Los motivos por los que Píparo podría quedar imputada por entorpecimiento de la investigación

carolina piparo

A pesar de que Carolina Píparo no está involucrada judicialmente en los hechos por los que se investiga a su esposo, Juan Ignacio Buzali, bajo la carátula de homicidio en grado de tentativa, la situación podría cambiar rápidamente y quedar imputada por “entorpecimiento de la investigación”.

Si bien la diputada de Juntos por el Cambio está eximida de inculpar a Buzali por su relación filial, las pruebas testimoniales, audiovisuales y técnicas contradicen la versión de la legisladora macrista.

A esto se le suma como agravante el soberbio comunicado difundido por la gestión de Julio Garro, que lleva como título “La Verdad” e intenta exculpar a Píparo, dando cuenta de la posibilidad y concretitud de que Píparo entorpezca la investigación judicial.

La Verdad según Garro

El documento del Municipio que gobierna Julio Garro puso el eje en la promocion del sistema de vigilancia local, criticando a la gestión anterior y comparando el intento de doble homicidio con la trágica inundación de 2013.

En el escrito que lleva como título “La verdad” no se lee una línea sobre por qué el Secretario de Seguridad platense, Darío Ganduglia, se apersonó con celeridad para ayudar a Piparo y Buzzali.

Además, ni Píparo ni el intendente de La Plata expresaron en ningún momento algún tipo de solidaridad con los jóvenes que Buzali atropelló.

Se trata de un gesto mínimo y esperable de quien oficia como Secretaria de Asistencia a la Víctima, máxime si efectivamente se trató de un accidente.

El relato de Píparo

En el comunicado que difundió en redes sociales, la legisladora macrista presentó su versión de lo sucedido, describiendo como un accidente el hecho de que el automóvil en el que transitaba junto a su marido impactara a dos motociclistas.

“Como ya conté, después del robo, cuando nos dirigíamos a hacer la denuncia, vimos a las personas que para nosotros nos habían asaltado, pretendimos ayudar a que la policía los encuentre y que no le pase a otra persona lo que me había ocurrido a mí. Es ahí cuando tuvimos un accidente en el que dos personas resultaron heridas y una tuvo que recibir lamentablemente cuatro puntos de sutura” escribió Píparo.

El poder judicial contradice a Píparo

No obstante, tanto la jueza como la fiscal concluyeron que la versión de la legisladora es errónea cuando no falaz. Así lo dejaron de manifiesto en el auto de procesamiento de Buzali.

“Existen en autos indicios vehementes y semiplena prueba para sostener que, aproximadamente a las 03:00 horas del día 01 del mes de enero del año 2021, un sujeto de sexo masculino -Juan Ignacio Buzzali-, en momentos que se encontraba circulando por calle 21 entre 39 y 40, a bordo de su automóvil marca Fiat, Modelo 500L de color negro con techo blanco, en compañía de su esposa, y en ocasión de encontrarse en una persecución que había emprendido con la finalidad de detener a los posibles autores de un delito de robo del que previamente habían resultado víctimas -el conductor y su esposa-, sin importar las consecuencias de su accionar y con claro desprecio por la vida ajena y debiendo representarse el Imputado resultado muerte, embistió con el frente de su vehículo -zona media- el sector trasero del motovehículo marca Honda”

“Que el motovehículo con el que transitaban ambas víctimas, quedó enganchado debajo del sector delantero del automóvil embistente y, sin importar dicha circunstancia, su conductor emprendió la fuga del lugar arrastrando el rodado menor mientas éste desprendía chispas por el roce con el asfalto -particularidad que no podía pasar inadvertida por los ocupantes del automóvil- por una distancia aproximada de trescientos metros”.

Por otra parte, la fiscal Garmendia plantea además la existencia de abandono de persona por parte de Buzali:

“La conducta posterior asumida por el imputado, ya que lejos de detenerse, llamar a la policía y preocuparse por los jóvenes a los que atropelló, huyó del lugar a gran velocidad, arrastrando consigo la moto antes embestida, no mostrando interés respecto a si alguno de los sujetos pudiera haber quedado atrapado debajo del vehículo, demostrando con ello un total desprecio por el resultado de su accionar, quedando ello de manifiesto, no solo con la falta de asistencia a los sujetos que arrollara, sino también por haberse dado a la fuga del lugar, todo ello con la intención de ocultar su participación en el suceso”.

Si bien allí no se menciona a Píparo, cabe recordar que ella circulaba junto a Buzzali. Por otra parte, el poder judicial tambien rechazó la hipótesis acerca de que impactaron la moto porque se asustaron o fueron emboscados.

“Valoro especialmente que, el conductor del vehículo perseguía a alta velocidad a un grupo de motocicletas -para finalmente impactar de lleno a una de ellas- las que venían por delante del vehículo, pudiendo el conductor del Fiat 500L haber optado por dejar ir a los motociclistas que estaban en movimiento que siguieran su camino o en su defecto girar en alguna intersección, pero lejos de ello decidió seguirlas y sin importar las consecuencias, embestir a una de ellas”.

“Así, el conductor no puede basar su accionar en un supuesto riesgo de vida, toda vez que en ningún momento las motos rodearon al vehículo, sino que, de acuerdo al cúmulo de pruebas reunidas, éstos siempre estuvieron delante del mismo, con posibilidad, reitero de realizar otra maniobra como ser pasar entre las motos o en su caso retroceder” detalla el auto de procesamiento.

Principio de inocencia, mano dura y la doble vara

Así, mientras que Píparo eligió posicionarse meramente como víctima del robo, negándole ese mismo carácter de víctima de los jóvenes motociclistas que sin comerla ni beberla fueron impactados por el automóvil que conducía su marido, de igual modo se maneja en relación a la situación del joven detenido como sospechoso del robo.

Efectivamente, este viernes, trascendió la detención de un joven de 14 años, sospechoso por el robo denunciado por Píparo y Buzali.

La legisladora y funcionaria municipal se refirió a él categóricamente como “delincuente” que “estaría implicado en el asalto a mano armada”, hecho delicitivo que le enrostra al Ministro de Seguridad, Sergio Berni, por -supuestamente- omitirlo.

Al hacerlo le negó el principio de inocencia al joven detenido, del mismo modo que omitió el carácter de víctimas de los motociclistas contra los que su esposo embistió.

Además del notorio entorpecimiento de la investigación realizado por la diputada provincial, otro punto a remarcar es como Píparo quedó en una situación más que incomoda, a todas luces contradictoria con su habitual discurso manodurista.

Cuando en 2017 fue candidata a legisladora por Cambiemos, la hoy diputada escribía en redes sociales que “intentar matar y matar es igual”, argumentando que el “intento de homicidio es un premio al asesino sin éxito y una burla a la víctima sobreviviente”.

De más está decir que en dicha situación encuadra la carátula por la que está imputado su marido, Juan Ignacio Buzali, por hechos que ella misma avaló con su presencia en el automóvil que impactó contra los dos motociclistas.

Quizá Carolina Píparo se haya dejado sus convicciones en la puerta de la Comisaría, o quizá sea que más que convicciones, su discurso manodurista haya sido poco más que un trampolín hacia una banca en la Legislatura Bonaerense.

Esto podría interesarte:

Noticias virales:

Redacción

Portal online de actualidad política, desde Bahía Blanca para toda la Provincia de Buenos Aires, la Nación Argentina y el mundo. Líder bahiense en periodismo ciudadano.

Read Previous

La Provincia de Buenos Aires anunció las nuevas medidas sanitarias

Read Next

Piden la imputación de Carolina Píparo por “coautora” y “falso testimonio” en la causa de los motociclistas