Comuníquese con nosotros
clases presenciales provincia buenos aires

Buenos Aires

¿Cuándo y dónde vuelven las clases presenciales en la Provincia de Buenos Aires?

El Gobierno de la Provincia de Buenos Aires trabaja para la vuelta de los alumnos a clases presenciales en los niveles inicial, primario y secundario luego de las vacaciones de invierno que se desarrollan del 20 al 31 de julio.

Por la situación epidemiológica del coronavirus, por ahora sólo volverán la mayoría de los distritos del interior bonaerense, bajo un estricto protocolo consensuado a nivel nacional por los responsables de las carteras educativas provinciales de todo el país.

En el conurbano, donde actualmente se encuentra uno de los focos de la pandemia a nivel nacional, se postergará el inicio hasta que haya una situación epidemiológica favorable.

Actualmente hay 71 distritos del interior bonaerense que estarían en condiciones epidemiológicas para volver a clase desde Agosto, Bahía Blanca no sería uno de ellos.

La vuelta a clase se realiza luego de que el Consejo Educativo Federal, que reúne a todos los ministros de educación de la Nación, aprobara por unanimidad un protocolo para la vuelta a las clases presenciales que será de aplicación obligatoria en todos los establecimientos educativos del país.

Contiene medidas que se habían adelantado, como el distanciamiento mínimo de metro y medio entre los chicos y con los docentes en el aula (siempre que puedan ser ventiladas, si no será de dos metros), con clases de una duración máxima de una hora y media.

Entre las medidas habrá control de la ventilación (natural y artificial), separación por planos (maestro de pie, alumnos sentados) y puntos de cruce de personas (ingreso, egreso, baños, comedores, patios de juego). También se prevé la posibilidad de clases alternadas, en casos de que las aulas no se adapten a las necesidades el distanciamiento.

Se establece el uso obligatorio del tapabocas, indica que deberán evitarse las reuniones de docentes en espacios que no permitan cumplirla regla de distanciamiento, que se mantendrán además en los recreos, el lavado de manos con jabón o alcohol en gel –-que debe ser provisto por la escuela- cada 90 minutos, la prohibición de compartir vajillas, mates, útiles o cualquier otro utensilio y la atención de padres u otros familiares solo con turno previo, entre otras serie de disposición, que abarca  también la adaptación de los contenidos curriculares, con una serie de “contenidos mínimos 2020”, pues no todos se podrán dictar de forma presencial.

Teniendo esta base resuelta a nivel nacional, desde la provincia se avanza en la aplicación de un esquema propio. Todo está centrado en la cuestión epidemiológica, es por eso que sólo los distritos en Fase 5 del ASPO podrán volver a las clases presenciales. Actualmente hay 71 distritos en esta condición, pero como se sabe es algo dinámico, que puede variar rápidamente.

En estos distritos hay 4 mil unidades educativas, de las cuales 3.500 son públicas y 500 privadas, y concurre al ella el 13% de la matricula total, de 5,2 millones de alumnos.

Hay tres criterios que deben cumplirse para la vuelta a clases en el interior: que se logre consenso institucional, que se den las condiciones epidemiológicas (estar en fase 5) y que existan condiciones edilicias adecuadas. Respecto de este último punto, la provincia intenta finalizar unas 875 obras iniciadas antes de la cuarentena, que no se detuvieron pero se ralentizaron durante la pandemia.

El consenso institucional, que es central, se trata de una serie de 25 mesas regionales en las cuales docentes, alumnos, gremios y autoridades educativas debatirán medidas y modos de aplicación concretos adaptados a la realidad de cada zona, adicionales a los establecidos en el protocolo adicional, que deberán ser debatidos también en cada uno de los distritos. Los modelos básicos para que cada región defina esa modalidad ya están casi listos, pero falta oficializarlos.

Se tendrá muy en cuenta una realidad regional, y la situación de alumnos y docentes que viven en un distrito y van a la escuela en otro.

Otra de las cuestiones que se prevé es privilegiar la vuelta de los alumnos que no tuvieron posibilidad de acceder a las clases virtuales y siguieron los contenidos a partir de los 8 millones de cuadernillos físicos que es repartieron.

Un 25% de la matrícula de la provincia está en esa situación. También tendrán prioridad de retorno los alumnos que estén en años previos al salto de nivel: el último o el primero de cada ciclo, primario o secundario, ya que se considera que esa cambio siempre es más difícil de transitar.

Tampoco se descarta cambios en el calendario escolar, ya sea el alargamiento de las clases durante éste año o adelanto del comienzo de clases en el 2021, y también cambios en la fecha y modalidad de la toma de exámenes, previstas en principio para diciembre. Otra variante en estudio es que algunos grupos de alumnos tengan un calendario diferenciado.

Continuar leyendo
Publicidad
Quizá te interese...

Portal online de actualidad política, desde Bahía Blanca para toda la Provincia de Buenos Aires, la Nación Argentina y el mundo. Líder bahiense en periodismo ciudadano.

Comentarios
Arriba