Comuníquese con nosotros
triple A bahia blanca audiencia

Bahía Blanca

Juicio Triple A Bahía Blanca: Poniendo Luz a crímenes y aberraciones

Juicio Triple A Bahía Blanca: Poniendo Luz a crímenes y aberraciones

El día viernes 24 se realizó una nueva audiencia, en el juicio que se le sigue a los cuatro imputados en los crímenes cometidos por la Triple A en Bahía Blanca

Los acusados Raúl Aceituno, Juan Carlos Curcio, Osvaldo Pallero y Héctor Forcelli, siguieron el debate desde su domicilio, autorizados y notificados por el Tribunal el día anterior.

En esta oportunidad declararon tres testigos que dejaron un detallado testimonio de lo vivido durante esos años en nuestra ciudad. La jornada tuvo un carácter emotivo, por las declaraciones escuchadas, pero fundamentalmente un perfil histórico y reflexivo de nuestra historia reciente, reafirmando una vez más, la importancia de los Juicios de Lesa Humanidad como un legado democrático y una política permanente en la lucha contra la impunidad.

“Limpiar” la Universidad

El primer testimonio fue el de Alberto “Carucha” Rodríguez, militante histórico del Partido Comunista, compañero y amigo de David Watu Cilleruelo, quien fue testigo presencial de su asesinato el 3 de abril de 1975 en los pasillos de la Universidad Nacional del Sur en Av. Alem, mientras se hallaban repartiendo volantes.

El testigo señala a Argibay padre e hijo, y a Raúl Aceituno, como los miembros de la Patota de la Triple A, que estaban presentes y ocasionaron el asesinato del estudiante. Relata como esas tres personas frenan a Watu, quien pega la vuelta, les da la espalda, y es allí cuando se escucha el estampido del disparo.

Quien está a su lado de inmediato era Argibay padre, con el arma en la mano. Rodríguez en la conmoción, sale del lugar, y cuando llegan a la playa de estacionamiento de la UNS, puede ver a las tres personas de la banda parapolicial yendo hacia el auto del rectorado con el cual se desplazaban. Watu es trasladado al hospital, donde fallece.

Rodríguez ya había visto actuar a estos sujetos en otras oportunidades. En el año 74 en una ocasión, le ofrecieron un volante en mano que rezaba “…vamos a limpiar esta universidad de los zurdos, y firmaba Alianza Anticomunista Argentina” relata.

En otra oportunidad estando en una reunión, en el hall central había 5 o 6 sujetos armados que pintaron las paredes con la sigla “AAA” entre los que reconoció a Argibay y a Aceituno.

Posteriormente relata el episodio de la toma de una Universidad contando que “vino una delegación de estudiantes de la UTN a pedir apoyo, ya que habían entrado personas armadas a la Universidad y los había desalojado”. Allí se decide movilizar en solidaridad, y el estudiantado marcha hasta la Universidad Tecnologica, masivamente, entre banderas y canticos, a repudiar el hecho y unirse al estudiantado de la UTN.

Al llegar, “…en la UTN nos estaban esperando estas mismas personas (los Argibay y Aceituno) mas muchos más…armados”, contó Rodríguez.

“Estaban el línea, en formación frente a la calle haciéndonos señas, provocando a quienes estábamos en la calle a que nos animáramos a entrar. Nosotros cantábamos consignas y ese fue el día que lo vi a mi profesor de derecho, el Dr Montezanti, junto a esta gente, amigablemente con su blazer azul, su peinado a la gomina, riéndose y charlando con ellos”.

Allí reconoció a los tres ya nombrados, Montezanti y los Hermanos Chisu. Luego de este episodio, fueron hasta el Consejo Deliberante para entregar una nota de repudio a la intervención de la UTN y allí son atacados a los balazos desde un auto Dodge Polara verde, auto que junto a un Fiat 125 azul, “la fiambrera”, eran conocidos por ser utilizados por la patota armada de la Triple A.

Afirma que estas personas que tenían contrato laboral con la Universidad “…no fueron contratados para cuidar los bienes, fueron contratados para perseguir, para individualizar, para secuestrar y para matar” sentenció.

Alberto “Carucha” Rodríguez

Remus Tetu: Un Nazi en Argentina

Luego de la muerte de Watu organizaciones políticas, sindicales, de base, estudiantiles, deciden hacer un “juicio ético-político” a Remus Tetu, “que era un nazi escapado de Rumania”, para poder exigir su desplazamiento como interventor todos juntos.

Este evento lo intentaron realizar el Hotel del Sur, pero nuevamente son intimidados por los miembros de la triple A. “Los estudiantes llaman a la policía y la federal en vez de llevarse a los matones armados hasta los dientes, se lleva a los estudiantes”.

Caen detenidos numerosos estudiantes, muchos de ellos pasaran varios años en la cárcel. Luego de esto mediante un decreto, la Universidad Nacional del Sur, expulsa a todos los estudiantes que habían sido detenidos y a muchos más, entre ellos quien declara.

Rodríguez reflexiona sobre el asesinato de Watu: “…en el año 75 estaban dadas todas las condiciones para haber detenido a las tres personas que habían cometido ese crimen, y hubiéramos tenido todos los testigos necesarios…” responsabiliza al abogado Hugo Mario Sierra por ser parte de quienes cajonearon la causa para que haya habido tantos años de impunidad, y resalta que respondían a Remus Tetu en la UNS y al sindicalista Rodolfo Ponce en la ciudad.

“…En Bahía Blanca el silencio sobre este tema fue inexplicable, porque lo sufrimos mucha gente, no solamente los estudiantes, comerciantes que sufrieron los aprietes de esta gente, profesionales, la Iglesia…”

“…hasta tenían que poner plata algunos para que no les rompieran los negocios, mataron sacerdotes en el Juan XXIII y la Iglesia no hizo nada, no nos acompañó nunca.”

“Acá están faltando testigos, algunos murieron, como Ana Colantuono, pero otros andan caminando por la calle, y como también hay cómplices que también andan caminando por la calle y cómplices de acá adentro (de la UNS), Hay gente que entregaba las filmaciones de esta universidad, que filmaba las asambleas y eso se lo entregó a la Marina. Todas las filmaciones de los actos y las asambleas que se hacían acá, se las llevo la Marina.”

En Homenaje a Ernesto Malisia

Antes de terminar su testimonio Rodriguez le entrega al tribunal un escrito “este papel va en honor a un militante de los DDHH. Este papel me lo dio Malisia fundador de la APDH en Bahía Blanca, ese papel dice como estaba organizada la Triple A, dice quien recibía las armas, ese papel dice quien mató al compañero no docente Del Rio…. que estos desgraciados lo mataron adentro del Hospital”.

El escrito era una declaración de un genocida ante Ernesto Malisia en momentos de la investigación en la Conadep, pero luego de declarar no quiso firmarlo, por lo que el documento, no obtuvo un carácter legal.

Esta gente mataba por plata, pero había quienes estaban pensando porqué lo hacían y quienes lo hacían y por eso justificaban a estos asesinos que mataban de la forma que mataban. Para generar el miedo, el terror, porque eso es lo que los jefes intelectuales necesitaban, generar el terror…y ganaron… lo lograron, porque en los años 80 los jóvenes no querían hablar de nada…”

Diferentes hijos

Para finalizar Alberto Rodríguez le quiso dejar un mensaje al hijo de Aceituno, quien hace unos años, lo amenazó violentamente en el teatro propiedad del testigo, insultándolo, amenazando a él y a toda su familia, por lo cual fue imputado.

El mensaje para el hijo de Aceituno, es la carta de “otro hijo, de un criminal, socio de Aceituno, y de los demás cómplices de Aceituno…”

La carta es del hijo de Argibay, Daniel, donde le pide a un periodista que “si tenes oportunidad hacele llegar mis tristes condolencias y muestras de respeto a familiares, allegados de Watu. Ojala conociera el nombre de las otras innumerables aberraciones cometidas por mi padre, pero vaya a través de esta mis extensivos saludos a todos ellos por su valor”.

Rodríguez culmina reflexionando como “son dos formas de poner un poco de luz a tantos crímenes, a tantas aberraciones. Me gustaría que los hijos de todos ellos, los nietos, algún día tengan respuestas, ya que a nosotros no nos la dan y no quieren venir a decir, porque mataron a tantos compañeros.”

“Como pensaban que iban a, matar las ideas? Son bestias” concluyó

Con odio y saña

El segundo testigo del día viernes, fue Miguel Pereyra, estudiante de Geología y compañero de David Cilleruelo en 1975, época que sucedieron los hechos.

El declarante relata el entorno político-estudiantil que se registraba en la UNS y en la ciudad, como también el hecho puntual del asesinato de Watu, ya que se encontraba a escasos metros del hecho.

Explica que luego del estampido por el disparo se acerca al lugar del hecho, y se encuentra “…al lado del cuerpo, que estaba boca abajo, se arrima Argibay lo da vuelta, lo identifico que es Watu, y arrodillado Argibay con la pistola en la mano, me apunta y me dice, pobrecito se golpeó la cabeza contra la pared.”

Es Pereyra quien traslada al estudiante herido de muerte hasta el hospital municipal, en el auto de otro compañero.

Relató detalladamente al igual que Rodríguez, el clima de persecución y terror generado por esta banda parapolicial, que se manejaban con total impunidad “… entraban con las armas en la mano en el aula a ver si estaba el que buscaban. Actuaron con odio, con saña”. Luego se enteraron que estaban contratados por el interventor Tetu de la UNS como “Seguridad” aunque en realidad ejercían de matones a sueldo, y que respondían al secretario de la CGT Rodolfo Ponce de la extrema derecha peronista.

En cuanto a la complicidad de esta banda cuenta Pereyra que contaban también, con el beneplácito de la justicia con el Juez Madueño y de la policía: “Estos grupos no eran loquitos, tenían una finalidad, no era Watu el único caso eran muchos, era destrucción.” También identificó a Montezanti en la toma de la UTN, al igual que la mayoría de los testigos anteriores.

El Terror y después la Nada

Por último, la tercer testigo que declaró en la fecha, fue Graciela Lusky estudiante de la UNS, compañera de Cilleruelo y testigo presencial de su asesinato.

Relata el momento del asesinato, con detalles similares a lo declarado por los demás testigos, reconociendo también a Jorge Argibay como su autor. Resalta que estas personas que asolaron la UNS sembrando el terror, eran personal de seguridad de la universidad y eso es comprobable en los papeles administrativos de la UNS que así figuran.

En la universidad -relata- “Había miedo, después hubo terror y después, durante muchos años no hubo nada…” y agrega:

“Yo rendí mis dos últimas materias en mayo del 75 y las prepare escuchando en la noche balazos y una que otra bomba y sabía lo que era… yo creo que la comunidad bahiense también sabia”.

La testigo relató cómo fue su detención y posterior cárcel, sin proceso ni acusación, hasta el año 77 que queda absuelta, luego del intento de un “Juicio ético y político a Remus Tetu”. Además de la vinculación del interventor de la UNS con esta banda parapolicial de la 3A, Lusky relaciono a la misma con Rodolfo Ponce de la CGT, el V cuerpo de Ejército, López Rega a nivel Nacional y todo ello bajo el beneplácito de la Nueva Provincia que actuaba de vocero, para su accionar en la ciudad.

Antes de concluir Lusky, como estudiante expulsada de la UNS en aquellos años, junto a muchxs otros y otras, al quedar en libertad exige que le sea otorgado su título, ya que estaba recibida en mayo del 75 y recién consigue el título en el año 1983.

Finaliza la declaración recordando lo intimidante de esta banda paseándose con armas largas dentro de la UNS, a pesar de su autonomía y la prohibición de que alguien porte algún arma. El defensor Oficial, de manera insidiosa le pregunta si durante la gestión anterior del Rector Benamo no había armas en la UNS, y Lusky le aclara:

“…yo le voy a decir algo, durante el rectorado del Dr Benamo fue nuestra época mejor, que funcionaron los estamentos de alumnos, profesores y no docentes, de la mejor manera, y donde el pensamiento crítico y el conocimiento se dio de la mejor manera”.

Termina expresando el deseo que la Universidad pudiera restituir el derecho a aquellos que no tuvieron la oportunidad de recibir el diploma profesional como se debía.

¿Cuándo continúan las audiencias?

El tribunal informo que la próxima fecha de Audiencia será el miércoles 29 de Julio desde las 9 Hs.

Integrante Agrupacion H.I.J.O.S. Bahia Blanca.

Comentarios
Arriba