15.5 C
Bahía Blanca
lunes, marzo 4, 2024

Mientras Larreta celebró los triunfos en San Luis y Corrientes, Bullrich obtuvo un premio consuelo en Mendoza

Las elecciones en Mendoza no tuvieron el resultado aplastante que Bullrich esperaba, debiéndose conformar con una victoria ajustada. Por su parte, Larreta celebró los holgados triunfos de sus aliados en Corrientes y San Luis. En tanto, el peronismo arrasó en Tucumán, dejando en ridículo a la Corte Suprema que intentó evitarlo y al proyecto "libertario" de Bussi.

Este superdomingo electoral del 11 de junio tuvo un gusto agridulce para Patricia Bullrich, quien esperaba que el radical más cercano a ella, el senador y ahora candidato a gobernador Alfredo Cornejo, ganara por amplio margen las elecciones PASO en Mendoza.

Si bien Cornejo se impuso como el candidato más votado en las PASO y, por ende, se convirtió en el favorito de cara a las generales de septiembre, el senador radical "halcón" esperaba un triunfo demoledor para llegar a la convención radical de este lunes con el pecho inflado y disputarle el liderazgo del partido centenario al jujeño Gerardo Morales.

Pero el senador ganó su interna contra Luis Petri pero por un margen mucho más acotado de lo que se esperaba, lo que le dejó una foto de ventaja reducida contra Omar de Marchi, que sacó 20 puntos y se convirtió en una amenaza seria de cara a las generales.

VOS PODÉS HACER TU APORTE
Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestro medio y porque buscás fuentes de información alternativas a los medios corporativos que expresen otras voces. Ayudanos a construir más y mejor periodismo.

Colaborar

El frente Cambia Mendoza duplicó los votos del segundo, pero a nivel individual Cornejo se llevó una sopresa desagradable por la gran elección de Petri, sacando personalmente 26% del total de votos, apenas 6 puntos más que su ex socio. 4 de cada 10 votantes de Cambia Mendoza optaron por Petri.

Individualmente, Cornejo apenas superó a De Marchi por 55.700 votos. No por nada, tras conocerse el resultado, el ahora candidato a gobernador hizo especial énfasis en tratar de seducir al votante de Petri, mencionándolo como parte del proyecto de Cambia Mendoza.

Resta saber si la totalidad de los votos de Petri se trasladan mecánicamente a Cornejo en las generales del 24 de septiembre. La actitud avasallante de caudillo feudal en la que Cornejo derrapó en los últimos años fue clave que Petri sume adhesiones. Tanto en la política como en el establishment empresarial se encendieron las alarmas por la concentración inédita de poder del senador, que avanzó sobre la Corte, el Procurador y todos los organismos de control.

Por ahora, Cambia Mendoza duplica los votos de Unión Mendocina (De Marchi). Pero de no poder seducir al votante desencantado, el ex armador federal del larretismo tiene todo dado para polarizar la elección con el radical en las generales.

Made with Flourish

Además de Bullrich, el llamado "Grupo Malbec" de radicales díscolos y reacios a la conducción de Morales, buscaban su victoria contundente, para así poder tener mayor poder de fuego y posicionar mejor a uno de ellos como posible compañero de fórmula de la ex ministra de Seguridad.

Los festejos de Larreta

Mientras Bullrich se conformaba con una victoria regular, su adversario interno, Horacio Rodríguez Larreta, capitalizó dos victorias contundentes: Corrientes y San Luis.

Rodríguez Larreta, Morales, Martín Lousteau, Emiliano Yacobitti, el liberal José Luis Espert, Margarita Stolbizer y el presidente de la Coalición Cívica Maximiliano Ferraro viajaron a territorio puntano para celebrar junto al gobernador electo de la provincia, Claudio Poggi, quien venció al oficialista Jorge "Gato" Fernández, en un hecho histórico porque significa el fin de la hegemonía de varios años de la familia Rodríguez Saá.

Poggi ganó por poco menos de diez puntos, convirtiéndose así en el nuevo gobernador de San Luis, un cargo que ocupó hace una década antes de distanciarse de los Rodríguez Saá.

El búnker del ganador se convirtió en un festejo propio de un contingente figuras nacionales de JxC, liderado por Rodríguez Larreta quien usó el caso puntano como ejemplo para pedir ampliar la alianza con figuras como el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti.

"Hay que sumar. En San Luis lo hicimos: sumamos y derrotamos a los Rodríguez Saa después de 40 años", celebró el jefe de Gobierno.

Justamente, para ganar Poggi armó el frente Cambia San Luis con 15 partidos, entre ellos el PRO, la UCR, el Partido Socialista, Libres del Sur y también "Unidos", el sello de Adolfo Rodríguez Saá, quien mantiene un fuerte enfrentamiento con su hermano el actual gobernador Alberto Rodríguez Saá.

Por primera vez en 40 años, ningún Rodríguez Saá gobernará ni incidirá en las decisiones que se tomen por la provincia, aunque para llegar a esta situación fue necesario que uno de ellos -Adolfo- se sumara al frente opositor del posmacrismo y el radicalismo.

