Comuníquese con nosotros
convulsion chile reforma jubilaciones

Latinoamérica

Convulsión en Chile por reforma de los fondos de jubilación de las AFP

En el día de hoy, la Comisión de Constitución del Senado en Chile empezó a discutir el proyecto de ley que permite el retiro anticipado por parte de los afiliados del 10% del dinero ahorrado en sus cuentas individuales de las AFP (Administradoras de Fondos de Pensiones). El monto de retiro máximo sería de 4.3 millones de pesos chilenos (5.500 dólares) y el mínimo de 1 millón de pesos (1000 dólares). Todas las personas que tengan cuentas podrían acceder al retiro anticipado de sus ahorros jubilatorios.

Cacerolazos y saqueos por la reforma previsional

La falta de mecanismos de reparto solidarios y ausencia de respuestas por parte del gobierno durante la pandemia generó un clima de gran convulsión social. El día miércoles, en Santiago de Chile y otras ciudades del país, la población se manifestó en las calles con cacerolazos, incendios y saqueos para respaldar la votación del proyecto de ley que estaba siendo tratada en Diputados y que finalmente se aprobó durante esa jornada.

Las manifestaciones en contra del gobierno fueron reprimidas con gases lacrimógenos y provocaron la detención de más de sesenta personas, que se movilizaron bajo la consigna de “No+AFP”. Si bien la impopularidad del sistema de capitalización individual tiene más de una década, el clima social está exacerbado por el grave contexto de crisis económica y sanitaria que contabiliza más de 300 mil contagiados y 11 mil fallecidos.

El gobierno de Piñera cada vez más debilitado

Sebastián Piñera intenta por todos los medios desactivar –sin éxito- los reclamos sociales. Mientras la atención de la opinión pública gira en torno a la reforma de las AFP, el gobierno dio a conocer medidas dirigidas a la clase media. El plan consiste en préstamos estatales y un bono por 500 mil pesos chilenos (630 dólares) para trabajadores, desocupados o cesanteados que tuvieron caídas en sus ingresos formales por la pandemia.

La votación en la Cámara Baja evidenció fisuras dentro del propio gobierno. A pesar de los intentos por bloquear la reforma, trece diputados del propio partido de Piñera Chile Vamos votaron a favor del proyecto.

El futuro de la ley no está asegurada

La votación en el Senado se tratará a mediados de la semana próxima. La promulgación de lay es incierta, ya que la oposición de centroizquierda cuenta con 24 votos y necesita dos más del partido gobernante “Chile Vamos” para lograr aprobar el proyecto. Son cinco los senadores del bloque oficialista que todavía no anticiparon cuál será su decisión.

De aprobarse, se habilitaría el retiro de un total de aproximadamente 20 mil millones de dólares desde la AFP. Sin embargo, no hay definiciones sobre los mecanismos de restitución del dinero de las cuentas de los afiliados. Por otro lado, desde el debilitado Poder Ejecutivo no descartaron un posible veto presidencial o enviar al Poder Judicial un pedido de inconstitucionalidad de la ley.

Las AFP como panacea del modelo neoliberal

Las AFP conforman el sistema privado de capitalización individual de pensiones, aprobado en Chile en 1981 durante la dictadura de Pinochet. Constituye una de las principales bases del modelo económico neoliberal, el que se utilizara como ejemplo para la privatización de los sistemas de pensión en el resto de Latinoamérica, incluida la lamentable experiencia de las AFJP en Argentina. Tal como sucedió en nuestro país, las graves consecuencias sociales de este modelo también se evidencian en Chile.

Tres empresas transnacionales controlan el 80% de los regímenes de aportes privados de los trabajadores chilenos. Además de su carácter oligopólico, las ganancias son parasitarias y hay escasa regulación del Estado sobre el manejo de los fondos.

Crecimiento sin distribución ni reparto

Los años de gran crecimiento económico de Chile no generaron ningún incremento en los bajísimos montos de las pensiones, ya que la rentabilidad que reciben las AFP son invertidas discrecionalmente, por decisión empresarial, en entidades financieras.

En la actualidad, alrededor del 50% de los aportantes reciben jubilaciones por debajo del salario mínimo. El sistema vigente favorece la concentración de riqueza y el crecimiento de la desigualdad en la sociedad chilena, mientras que las empresas que lo administran muestran su poder político real cuando se intenta alterar los beneficios percibidos. Sebastián Piñera defiende férreamente los intereses económicos de las empresas, a pesar de que la imagen de su gobierno está cada vez más deteriorada. Sin embargo, hasta el momento, ningún gobierno desde el retorno de la democracia en Chile, pudo avanzar en una reforma estructural del sistema previsional.

Lic. en Ciencia Política (UBA). Maestrando en Políticas Públicas (Universidad Torcuato Di Tella)

Comentarios
Arriba