10.9 C
Bahía Blanca
viernes, abril 12, 2024

Causa Cuadernos: Un empresario arrepentido admitió delitos inexistentes para no ir preso

Un documento comprobó que el empresario Mario Rovella confesó coimas inexistentes en la Causa Cuadernos para evitar ser privado ilegítimamente de su libertad. Sus abogados denuncian que sus declaraciones fueron obtenidas bajo coerción.

En el marco de la "Causa Cuadernos", el Tribunal Oral Federal 7 hizo público un escrito presentado ante la Justicia en el que Mario Ludovico Rovella revela que su confesión como "arrepentido" fue obtenida bajo coerción.

La declaración, en la que se pide la nulidad de su declaración indagatoria, había sido consignada ante un escribano público y llevaba un año en manos del Tribunal, pero no se hizo pública hasta ahora.

El acta había sido presentada en marzo de 2023, antes de su declaración en el expediente instruido por el fiscal Carlos Stornelli y el fallecido juez Claudio Bonadio. En ella el empresario asentó que admitiría coimas inexistentes vinculadas a obras públicas adjudicadas a su empresa a cambio de no ser privado de su libertad.

La Causa Cuadernos ya había recibido un duro golpe cuando una pericia determinó la existencia de irregularidades, enmiendas y tachaduras en los supuestos "cuadernos" del exchofer del Ministerio de Planificación Federal, Oscar Centeno.

VOS PODÉS HACER TU APORTE
Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestro medio y porque buscás fuentes de información alternativas a los medios corporativos que expresen otras voces. Ayudanos a construir más y mejor periodismo.

Colaborar

¿Qué dice el acta?

Según explica en el documento, el juez "en franca violación a elementales derechos constitucionales", entre ellos, "el de no ser compelido a declarar contra uno mismo", decidió "privar ilegalmente de la libertad a distintas personas por el sólo hecho de que no reconocieron y confesaron los presuntos delitos que se les atribuye, remitiéndolos detenidos a distintas unidades penitenciarias".

En cambio, "quienes sí reconocen los delitos y validan los dichos de una persona que se adhirió al régimen de la delación premiada, me refiero al Sr. Ernesto Clarens, mantienen su libertad ambulatoria", agrega.

"Ante esa situación, que estimo abiertamente ilegal, y dado que no admito ser privado ilegalmente de mi libertad", continúa, "me encuentro en el estado de necesidad de tener que reconocer, sin que sean verdad, ciertos hechos al sólo efecto de evitar ir a prisión injustamente". "Esos hechos que me veo obligado a admitir no resultan ser verdaderos", completa.

El documento lleva la firma del escribano Diego Ignacio de Achaval y está fechado el 28 de febrero de 2019, dos días antes de la indagatoria.

Mientras que fue presentada el 3 de marzo de 2023 por sus abogados Pablo Medrano y Enrique Arce, exigiendo la nulidad de su declaración y remarcando que se mandó a su cliente a juicio por hechos sobre los que no había sido informado ni indagado.

Cabe recordar que en la elevación a juicio de la causa, la fiscalía había considerado que estaba demostrado que Rovella había participado de "la entrega de una suma de dinero a Cristina Elizabeth Fernández de Kirchner, Julio Miguel De Vido y José Francisco López", a través de Ernesto Clarens el 17 de marzo de 2011, para obtener algo "en beneficio de la empresa".

Los argumentos de los abogados de Rovella

Los representantes de Rovella subrayaron que "nuestro representado se vio forzado a reconocer haber efectuado las entregas de dinero que figuraban en un listado confeccionado ad hoc por el co-imputado Ernesto Clarens".

"Tal ‘confesión’ fue obtenida bajo la intimidación -expresada en concretos actos procesales irregulares (arbitrarios) previos llevados a cabo por el juez instructor (inquisidor)-", continúan, "que consistía en que los imputados que no admitían y validaban las anotaciones perdían su libertad ambulatoria”.

Rovella concurrió ante el escribano Diego Ignacio de Achával, a quien le requirió que conservara en su poder un documento que daba cuenta de cuál era su verdadera voluntad y el motivo –el temor cierto de que iría preso- por el que se veía compelido a ‘confesar’ hechos que lo incriminaban (y que no eran ciertos)”, agregó la defensa.

Más adelante, insistieron en que la confesión "carece de validez en razón de que tal reconocimiento no emanó de la libre voluntad del Sr. Rovella", sino que "fue producto de la coacción psíquica de ser ilegítimamente privado de su libertad ambulatoria" para "el supuesto de que guardase silencio, si se negaba a declarar, o negara los cargos, en el caso de hacerlo".

Además, apuntaron a varios ejemplos de empresarios que fueron presos bajo esta mecánica. Entre ellos, Rodolfo Poblete (apresado tras negarse a declarar y luego liberado cuando su jefe, Gabriel Romero, reconoció que ordenó hacer dos pagos).

A él se suman los casos de Héctor Zabaleta, quien quedó en libertad al "arrepentirse" y apuntar a otros empresarios, y Aldo Roggio.

Por otro lado, invocaron a la Convención Americana de Derechos Humanos y la Convención contra la Tortura y otros Tratos Crueles, Inhumanos o Degradantes, recordando que los actos dedicados a infringir dolor o sufrimiento a una persona para obtener una confeción constituyen torturas.

El abogado José Manuel Ubeira (representante del acusado Oscar Thomas) confirmó la información y anticipó que "habrá muchas declaraciones" de este tipo que revelarán "cómo se utilizó a la justicia como elemento extorsivo". "Sucedió de todo, aprietes, privaciones ilegítimas de la libertad calificadas", agregó.

Uso de la justicia para la persecución política

Así, el relato de Rovella ratifica la utilización del expediente de los cuadernos por parte de Bonadio y Stornelli para la persecución política contra Cristina Fernández de Kirchner, a quien pretendían involucrar a pesar de no haber pruebas en su contra.

La causa, con sus 159 imputados, podría haber revelado hechos reales de corrupción relacionadas con la obra pública. Sin embargo, se distorsionó la investigación a través de adulteraciones en los cuadernos y coerción en las declaraciones.

"Me preocupa que esto tenga que ser así: tenés que arrepentirte, confesar algo e involucrar gente", había expresado en su momento Mariano Cúneo Libarona (defensor de Sergio Taselli y Ministro de Justicia).

"Si decís que sos inocente, vas preso. Me dio esa sensación y me alarmó cuando me fui. Hay que ir y confesar, si no, quedás preso y no me gusta", manifestaba, al tiempo que remarcaba que, si su cliente "no sale en libertad en breve lapso, va a mentir y va a involucrar a alguno".

Podría interesarte:

Las últimas noticias

Latest Posts

.links span { display:none }