Conte Grand declaró ante la Bicameral de Inteligencia

El procurador bonaerense Julio Conte Grand declaró ante la Comisión Bicameral de control de los organismos de Inteligencia por sus menciones como un eslabón esencial de la Gestapo antisindical en la provincia de Buenos Aires. Negó cualquier participación en el armado de causas, dijo desconocer las relaciones de los funcionarios y fiscales a su cargo con los espías de la AFI macrista y apuntó contra el exministro de Trabajo bonaerense, Marcelo Villegas.

Conte Grand sí reconoció sus visitas a la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) pero las justificó como parte de la organización del G20, evento que el gobierno de Mauricio Macri utilizó como excusa para montar un mega operativo de espionaje ilegal.

Cuando le preguntaron por qué tenía un teléfono celular encriptado otorgado por la Agencia no pudo dar una respuesta que tuviera sentido.

En la reunión, que se realizó este jueves y duró cerca de 2 horas, estuvieron los integrantes de la subcomisión creada para el seguimiento del caso de la Gestapo antisindical y algunos integrantes de la comisión. Fueron parte del encuentro: el presidente de la Bicameral Leopoldo Moreau (FdT), los diputados Rodolfo Tailhade (FdT), Miguel Bazze (UCR) y Cristian Ritondo (PRO) y el senador Mariano Recalde (FdT). La mayoría coincidió en que las explicaciones de Conte Grand fueron muy poco convincentes.

Conte Grand intentó despegarse de la operación y dijo varias veces que el que tiene que dar cuenta de lo que hizo es el ex ministro de Trabajo Villegas.

En la reunión en el Bapro se lo escucha a Villegas decir frases como “Hemos chequeado con la Procuración, Fiscalía, con el juez que eso va a funcionar”, “No estaríamos a este nivel hablando con ustedes (…) si no tuviésemos asegurado la cuestión judicial” y que trabajaban “con todo soporte de la Procuración General”, es decir, Conte Grand.

El procurador bonaerense primero les dijo a los integrantes de la Bicameral que a lo que Villegas se podía estar refiriendo era a que la Procuración acompañaba siempre cualquier tipo de denuncia desde sus distintas áreas. Pero ante la insistencia de las preguntas cambió de estrategia y optó por cargar todo sobre Villegas.

No me voy a hacer cargo de lo que dijo Marcelo Villegas“, dijo Conte Grand al cargar contra el exfuncionario bonaerense. A pesar que dijo no saber “nada de la reunión en el Banco Provincia”, luego intentó justificar el cónclave: “Igual, son normales las reuniones con empresarios“. Aunque no pudo justificar la presencia de tres exagentes de inteligencia.

La Bicameral citará a Villegas para el miércoles de la semana que viene para confrontar su versión con la de Conte Grand. O Villegas mentía en la reunión o Conte Grand miente ahora.

Conte Grand sí reconoció sus visitas a la AFI, donde dijo que se reunió con Gustavo Arribas y Silvia Majdalani, los ex titulares de la Agencia en tiempos de Macri, pero alegó que fue como parte de la organización del G20.

Además, afirmó que el celular encriptado de la AFI le dio fue para estar en contacto por esa situación pero que nunca lo usó. En la Comisión Bicameral le preguntaron por qué él tenía ese celular y el resto de los procuradores del país no. La respuesta fue: “Sí, me lo dieron en una reunión en la AFI, me dijeron que era por si había una emergencia con causas federales“.

Pero usted no tiene a cargo casos federales“, le retrucó uno de los diputados de la Bicameral, que le hizo notar que el procurador interino, Eduardo Casal, que tiene competencia federal, no tenía un celular encriptado, ni ninguno de los procuradores fiscales de las provincias.

Conte Grand agregó un dato sorprendente: contó que le habían dicho que el teléfono en cuestión también era para comunicarse con la Dirección de Asistencia Judicial en Delitos Complejos y Crimen Organizado (Dajudeco), que es la oficina de escuchas de la Corte Suprema con facultades ampliadas (que Macri le entregó al alto tribunal para sacárselas a la Procuración en tiempo de Alejandra Gils Carbó).

Se supone que entre la AFI y la Dajudeco no debía haber relación salvo ante pedidos judiciales específicos de asistencia, algo que incluso la propia Corte indicó limitar ante las filtraciones célebres de escuchas, empezando por las de Cristina Fernández de Kirchner y Oscar Parrilli.

Conte Grand aclaró que devolvió el teléfono encriptado de la exSIDE. Por cierto, ese tipo de aparatos también lo tenía la entonces gobernadora María Eugenia Vidal y parte de su círculo de funcionarios más estrechos.

Los miembros de la subcomisión investigadora también le preguntaron sobre las actividades de varios fiscales sobre los que pesan denuncias y, en algunos casos, procesamientos por sus vínculos con los servicios de inteligencia.

Conte Grand negó toda vinculación con las acciones de sus subalternos y dijo que iniciará una investigación interna, algo que podría haber hecho hace tiempo. “No sé de la relación de fiscales de la provincia con los servicios“, fueron las palabras del Procurador.

También le preguntaron por el Proyecto AMBA, el armado de bases de inteligencia en territorio bonaerense orquestado entre la AFI y Maria Eugenia Vidal, según reconocieron tiempo atrás en esta misma comisión Arribas y Majdalani.

Pero Conte Grand dijo desconocer ese proyecto desde el que se practicó un espionaje ilegal masivo en la provincia de Buenos Aires. Tampoco sonó verosímil su desconocimiento. No sólo Conte Grand era el procurador bonaerense; había sido el secretario Legal y Ténica de Vidal en tiempos en que esas bases comenzaron a levantarse.

Algunas de las pocas cosas que sí reconoció Conte Grand fue la inconveniencia de haber almorzado públicamente junto a Mauricio Macri en diciembre del año pasado. “Lo que sí admitió es que fue imprudente almorzar con Macri días antes de venir a declarar“, dijo Moreau.

Mencionadas en esta nota:

Las últimas noticias

Seguinos en redes

Offtopic: