Rosana Vecchi de Bahía Bicentenario explica por qué las sociedades con menores desigualdades sociales y urbanas tienen mayor calidad de vida

El Ágora Digital
El Ágora Digital
Rosana Vecchi de Bahía Bicentenario explica por qué las sociedades con menores desigualdades sociales y urbanas tienen mayor calidad de vida
Loading
/

El centro de estudios Bahía Bicentenario, impulsado por el senador provincial Federico Susbielles, busca generar consensos que transciendan a la coyuntura electoral, permitiendo proyectar políticas públicas para la planificación estratégica de nuestra ciudad. El viernes pasado tuvo su debut con el primer panel de Habitat, Territorio y Desarrollo, que fuera organizado con la docente y arquitecta Rosana Vecchi.

En entrevista con Juan Ignacio Guarino, la arquitecta especialista en planificación urbana repasó algunos de los puntos centrales del lanzamiento de Bahía Bicentenario y explicó por qué es necesaria, justamente, la planificación estratégica de la ciudad del tercer milenio.

El primer panel estuvo organizado por Rosana Vecchi y tuvo como pregunta rectora qué necesitamos debatir los bahienses para rediseñar nuestro hábitat. La pregunta se abordó por referentes políticos de diversas extracciones partidarias, también profesionales del mundo civil y de la gestión pública, e incluso referentes de sociales

Algunos de los puntos que se trabajaron en este primer encuentro tuvo que ver con la diferencia entre los “ciudadanos de primera” y los “ciudadanos de segunda”, lo cual puede verse en el territorio con mucha claridad ya que las clases medias y altas crecen hacia el norte, mientras que los sectores más vulnerables lo hacen hacia el sur.

En ese sentido, la organizadora del panel explico que:

El objetivo del instituto es empezar a debatir estas cuestiones para poner en agenda estos temas en toda la ciudadanía, no solamente que sea cuestión de los técnicos, sino que en realidad toda la ciudadanía empiece a comprender qué nos pasa, y en función de entender qué nos pasa podamos cooperar sobre los proyectos para vivir mejor todos.

Sobre la fragmentación social y territorial que se vive en Bahía Blanca explicó que se da en el márco del “continente más desigual del mundo, latinoamérica” y que es un fénomeno que se repite en otras ciudades del subcontinente.

Además explicó que este fenómeno de fragmentación social impacta negativamente en la calidad de vida de todos los ciudadanos. “El hecho de que haya ciudadanos de primera y de segunda, en realidad nos hace a todos ciudadanos de cuarta” disparó y explicó que sociedades con menores desigualdades sociales y urbanas tienen mayor calidad de vida.

En ese sentido remarcó el índice de GINI como indicador, en tanto que justamente mide las brechas sociales y puso como ejemplo los países nórdicos europeos que son los que tienen menor índice.

Otra cuestión que abordó Rosana Vecchi en la entrevista es la pregunta por la planificación de la ciudad del tercer milenio, que tiene en cuenta los cambios tecnológicos de las últimas décadas y su impacto en la gobernanza local, en una ciudad que tiene una extensión comparable a la de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires pero sólo un 10% de la población y con un proceso de fragmentación social y territorial.

Para responder a esa pregunta, la docente retoma como pistas las referencias de la última Conferencia Mundial del Hábitat, realizada en Quito 2016, en la que tomó como objetivo proyectar la ciudad del tercer milenio y garantizar el acceso a la ciudad.

Lo primero que remarca es la necesidad de una ciudad compacta, ya que la compacidad de la ciudad es la que garantiza la posibilidad de encuentro y para garantizar la inclusividad propone “generar polos de desarrollo” que “generen nuevas centralidades en lugares barriales de Bahía Blanca donde” no esté garantizado el acceso a la ciudad. Y en concreto define generar desarrollo “en los sectores sur de la ciudad” donde no opera el mercado.

La planificación construye ciudad” sintetiza, pero aclara que ” debe tener los consensos necesarios” y ahí viene una tercera clave: la ciudad debe ser participativa.

Bahía Bicentenario pretende ser eso, un lugar de encuentro para participar” explica aclarando que tampoco tiene que ver con “un color político”, sino para que todos los sectores puedan participar del entramado que genera las políticas públicas.

Otra característica sobre la que llamó la atención fue el proceso de cambio climático, los riesgos de la zona y la falta de previsión ante una posible inundación. Planteo como otra clave la resiliencia, que es la capacidad de una sociedad “o ciudad en este caso, de volver al estado inicial cuando lo atraviesa una problemática de riesgo”.

Sobre el tema de la seguridad se pronunció en contra de la eficiencia del uso de cámaras ya que “en distintas ciudades del mundo ya se ha verificado que la cuestión de la seguridad pasa por otro lado“, haciendo hincapié en una ciudad “integrada socialmente” y que “haga del espacio público la insignia de la identidad de cada ciudad, de pertenecer y ser ciudadano”.

Ser ciudadano es sentirse parte de la ciudad. ¿Cuántos de Bahía Blanca realmente nos sentimos parte? ¿Cuántos tienen acceso al derecho la ciudad?

También adelantó algunas de las actividades que continuará el centro de estudios.

Mencionadas en esta nota:

Las últimas noticias

Seguinos en redes

Offtopic: