Atentado contra Iván Duque y conflicto armado en Colombia

En su columna Aquí en la Tierra por El Ágora en Radio Nacional, este martes Lucas Nigoevic analizó el conflicto armado colombiano y el atentado del pasado viernes contra el Presidente de dicho país, Iván Duque.

El pasado viernes 25 de junio, el presiente de Colombia, Iván Duque, sufrió un atentado cuando él, un gobernador, un alcalde y dos ministros nacionales viajaban en un helicóptero y éste recibió disparos de fusiles automáticos.

En las cercanías del aeropuerto donde la aeronave aterrizaría encontraron dos fusiles con cierta antigüedad (se tratarían de un AK-47 y un fusil tipo FAL) que supuestamente habrían sido utilizados en el ataque. Afortunadamente no se debieron lamentar víctimas ni heridos.

Este es el último episodio de la interminable crónica de la violencia política en Colombia. El país latinoamericano lleva ya más de 6 décadas de conflicto armado donde la violencia estatal se enfrenta a grupos insurgentes revolucionarios y además -ambas partes- sufren el flagelo del narcotráfico y el crimen organizado.

Además, cabe recordar, que este año ha acontecido un nuevo estallido social en uno de los países liberados por Simón Bolívar, cuando protestas masivas contra el presidente -iniciadas por oposición a una reforma tributaria- terminaron con represiones salvajes, asesinatos y desapariciones forzadas (75 muertos, 1062 heridos, 1380 detenidos y 129 desaparecidos).

Comentando brevemente su experiencia durante una Misión de Solidaridad con los presos políticos y el Proceso de Paz en Bogotá del año 2o15, Nigoevic señaló algunas de las muchas aristas del conflicto social colombiano; su imposibilidad de resolverse por la vía armada y la necesaria solución política que, hasta el momento, no se encuentra en el país hermano.

Finalmente, el columnista de El Ágora Digital señaló la doble vara que se demuestra en la diplomacia internacional cuando se le presta mayor atención a la conflictividad social en países gobernados por expresiones de izquierda o progresistas y la vista gorda que se hace cuando se trata de gobiernos más alineados con los intereses geopolíticos de Estados Unidos.

Recordando que “nunca una región inestable es beneficiosa para sus miembros“, señaló la hipocresía político-mediática a la hora de señalar los conflictos en países como Venezuela o Nicaragua, y olvidando el país con el conflicto social y armado más extenso en la historia del continente.

Esto podría interesarte:

Read Previous

Dictaminan el sobreseimiento de los imputados en la causa por el Plan Qunita

Read Next

El 30% de los bahienses hisopados en el Tren Sanitario dio positivo