La sombra de Eurkenián detrás de la anticipada candidatura de Javier Milei

El diputado nacional Javier Milei goza de buena presencia en los medios donde despotrica contra el Estado en casi cualquier acción que tome. Sin embargo, hay un dato que el “libertario” busca ocultar: el hecho de que asesora a uno de los más importantes empresarios del país, que vive de las concesiones del Estado.

Eduardo Eurnekián, el magnate de origen armenio cobijó a Milei que aún hoy siendo diputado nacional y tras haber afirmado que renunció a su trabajo “en el sector privado”, sigue siendo bastante más que un hombre de consulta para el megaempresario.

Eduardo Eurnekián

Su hijo predilecto, Corporación América SA, se ocupa de productos tan diversos que van desde la explotación de terminales aeroportuarias hasta el desarrollo de terneros clonados, pasando por grandes obras de infraestructura hídrica y vial. Fue parte de turbios negocios de la década del ‘90, que lo colocaron como el símbolo del empresario menemista.

Eurnekián es el dueño de Aeropuertos 2000, que concentra en su manos el manejo de los servicios de Ezeiza y Aeroparque. Su fortuna es inseparable de los vínculos con el Estado.

Dentro del holding, aseguran que el legislador de La Libertad Avanza es uno de los asesores económicos más escuchados por Eurnekián, lo que pondría al economista “libertario” en una situación más que incómoda, cosa que no parece ser así cuando despotrica contra la injerencia del Estado. Otro de los indicadores de que el economista libertario es soldado de Eurnekián fue el cierre del aeropuerto del Palomar.

El Palomar -un aeropuerto de vuelos lowcost- buscaba competirle a los de Aeropuertos 2000, algo que Eurnekián no podía permitir. De allí que el empresario fue uno de los que más ha hecho lobby para el cierre del aeropuerto.

Entre el movimiento libertario, el cierre de El Palomar encontró, por ejemplo, resistencia en José Luis Espert. La defensa de Espert al Palomar tuvo que ver con el hecho de que dicho aeropuerto era la base de operaciones de las compañías low cost basadas, entre otras cosas, en el pago de salarios más bajos, flexibilización laboral y desconocimiento de convenios laborales, cuestiones que son defendidas acaloradamente por los “libertarios”.

Llamativo fue el silencio de Milei en este asunto, siendo él una persona muy locuaz, que opina de todos los temas.

Entre las contradicciones ideológicas del economista libertario, podemos encontrar el silencio que hace sobre las empresas del empresario de origen armenio que crecieron amparadas con contratos del Estado.

Eurnekián consiguió que a finales del 2020 -plena pandemia- se estire la concesión en los aeropuertos de Aeroparque y Ezeiza hasta el 2038; cuando por contrato el plazo de la concesión expiraba en el 2028. En 2021 consiguió con su constructora Helport la adjudicación por parte del Estado nacional de la construcción de la represa Chihuido en la provincia de Neuquén.

Aunque Milei ha tratado de desmarcarse de todo lo que es injerencia del Estado, lo cierto es que su nombre figura en las planillas de beneficiarios de los ATP que ha venido otorgando el Estado al grupo empresario. El programa ATP fue una ayuda del Estado nacional a empresas privadas para que puedan pagarle los salarios a sus empleados. O sea: Milei cobró sueldos del Estado, trabajando para una empresa privada.

Mencionadas en esta nota:

Las últimas noticias

Seguinos en redes

Offtopic: