÉS HACER TU APORTE
Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestro medio y porque buscás fuentes de información alternativas a los medios corporativos que expresen otras voces. Ayudanos a construir más y mejor periodismo.

Colaborar

Se trata de la lista de organizaciones bahienses sobre las que la AFI realizó acciones de inteligencia entre 2016 y 2017, que ya había sido dada a conocer en un fallo anterior, con fecha de diciembre de 2020. Al respecto, el juez Ramos Padilla destacó que:

“Se pudo detectar que los informes de inteligencia relevados no versan sobre situaciones de riesgo para la seguridad interior o la defensa nacional o la investigación de delitos federales complejos; sino que se centran en el relevamiento, acumulación y/o producción de información sobre personas y organizaciones políticas, gremiales y/o de derechos humanos”.

En consecuencia, el agente al frente de la base bahiense fue procesado por “realización de acciones de inteligencia prohibidas en carácter de autor” y “abuso de autoridad” en el marco de la causa de las bases AMBA, que investiga espionaje político electoral en 2017 tanto dese bases de la AFI abiertas ese año para tal motivo, como desde las bases históricas como la de Bahía Blanca.

La conexión con Silvia Majdalani

El exjefe de la base bahiense respondió en su indagatoria por documentos encontrados durante la intervención de la AFI que dan cuenta del espionaje ilegal realizado en nuestra ciudad.

Según el magistrado Ramos Padilla, “resulta claro que el listado de personas fue elegido por su relación con aquellas organizaciones que resultaban opositoras al por entonces gobierno nacional”

En su indagatoria, el agente responsable de la base "dio cuenta de cuáles eran los criterios para elegir a las organizaciones investigadas, ocasión en la que reconoció que era ‘porque todas tuvieron participación en algún evento en el pasado’ (...) De manera que el imputado reconoció que el criterio de selección de personas a investigar tenía que ver con su participación en actividades políticas” explica el juez en el auto de procesamiento.

Si bien el indagado reconoció ser el autor de varios de los documentos que contienen tareas incompatibles con la Ley de Inteligencia Nacional, se justificó manifestando que habían sido "maquillados" (en la jerga de los espías significa que se actualizaron) por otros agentes, luego de su salida de la jefatura de la AFI bahiense, el 1º de abril de 2017.

Según el escrito emitido por Ramos Padilla, el imputado:

"admitió su autoría, sostuvo que el mismo fue manipulado por otros agentes de su propia delegación durante los primeros días de abril de 2017, con posterioridad a su desvinculación. En concreto, refirió que fue producido en el 2015, luego remitido a la superioridad en el 2016 y finalmente actualizado y vuelto a enviar a la superioridad en abril de 2017, ocasión esta última, en la que el imputado no habría participado”.

Además, según las palabras del mismo magistrado, el documento elaborado por los espías:

“Reúne información y datos sensibles de ciudadanos por el solo hecho de su opinión política, la participación en manifestaciones públicas o su adhesión a organizaciones políticas, sociales, comunitarias, gremiales, educativas y de derechos humanos” por lo que "no resulta de ningún modo atendible (...)  que a sabiendas de la ilegalidad del documento a partir de la sanción de la (ley) 27.126" (...) lo remitiera en forma directa a la Sra. Silvia Majdalani”

Según declaró el exjefe de la base bahiense de la AFI, en 2016 la propia Majdalani “le solicitó que le remitiera dicho documento”, algo que justificó del siguiente modo:

“Ah sí, eso fue porque la Señora… primero porque había… se había borrado toda la información de los servidores de delegaciones provinciales y además la Señora., no sé si lo dije, sino bueno, aprovecho el momento, la señora Subdirectora quería ver cómo habían trabajado las delegaciones y no tenía forma de evaluar nuestro trabajo porque no había información”.

“En pocas palabras, el imputado señaló expresamente haber remitido el informe de inteligencia detallando datos personales de treinta y cinco referentes políticos y su pertenencia a organizaciones políticas, sindicales y de derechos humanos aún cuando, según él mismo reconoce, esa actividad ya era ilegal, en forma directa nada más y nada menos que a la Subdirectora de la Agencia Federal de Inteligencia –procesada en estas actuaciones– Silvia Majdalani. Incluso refirió haber elegido enviarle los documentos ‘más importantes’” expresó Ramos Padilla en el auto de procesamiento.

Según analiza Ramos Padilla, el principal motivo por el que la mayoría de los documentos relevados de la base de Bahía Blanca tienen fecha de entre el 12 y el 27 de abril de 2017, se debe al intento del procesado jefe de la AFI bahiense de ser recontratado por Pablo Pinamonti, director del Proyecto AMBA y procesado en la misma causa.

“De este modo pueden comprenderse, por ejemplo, las reseñas sobre la participación de muchas de las organizaciones relevadas en el documento ‘informe abril’ en la marcha del 24 de marzo de 2017, en la que se conmemoraba el 41° aniversario del inicio de la última dictadura militar, es decir, una actividad que fue cubierta aún durante la permanencia" del procesado al frente de la delegación, explica Ramos Padilla.

Espionaje a HIJOS y a la Universidad Nacional del Sur

“Uno entraba a la página, por ejemplo, de HIJOS, y usted me dice ¿por qué HIJOS? Porque HIJOS aparecía muchas veces en movilizaciones. O sea, era una de las agrupaciones que más movían, entonces dijimos ‘bueno, a ver, vamos al Facebook de HIJOS, quiénes están ahí. Está fulano, fulano y fulano. Bueno, listo, mételos’. Nada más” explicó en su indagatoria el responsable de la AFI bahiense.

La regional Bahía Blanca de H.I.J.O.S. no fue el único espacio de derechos humanos sobre el que se realizó espionaje, sino que además se destaca que como blanco aparezca la Subsecretaría de Derechos Humanos de la Universidad Nacional del Sur.

“Había actividades que se hacían todos los años, entonces, obviamente participaba la Universidad, participaba por ahí alguna agrupación pero solamente eso. Es decir, bueno, sí, la UNS participó, por ejemplo, o estuvo presente cuando se inició (sic) los juicios por lesa humanidad, estuvieron presentes sí, lógico, eso sí, pero de ahí a meternos, no, nunca, nunca. Solamente, quiénes participaron, en qué actos, listo” declaró el agente.

“De este modo, el imputado reconoció haber reunido información personal sobre integrantes de una universidad pública nacional por el solo hecho de haber asistido al inicio de los juicios de lesa humanidad en la localidad de Bahía Blanca” escribió Ramos Padilla en su procesamiento.

No obstante, Ramos Padilla también apunta la existencia de un documento en el que "se advierte la consignación de datos personales de los candidatos que participaron de las elecciones del año 2016 en la Universidad Nacional del Sur para los claustros docentes, auxiliares, no docentes y alumnos de todas las facultades que integran dicha casa de estudios”.

En ella figuraban las personas arriba citadas junto con “con sus respectivos números de documento y legajo universitario. Durante ese período, la base se encontraba conducida por” el exjefe de la base bahiese que fuera procesado la semana pasada por Ramos Padilla

Ulpiano Martínez y el caso Suris

En otro pasaje del auto de procesamiento, Ramos Padilla detalla la relación entre el jefe de la AFI bahiense y el fiscal federal bahiense, Santiago Ulpiano Martínez:

Además, el imputado refirió que entre otros documentos remitidos a la por entonces Subdirectora de la Agencia, la Sra. Silvia Majdalani, se encontraban una serie de informes producidos por la Delegación Bahía Blanca en el marco de la investigación seguida contra Juan Ignacio Suris.

Al respecto, el imputado refirió haber entregado informes personalmente a Santiago Ulpiano Martinez, quien por entonces se encontraba a cargo del Juzgado Federal Nº 1 de Bahía Blanca, en carácter de “colaboración”.

Luego refirió que el compendio de informes elaborados en esa investigación que fuera remitido a Majdalani, se nutrió de información que le facilitaba el propio magistrado.

Podría interesarte:
Personas mencionadas en esta nota:

Las últimas noticias

Latest Posts

.links span { display:none }