Independientemente de la interna provincial -e intrafamiliar de los Rodríguez Saá-, el triunfo puntano se lo anotan Rodríguez Larreta y Gerardo Morales. El primero como ejemplo de apertura, el segundo como fortalecimiento de su sector interno de cara a la Convención Radical de este lunes.

Corrientes

Otra victoria de la estrategia "aperturista" larretista se anotó en la provincia de Corrientes. Allí, la amplia alianza ECO+Vamos Corrientes logró el 64,95% de los votos mientras el Frente de Todos (FdT) contó con el 29,53%.

El oficialismo correntino que gobierna desde 2009 es un frente armado por la inusual alianza de 32 partidos políticos, entre los que se cuentan los socios fundadores de Juntos por el Cambio (PRO, UCR, Coalición Cívica), el Partido Socialista y una amplia lista de partidos menores nacionales y provinciales.

"Corrientes es la muestra de la transformación que podemos hacer cuando trabajamos juntos", afirmó Larreta en su posteo de Twitter celebrando los resultados de la provincia litoraleña, haciendo nuevamente alusión a la necesidad de "sumar" y ampliar la alianza opositora.

"Agradezco a Horacio que siempre nos está acompañando. Tenemos que construir juntos porque la idea es no tanta confrontación y más propuestas e ideas", dijo el gobernador correntino Gustavo Valdés.

Fue tal la contundencia del resultado que el actual mandatario ni siquiera esperó y apenas cerraron los comicios ya celebró anticipadamente la victoria a las 18 horas. Lo llamativo es que lo hizo sin que se contara ni un sólo voto e infringiendo la ley: Está prohibido por ley anunciar resultados ates de las 21 horas.

El también radical Mario Negri salió a festejar la maniobra de Valdés, que fue acusado por el peronismo de antidemocrático por sus festejos antes de que se inicie el recuento.

Victoria peronista en Tucumán

En la provincia de Tucumán, el peronismo arrasó y consagró a Osvaldo Jaldo como el nuevo gobernador, quien cosechó el 56,31% de los votos.

La victoria dejó en ridículo el intento de la Corte Suprema de perjudicar al peronismo en la elección, luego de que proscribiera la candidatura de Juan Manzur a vicegobernador.

Una de las figuras más fuertes que se sumó a los festejos fue el ministro del Interior Eduardo "Wado" de Pedro.

Con los resultados en la mano, Manzur revalidó el liderazgo natural de Tucumán en el norte argentino -es el sexto distrito del país en población- y se mostró con los gobernadores de Santiago del Estero, Catamarca, Misiones y La Rioja.

Fue una calculada puesta en escena del ex jefe de Gabinete, para volver a meterse en la discusión de la fórmula presidencial, en sintonía con el reciente reclamo de los gobernadores que exigieron que el peronismo presente una fórmula "federal" en las elecciones de octubre.

El viaje de Wado confirmó además el fuerte viraje de Manzur que ahora con el respaldo de los votos, abandonó todo rastro de albertismo y se alineó con el kirchnerismo.

Manzur también invitó a Sergio Massa, aunque no asistió porque fue al sepelio del padre de un amigo que falleció este domingo y a la propia Cristina Kirchner. En tanto Daniel Scioli, el precandidato de Alberto Fernández, no fue invitado a los festejos.

El entierro libertario

El mayor derrotado de este domingo fue Javier Milei, quien nuevamente observó impotente como uno de sus candidatos más fuertes y mejor instalados sufrió una apabullante derrota electoral.

Ricardo Bussi, el candidato libertario en Tucumán e hijo del dictador Antonio Bussi, no llegó al 4% de los votos.

Bussi contó con el respaldo expreso de Milei. El candidato a la presidencia viajó incluso a Tucumán para apoyarlo. Sin embargo ese apoyo valió de poco y nada. En 2019, Bussi había alcanzado más de 13 puntos, hoy al cierre de esta edición no alcanzó los cuatro puntos.

El armado de Milei sólo acumula humillaciones electorales en lo que va del año:

En Córdoba el armado libertario explotó al inscribirse dos alianzas en la Justicia electoral provincial y eso inició una pelea por el sello.

En Santa Fe, Milei bajó al candidato a gobernador libertario, Hernán Kovacevich, y terminó favoreciendo a Carolina Losada.

Salta fue otra provincia en la que Milei mordió el polvo. Marcos Urtubey, el hijo libertario del ex gobernador de Salta, salió séptimo en las elecciones de la capital provincial a las que se presentó como candidato a intendente.

También tuvo magros resultados en La Rioja. Esa apuesta tenía un componente adicional: el apellido de su candidato era Menem. Se trata de Martín Menem, sobrino del ex presidente Carlos Menem

En Neuquén, Milei llevó como su candidato a gobernador a Carlos Eguía, que se presentó por el partido Cumplir. Apenas llegó al 8%.

En tanto, en Río Negro, impulsó a Ariel Rivero (Primero Río Negro), un ex dirigente de Juntos por el Cambio. Rivero obtuvo 9,17% de los votos, y quedó cuarto lugar.

Podría interesarte:

Las últimas noticias

Latest Posts

.links span { display:none }