Comuníquese con nosotros
audiencia juicio triple A bahia blanca

Bahía Blanca

Juicio a la Triple de A Bahía Blanca: con tres nuevos testimonios prosiguieron las audiencias

Este miércoles tuvo lugar una nueva audiencia en el juicio por delitos de Lesa Humanidad que contra cuatro acusados de pertenecer a la banda parapolicial Triple A en Bahía Blanca.

En esta oportunidad declararon tres testigos quienes relacionaron en mayor o menor medida a los imputados en esta causa, Raúl Roberto Aceituno, Juan Carlos Curzio, Osvaldo Pallero y Héctor Ángel Forcelli.

El primer testimonio escuchado fue el de José Oscar Lualdi, obrero y militante en el ámbito de la construcción y posteriormente empleado del frigorífico CAP al momento de los hechos.

Dice reconocer a algunos de los imputados en diferentes episodios en aquella época. Relata haber visto a Aceituno y Pallero junto a otros, cuando la conducción del gremio de la carne realiza una toma del frigorífico, junto a Rodolfo Ponce, a quien indica como el jefe de dicha asociación ilícita, la Triple A.

Gracias al gobierno peronista, y en lo local, la conducción de los Bustos, había una explosión del crecimiento del trabajo y mucha mano de obra ocupada, para realizarlos. Ante la llegada del secretario general de la UOCRA, para su intervención, nuevamente dio cuenta de haber visto a la patota en esa ocasión.

Más adelante asegura que quien manejaba cotidianamente uno de los autos que utilizaban esta patota para amedrentar y recorrer la ciudad, eran Juan Carlos Curzio, con Héctor Forcelli de acompañante, los otros dos imputados en este juicio.

osvaldo pallero imputado triple a bahia blanca

Osvaldo Pallero (Foto de Luis Ángel Salomón)

Buenos Vecinos

En segundo lugar se escuchó el testimonio de la Sra. María Cristina Leiva, la cual fue convocada en relación a la víctima Alberto Pojomovsky, conocida de su familia y muy amigo de su padre. Leiva ya había declarado en juicios anteriores por el secuestro de su padre, Luis Leiva.

Cuenta que su padre era permanentemente amenazado por la Triple A en su oficina de la Unión Ferroviaria en Ingeniero White, por gente como Aceituno, Cardone y otros, todos vecinos del pueblo, que andaban en un Falcon rojo.

Relata que conoce algunos de los acusados, sabiendo a que se dedicaban, como Aceituno y Pallero, y de otros no tenía conocimiento. Con Aceituno son vecinos desde pequeños en Ingeniero White, ambos padres trabajaron juntos, y cuenta que:

“Las andanzas de él (Raúl Aceituno) eran vox populi, porque estaba en el gremio de URGARA, (cuya conducción estaba en manos de Rodolfo Ponce) que manejaba irregularmente su vida privada, y por dichos del papa también muy angustiado por la vida que hacia su hijo. Así que a través de la familia de él, nos enterábamos de las andanzas de Raúl Aceituno. Lo que él hacia lo conocíamos, pasa que en esos momentos, de tanto miedo, tanto temor, era todo muy a sotto voce”.

 “Su padre (el de Aceituno) lloraba angustiado y avergonzado, comparaba al hijo éste con el otro que murió salvando vidas cuando exploto el elevador número 5, era bombero, y el manifestaba siempre la diferencia de un hijo del otro” agregó Leiva.

Más adelante la testigo relata que de Aceituno sabia su accionar desde siempre “desde que empezó a trabajar en la Junta Nacional de Granos y Urgara, ya era un delincuente”.

A Pallero lo conoce de haberlo visto en el Partido Justicialista, lo cataloga como un tipo raro y con carácter difícil.

Llamadas intimidatorias

Leiva conoció a Curzio fugazmente como corredor de motos, y en dos oportunidades, éste, concurrió a una cantina de mariscos que regenteaba la declarante.

La testigo cuenta que para su asombro, hace cosa de un mes y medio recibió un llamado de Curzio. Aclara que nunca tuvo trato pero que el imputado le dijo que él no tenía nada que ver con esta causa, y que lo involucraron por una cuestión de dinero.

“Lo que me pregunto es porqué me llamo, porque no veo el motivo. No sé si el sabría que yo tenía que declarar, si llamo pretendiendo una intimidación o advirtiéndome. No me dijo nada pero a veces no es necesario hablar. Me pregunto porque después de tanto tiempo, años que no lo veía, me llamo por teléfono.”

Juan Carlos Curzio imputado triple A bahia blanca

Juan Carlos Curzio (Foto de Luis Ángel Salomón)

Posteriormente la testigo relata que un primo hermano suyo, Basilio “Chacho” Pérez, miembro de la banda de la Triple A, contaba en reuniones familiares como secuestraban o asesinaban con Argibay, con Aceituno.

En una oportunidad contó como mataron a Luis “El Negrito” García, “como algo gracioso” referenciando que le habían cortado los testículos.  Pérez estaba involucrado al gremio de Sutyaga “otro nido de delincuentes, ahí se juntaban Sañudo, Chisu…”.

Señala que desea que este proceso repare al menos a las familias que perdieron a sus seres queridos asesinados impunemente y sin motivo.

Por ultimo declaró Alberto Brandan vinculado al gremio de Empleados de Comercio. Se refirió a los imputados y el resto de los involucrados en la banda parapolicial como que eran conocidos por ser “los chicos malos” de la ciudad.

El único aporte sustancioso para la causa que dio el testigo, fue el relato sobre un episodio donde vincula al imputado Héctor Forcelli, de haberlos recibido en Colon 80 de la UNS, a Ezequiel Crisol y al declarante en una reunión para que les reabran un bachillerato para adultos. En ese contexto, fueron recibidos de manera intimidante por Forcelli armado en carácter de custodio.

Al entrar le dijeron a Remus Tetu, el rector interventor, por qué estaban allí y este de mala manera saco un arma dijo “ahora estamos nosotros” y se terminó la reunión. Relata no saber si la Triple A actuaba en Bahía Blanca, ni si hubo algún asesinato al respecto.

Pedido de detención

Debido al testimonio de María Cristina Leiva la Fiscalía pidió la detención de Juan Carlos Curzio, a raíz a su llamado a la testigo, sin causa alguna, siendo que es una testigo importante, para la fiscalía ese llamado no tiene otro motivo que intimidar y condicionar a su testimonio.

Considera la Fiscalía que ese mensaje se extiende a todos los testigos no solo a Leiva, ya que en este juicio ya se cayeron testimonios de testigos que no quieren declarar por sentir temor manifiestamente.

“Es importante que los jueces piensen en función del mensaje que les queremos dar a los testigos que tienen que venir aquí, piensen en la situación de cómo Curzio, que está en libertad, se comunica con los testigos de esta causa”.

El Ministerio Publico lo expone como un entorpecimiento del proceso, intimidación de los testigos y en esto fundamenta el pedido de su inmediata detención.

El Tribunal integrado por los jueces Roberto Amabile, Marcos Aguerrido y Pablo Díaz Lacaba, deberán resolver el pedido de detención el día Jueves, después de las 9hs que se reanudara el debate.



Integrante Agrupacion H.I.J.O.S. Bahia Blanca.

Comentarios
Arriba