Otra semana de audiencias en el Juicio Triple A en Bahía Blanca

audiencia juicio triple A bahia blanca

Esta semana en Bahía Blanca, se cumplieron dos nuevas audiencias los días jueves 1 y viernes 2 de octubre, en el juicio de Lesa Humanidad que se le sigue a Roberto Aceituno, Osvaldo Pallero, Juan Carlos Curzio y Héctor Forcelli, los cuatro imputados de pertenecer a la Organización criminal Triple A. Se pudieron escuchar tres testimonios relacionados con los casos de las victimas Alduvino, Gini y Oliva Troncoso.

La causa caratulada “Aceituno Roberto y otros, sobre torturas y priv. Ilegal de la libertad…” donde se juzga el asesinato del estudiante David Cilleruelo, y la participación de los cuatro acusados a una asociación ilícita que cometió 24 homicidios, continuara debatiendo el próximo jueves 8 y viernes 9 de octubre, según informó el presidente del Tribunal el Dr Roberto Amabile.

Tres asesinatos en una noche

Fernando Alduvino, aseinado por la triple A bahiense
Fernando Alduvino, aseinado por la triple A bahiense

El día jueves declaro María Helena Alduvino, hermana de Fernando Alduvino, estudiante de Filosofía de la Universidad Nacional del Sur, militante de la Juventud Trabajadora Peronista, quien fuera secuestrado y asesinado el 21 de marzo de 1975. Esa noche en simultáneo, aunque en diferentes puntos de la ciudad, fueron también asesinados el sacerdote Carlos Dorñac y Marisa Mendivil de Ponte.

La testigo relata que su hermano fue secuestrado de su domicilio de calle Thompson al 200, alrededor de las 3 de la madrugada, por tres sujetos encapuchados con medias de mujer, que irrumpieron por la fuerza y armados.

Tras preguntar quién era Alduvino, ya que compartían la casa tres estudiantes, Fernando es sacado por la fuerza y en ropa interior ya que se hallaba descansando. El cuerpo de Fernando es encontrado dos días después, a la vera de la ruta 35, acribillado a balazos, en un lugar donde la familia asegura que ya habían buscado, sospechando que el cuerpo lo pusieron después.

María Helena comienza relatando los acontecimientos previos al asesinato. Ambos hermanos compartían actividades universitarias, como también algunas actividades militantes como fue una marcha desde la sede en Av. Alem de la Universidad Nacional del Sur de Alem, hacia el rectorado, para exigir a Remus Tetu por el No cierre de las carreras de Humanidades.

Cuando iban por Alem al 700, la policía los reprime y aun así llegan a Colón 80, y uno de los oradores es su hermano Fernando. Es allí donde ella infiere que “lo marcaron”, desde las fuerzas represivas. Esto sucedió dos o tres días antes de su secuestro.

Ante el secuestro de Fernando, sus padres ya habían realizado la denuncia en la en las Comisarías 1º y 2º y también en la Federal. Ante la falta de respuestas, el padre que según relata la testigo era “peronista de Perón” les dijo que iba a hablar con Rodolfo Ponce.

Al volver les cuenta que al preguntar por el nombre del hijo, Ponce le contesto “pero estos hijos de remil putas seguro que ya lo han matado”. Ponce era alguien muy conocido y “una gran parte de la población bahiense sabia esto, otra que no quería saber y otra que se hacia la que no sabía” sentencia la declarante.

La complicidad de La Nueva Provincia

La testigo continúa relatando que a los dos días, “alguien nos toca el portero, era un periodista de La Nueva Provincia que no recuerdo el nombre… se encargaba de todo lo que fuera crímenes… y me dice que recién había entrado un cuerpo con las características de Nando… lo mandé a la mierda y me fui para el hospital”.

Cuando fue con sus hermanos, reconocieron el cuerpo en la morgue y avisaron al resto de la familia. “Mi mama pego tal grito, que al mejor estilo María Antonieta, mi mama quedo gangosa de la noche a la mañana…. Y ahí empezó otra vida Dr…”.

En el velatorio estaban siendo vigilados hasta desde arriba de los techos y filmaban a todos quienes entraban. Posteriormente toda la familia sufrió persecuciones, amenazas y seguimientos.

Así cubría La Nueva Provincia el asesinato de Alduvino
Así cubría La Nueva Provincia el asesinato de Alduvino

Forcelli y sus actitudes “asquerosas”

Al hacer referencia a los imputados, la testigo declara que conoce a Forcelli, debido a que ella era jugadora de Voley en el club sportivo, el de básquet, e iba siempre a ver jugar a las chicas jóvenes, las cuales se sentían acosadas por el imputado.

“Este tipo, este señor, este hombre, iba mucho al club, con una actitud muy asquerosa en relación a las mujeres, muy asquerosa, lo veo y me da asco, que es Forcelli. En ese momento era colorado, alto.”

“Era muy asqueroso en su forma de plantarse en el estadio sportivo, hacia comentarios, mirarnos, reírse, realmente daba asco” agregó.

“Una noche saliendo del club, la persona que me acompañaba me dijo, no mires!… y yo era muy rebelde… giro la cabeza y lo veo a este Forcelli que se venía riendo a carcajadas del lado del acompañante en la fiambrera. Automáticamente gire la cabeza y nunca más”.

María Helena cerró su testimonio pidiendo justicia para su hermano Fernando, después de todos los años esperados.

Un Humanista en Huanguelen

El viernes declaró Rodolfo Gini Hijo, quien tenía 12 años cuando la madrugada del 2 de diciembre de 1974 fue secuestrado su padre por un grupo de aproximadamente de cinco hombres armados con ametralladoras automáticas, haciéndoles vivir una noche de terror a Gini, su esposa y los cuatro hijos.

Al retirarse de la casa se llevaron a su papa, dejaron atada a su madre y se encargaron de escribir con aerosol todas las paredes y muebles con la leyenda A.A.A.

Rodolfo Celso Gini era bioquímico, farmacéutico, profesor y un gran intelectual además de un profundo humanista. Era un hombre muy querido y respetado en Huanguelen. Pocas horas después del secuestro, Gini fue hallado junto a la ruta que une Huanguelén y Coronel Suarez, acribillado a balazos.

Rodolfo Gini
Rodolfo Gini

Gini hijo relató la persecución sistemática que sufrieron luego del asesinato de su padre. Narró como luego del Golpe de Estado del ’76, ya en dictadura, el ejército copa el pueblo de Huanguelen por varios días, con cientos de soldados en un pueblo de 5.000 personas.

El ejército se lleva secuestrada a su mamá, a su tío, a amigos de la familia, y a varios chicos muy jóvenes que habían sido alumnos de Gini los cuales son traídos a Bahía Blanca. Allí su madre es interrogada durante días enteros. Posteriormente la liberan, y se exilia a Venezuela sola, para salvar su vida, quedando los cuatro hermanos menores con familiares en La Plata.

La libertad e Independencia de los pueblos como única opción

Asimismo, cuenta una anécdota en donde Gini renuncia a su pertenencia al Rotary Club del lugar, la cual lo define como un defensor de valores Latinoamericanos, en contra de toda explotación y preocupado por la igualdad y la justicia social:

“Le manda (su padre) una carta de renuncia al Rotary Club del cual era miembro, muchos de sus integrantes eran sus amigos, por lo que se apersona para decirles porque renunciaba y les deja la carta de renuncia.”

“Él consideraba que el Rotary era un instrumento de dominación o de expansión de la ideología norteamericana que era una ideología que explotaba a los pueblos de Latinoamérica, entonces él no iba a participar de una institución en donde sus ideales eran abiertamente pronorteamericanos… estaba en desacuerdo con todo tipo de dominación extranjera en Latinoamérica”.

El Rotary Internacional había condecorado al asesino del Che Guevara, y eso fue el detonante de su renuncia que ya venía pensando.

“Los Latinoamericanos y los Argentinos en especial, debemos comprender que solo seremos libres, tendremos personalidad y peso dentro del concierto de las naciones del mundo, cuando hayamos confeccionado una doctrina y una ideología que contemple nuestras necesidades reales y nuestra idiosincrasia, que resuelva nuestras angustias, que exalte los valores propios, de una civilización hecha con sangre de indios y de españoles, que es capaz de asimilar cualquier cultura pero reelaborándola y poniéndola al servicio del pueblo. Debemos comprender que de una vez por todas, es necesario rechazar TODAS las doctrinas que se nos quieren imponer. ..” expresa una de las cuatro hojas de la renuncia escrita por Rodolfo Gini, sin dudas demostrando su gran intelectualidad y sus inmensos valores.

La carta de renuncia de Gini al Rotary Club Internacional
La carta de renuncia de Gini al Rotary Club Internacional

El peligro de Pensar

Con respecto a la persecución a su madre consideró: “Estábamos marcados como gente peligrosa, y esas alucinaciones que la junta militar tenían en esa época”y agregó: “Era una persona que había quedado viuda a los 38 años con 4 menores, era ridículo que mi mama fuera un elemento peligroso para la sociedad o para los militares”.

El asesinato de su papa marco sus vidas para siempre, “de manera que la vida de mi mama y la mía y de mis tres hermanos, es un antes y un después de ese hecho. Sobre todo anímicamente, sentimentalmente, son hechos que quedan dentro de uno para siempre. Mi mama cuando asesinaron a mi papa tenía 38 años y murió este año a los 84 y ninguno de los días que pasaron de sus 38 a 84, dejo de pensar en mi papa… o sea muy duro. Yo un día despedí a mi papa a la noche y al otro día ya no lo tenía nunca más. El paso del tiempo puede cicatrizar algunas heridas pero no las cura.”

“Mi padre era un gran humanista, una persona muy muy inteligente…muy culta, nos incentivaba a sus hijos a eso, Era una persona profundamente humanitaria y sensible a todas las injusticias de la sociedad y de cómo había que cambiar al país para hacerlo más igualitario y además lo demostraba con hechos. Una persona con mucha sensibilidad social”.

Para finalizar agregó:

“Para que las futuras generaciones sepan quienes fueron los que edificaron con su sangre, la construcción de una sociedad más justa y solidaria. Ellos hoy no están físicamente con nosotros, pero sus ideales están más presentes que nunca. Por eso, aunque lo intentaron, nunca pudieron matarlos. Hoy están más vivos que cuando vivían… y para finalizar una frase que mi padre repetía y que fue pasando de generación en generación en nuestra familia: SIN JUSTICIA NO HAY LIBERTAD”.

Para el final de la audiencia, se dio lugar al pedido de fiscalía de acceder a una pasar un video que está incorporado como prueba documental en la causa. Se trata de un registro audiovisual de una entrevista a la viuda de Rodolfo Gini, Marta Favini, la cual falleció hace unos meses y debido a la gran demora por acceder a la Justicia en este y todos los juicios de Lesa Humanidad, nos privó de escucharla personalmente. El Tribunal accedió a su escucha en audiencia, quedando registrada la palabra de la Señora Favini en el juicio.


Para ver la entrevista, como para seguir todas las audiencias se puede acceder al Youtube de Audiovisuales/UNS, donde se encuentran subidas todas las Audiencias del Juicio.

También podría interesarte

Alejandra Santucho

Integrante Agrupacion H.I.J.O.S. Bahia Blanca.

Read Previous

Modificación en la Ley de Manejo del Fuego

Read Next

Trump con covid, se recupera de la enfermedad pero pierde en las encuestas