Se cumplen 8 años de la señalización del mayor Centro Clandestino de Bahía Blanca y la Región: "La Escuelita"

aniversario señalizacion escuelita hugo cañon

El 10 de Agosto del 2012 se realizó en Bahía Blanca la primera señalización a un ex Centro Clandestino, el cual se encuentra dentro del predio del V Cuerpo de Ejército. Allí funcionó el mayor Centro Clandestino de Detención Tortura y Exterminio (CCDT y E) de la ciudad conocido como “La Escuelita”, por donde pasaron cientos de secuestrades de Bahía Blanca y la zona

Faltaba apenas un mes para que se dictara la histórica primer sentencia a 17 genocidas responsables de la actuación criminal en el ámbito del V Cuerpo de Ejército. La mayoría de las víctimas y sobrevivientes, dieron cuenta a lo largo del juicio de haber pasado por este centro del horror, el más importante junto a otros Centros de Detención de Bahía Blanca y la zona.

Escuelita donde se copiaban los horrores

La autoría del nombre “La Escuelita” se le adjudica al genocida Adel Vilas, quien llego desde la provincia de Tucumán, luego de ser el principal responsable del Operativo Independencia, donde estaba al mando del centro Clandestino “La escuelita de Faimalla” en esa provincia.

Ante la inminente llegada, en 1979, de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para investigar las violaciones a los DDHH en Argentina, la casona que oficiaba de Centro Clandestino, fue demolida con topadoras, antes de su arribo.

En 1984 sus ruinas fueron inspeccionadas por la CONADEP, junto a sobrevivientes y victimas que reconocieron el lugar. Recién en 2011, por orden judicial, mediante las excavaciones del equipo de arqueología de la Universidad Nacional del Sur junto a Memoria Abierta, se pudo ubicar el lugar exacto, dejando al descubierto los cimientos del centro de tortura. Estos cimientos coincidieron con exactitud, con los croquis realizados por dos sobrevivientes, Alicia Partnoy y Gustavo López, los cuales constituyeron prueba en los juicios en curso. 

Croquis del Centro de Detención y Tortura "La Escuelita" realizado por Alicia Partnoy
Croquis del Centro de Detención y Tortura “La Escuelita” realizado por Alicia Partnoy

Entre Todxs los Seguimos Buscando

Además de las cientos de personas que por allí pasaron, en el transcurso de los juicios pudo comprobarse judicialmente, lo que desde siempre habían indicado sobrevivientes y testigos: el nacimiento en ese lugar de dos niños que fueron apropiados. Allí nacieron los Hijos de la pareja compuesta por María Graciela Izurieta y Ricardo Garralda, y el de Graciela Alicia Romero y Raúl Metz, quienes aún permanecen desaparecides. 

María Graciela Izurieta y Ricardo Garralda, y el de Graciela Alicia Romero y Raúl Metz


El día de la señalización, además de autoridades Nacionales, Provinciales, municipales y Organismos de Derechos Humanos, se encontraba presente una figura clave y fundamental para el avance contra la Impunidad en Bahía Blanca: el ex Fiscal Hugo Omar Cañón, quien expresó:

“… del lastre del Terror, es del que nos estamos deshaciendo, y hoy volvemos a hacer de la participación política, una herramienta de transformación social.”

Este lugar, ya señalizado como Sitio de Memoria, desde el 10 de Agosto del 2012, aún se encuentra bajo caución judicial, ya que las investigaciones en el predio no han concluido. Su preservación y difusión es de vital importancia para avanzar judicialmente y también para poder como sociedad, conocer y reconstruir nuestra historia reciente.

Es deseable que un futuro pueda convertirse en un centro donde se promuevan actividades educativas, de capacitación, investigación, y difusión de los hechos sucedidos allí y en toda nuestra ciudad y región, siendo un espacio que bregue por la irrestricta defensa de los Derechos Humanos.

Centro de Detención La Escuelita en Bahía Blanca
Homenaje a lxs Compañeras y Compañeros

Alicia Partnoy, sobreviviente de La Escuelita y autora del libro del mismo nombre, escribió entre muchos otros, este poema, ante el advenimiento de los juicios en los años 80, juicios que dejarían impunes a todos los responsables hasta el año 2004, momento en que se anularan las leyes de Punto Final y Obediencia debida y entonces sí, se juzgaría a muchos de los autores del genocidio.

Juicio

Aquí mis muertos tienen
que probar que sus muertes se debieron
A “circunstancias extremas y aberrantes”.

A mí se me ha exigido una evidencia
de que no fue mi voluntad la de esfumarme
entre enero y abril, hace 10 años.

¿Cómo consigo pruebas convincentes
de aquel que se tragó el miedo caliente
y le arden la laringe y el esófago
la punta de la lengua y las verdades?

(Alicia Partnoy. Bahía Blanca, Semana Santa 1987)





Mencionadas en esta nota:

Las últimas noticias

Seguinos en redes

Offtopic: