Alerta en el gobierno: se disparó la inflación y Lavagna advirtió a Milei y Caputo

El gobierno nacional se juega todas sus fichas en su guerra contra la inflación, pero no sólo los números no están dando tan «bien» como deberían en un contexto de recesión, sino que el titular del INDEC, Marco Lavagna, advirtió que no convalidará un «maquillaje» de las cuentas públicas.

Se disparó la inflación en la primera semana de abril

Un dato de inflación disparó todas las alarmas del gobierno. En la primera semana de abril, la inflación en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires alcanzó el 6,3% según el relevamiento de la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL).

El guarismo se publicó luego de que la Dirección de Estadísticas y Censos porteña difundiera que la inflación en la CABA fue de 13,2 por ciento en marzo respecto al mes anterior, marcando una leve desaceleración respecto de febrero, cuando alcanzó el 14,1%.

Se trata de un número lejano a aquel que el gobierno nacional anticipa para marzo a nivel nacional, que esperan sea de aproximadamente el 10 por ciento, y que muestra que se mantiene la aceleración de precios en CABA.

¿Será acaso un fenómeno marcadamente porteño? Dificílmente…

Lavagna y la «máxima independencia» del INDEC

A través de un hilo de Twitter, Lavagna se expresó en relación al INDEC, luego del bochorno protagonizado por el presidente Javier Milei y el Ministro de Economía, Luis Caputo, que tomaron por ciertas las estadísticas falaces producidas por un bot de Twitter.

«La estadística oficial es un bien público irremplazable. El INDEC mide los fenómenos económicos y sociales con los que la población puede tomar decisiones basadas en evidencia, más allá de intereses políticos o ideológicos» comenzó Lavagna.

«Desde hace años, el Instituto trabaja en pos de lograr la máxima independencia para el cumplimiento del servicio estadístico» continuó Lavagna y cerró:

«El INDEC trabaja con metodologías consensuadas internacionalmente que son públicas, para asegurar la transparencia de sus procedimientos. Protegerla es y debe ser siempre una política de Estado.»

La primera lectura que se hizo del hilo del titular del INDEC, fue que tenía que ver con la (mal)utilización de «estadísticas» no oficiales para anunciar no ya una disminución de la inflación, sino una inflación negativa o deflación, esto es, una reducción de los precios.

«¡Caída de precios! Pasamos de 5,22% a -4,52%. Se va a derrumbar la tasa de inflación. No tengas dudas de que en septiembre u octubre lo tengo encaminado» había manifestado el propio presidente Milei unas pocas horas antes, basándose en un supuesto bot que pretendidamente medía los precios de una cadena de supermercados, pero que luego del papelonazo presidencial aclaró que los datos no eran ciertos.

Lavagna avisa que se está yendo

Otra lectura más profunda de las expresiones del economista a cargo del INDEC es que está avisando que va de salida.

Marco Lavagna llegó al INDEC en 2019 por un acuerdo entre los entonces presidente y vicepresidenta, Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner, y Sergio Massa, el tercer socio fundador del Frente de Todos.

En diciembre de 2023 permaneció en el cargo por pedido explícito del entonces flamante presidente Javier Milei, quien necesitaba una persona con conocimiento sobre una dependencia tan sensible para la opinión pública.

Ahora, por primera vez rompió el silencio para defender su gestión al frente del INDEC marcada por la bandera de la transparencia, y en medio de un subterráneo y creciente malestar con el presidente y el ministro de Economía.

Los motivos son varios pero se subsumen en la verborragia de Milei y Caputo sobre la inflación y su medición que -entiende- opacan las virtudes de su gestión, esto es, la transparencia.

Por dar un ejemplo, Caputo afirmó recientemente que las promociones tipo 2×1 en supermercados no son reflejadas por el Índice de Precios al Consumidor del INDEC y que si se corrigiera este indicador «estaríamos en un dígito» de inflación.

Otra cuestión que opaca la gestión Lavagna es la incontinencia verbal de Milei y Caputo al adelantar los valores del IPC, situación que se comprobó en los últimos días cuando adelantaron que la inflación de marzo estaría en torno al 10%, algo que los datos porteños no parecen convalidar.

¿No se supone que el INDEC es independiente del Poder Ejecutivo? A veces no alcanza con ser, sino que también es necesario parecer.

Como sea, la situación ya puso al propio Lavagna en el ojo de la tormenta -un lugar donde no quiere estar- cuando Pablo Moyano cuestionó públicamente al jefe del INDEC al señalar que se «dibuja» la cifra y manifestar que «nadie cree en ese 13,2%» en referencia al último dato de inflación.

Quien salió a defenderlo en redes sociales fue el incontinente Javier «jamoncito» Milei, que expresó «así te confirma un kirchnerista cuando el dato de inflación (dado el contexto) es muy positivo en dinámica…».

Difícilmente Lavagna haya tomado a bien esta defensa, más propicia para un troll de Twitter que para un técnico economista.

De allí se explica sus expresiones públicas marcando un límite como mínima, y avisando que si no hay cambios, podría renunciar.

 

Mencionadas en esta nota:

Las últimas noticias

Seguinos en redes

Offtopic: