Causa Triple A Bahía Blanca: la Fiscalía dio inicio a la etapa de alegatos

El Ministerio Público Fiscal inauguró esta mañana la etapa de alegatos en el juicio por los crímenes que la patota de la Triple A perpetró en Bahía Blanca en la antesala de la última dictadura cívico-militar-eclesiástica.

Antes de comenzar a desarrollar la conclusión del Estado, que se prevé se extienda durante tres jornadas y culmine con pedidos de condenas para los cuatro acusados, el fiscal Pablo Fermento pidió disculpas a sobrevivientes y familiares de víctimas de los secuestros y asesinatos del grupo de choque bajo juicio por la demora del proceso.

Se perdió mucha prueba en el camino, pero sobre todo muchas víctimas quedaron sin Justicia”, sostuvo. En el transcurso del debate fallecieron cinco testigos.

El debate comenzó en marzo de 2020 y sentó en el banquillo de los acusados a Roberto Aceituno, Juan Carlos Curzio, Héctor Angel Forcelli y Osvaldo Pallero, cuatro integrantes de la organización criminal que, en Bahía Blanca, respondió al entonces diputado nacional y dirigente de la CGT Rodolfo Ponce y al ex rector interventor de la Universidad Nacional del Sur, Remus Tetu, un rumano colaborador de los nazis, escapado de Rumania.

Los cuatro están acusados de violar los derechos humanos de 24 personas, en su mayoría referentes gremiales, políticos y estudiantiles de la ciudad. Aceituno, además, debe responder por el asesinato del estudiante y militante comunista David Hover “Watu” Cilleruelo.

Los testimonios permitieron escenificar a aquella organización criminal que los acusados integraban, “a la que aludieron como la Triple A o la patota del diputado nacional Rodolfo Ponce y, en el ámbito universitario, del rector interventor Remus Tetus”, según desplegó el Ministerio Público Fiscal, patrullando “las calles de la ciudad en la fiambrera -un Fiat 125 azul-” y los edificios universitarios, intimidando, agrediendo, asesinando.

Una de sus tantas muertes llegó a juicio: El 3 de abril de 1975, “Watu” fue asesinado de un disparo en la cabeza en un pasillo del ala de Ingeniería de la Universidad Nacional de Sur, mientras se encontraba junto a otros compañeros convocando a alumnos para la asamblea de delegados de Centros de Estudiantes, con el fin de revalidar las autoridades de la Federación Universitaria del Sur que él mismo presidía.

Según apuntó el Ministerio Público Fiscal, varios testimonios “refirieron que los responsables del homicidio se dirigieron en el vehículo del Rectorado hasta el lugar donde se encontraba Cilleruelo, lo ultimaron y se retiraron inmediatamente en el mismo automóvil”. Diversos testigos señalaron que Jorge “Moncho” Argibay fue quien le disparó a la víctima, y que junto a él estaban su hijo Pablo -ambos fallecidos- y Aceituno.

Mencionadas en esta nota:

Las últimas noticias

Seguinos en redes

Offtopic: