La oposición logró darle media sanción al proyecto de Boleta Única de Papel

Tras una sesión de 12 horas que comenzó con el quórum justo y estuvo por caerse, la oposición logró darle media sanción proyecto de Boleta Única de Papel para instrumentar en las elecciones en todo el país, que fue impulsado por bloques opositores, y tuvo el rechazo del Frente de Todos y la abstención del Frente de Izquierda (FIT). En el Senado el oficialismo es mayoría por lo que su definición será incierta. En el oficialismo señalan que es un tema que no está en “la agenda de la gente“.

La iniciativa fue sancionada por los votos de Juntos por el Cambio, del Interbloque Federal, de Juntos por Rio Negro, del Movimiento Popular Neuquino, y las dos bancadas libertarias y Ser, mientras que el Frente de Todos y el Frente de la Concordia Misionero lo hicieron en contra, y el FIT se abstuvo.

La iniciativa inspirada en el “modelo cordobés” de boleta única de papel logró la media sanción con 132 votos a favor, 104 rechazos y cuatro abstenciones, por lo que el debate ahora pasó al Senado.

La oposición consiguió reunir un estricto quórum de 129 diputados con sus propios legisladores para abrir la sesión, ya que el Frente de Todos había anticipado que no bajaría al recinto porque considera que el tema no está en “la agenda de la gente” y que es “extemporáneo“.

La oposición dio un primer paso en Diputados pero la boleta única deberá esperar, entre otras cosas porque los funcionarios del Gobierno que participaron del debate en comisiones advirtieron que ya no tienen tiempo para implementarla en 2023.

El diputado del Frente de Todos y titular de la Comisión de Asuntos Constitucionales, Hernán López Araujo, defendió la continuidad de la boleta partidaria, al sostener que “no hay evidencia empírica” de que el sistema electoral vigente facilite el robo de boletas o el fraude electoral en sus distintas variantes.

En su discurso pidió “empezar a trabajar en una agenda de consenso para tratar los temas que le importa a la gente“.

Este tema esta lejos de los problemas de la ciudadanía, esto es un problema de la agenda política, de la casta, si quieren, parafraseando a un dirigente opositor”, en alusión al derechista Javier Milei.

El diputado del Frente de Todos, Sergio Palazzo, dijo que la oposición:

“Está en todo su derecho de venir y plantear un sistema de boleta única, lo que se cuestiona es que la centralidad de su agenda política esté en la agenda electoral”.

“Hay una imperiosa necesidad de resolver un problema que no existe. No entendemos el apuro, esto de llevarnos de las narices. Hablan de consenso y no tienden puentes”, afirmó el pampeano Hernán Pérez Araujo, del Frene de Todos.

Leopoldo Moreau, por su parte, consideró que el sistema alienta el desdoblamiento de las provincias y la inestabilidad en los gobernadores. “Esta es una oposición que se reunió dos veces: una para dejarnos sin presupuesto y ahora para imponer esto sin consenso“, atacó.

Desde el Frente de Izquierda, la diputada Myriam Bregman, cuestionó el proyecto y advirtió que se está “discutiendo un tema que sólo le interesa a la clase política, mientras el dueño de ‘Ladrónima’ se nos ríe en la cara“, en referencia al “chiste” sobre remarcación de precios del empresario Federico Braun, dueño de La Anónima.

¿En qué consiste el proyecto?

El proyecto propone condensar toda la oferta electoral para cargos nacionales en una única planilla de papel, la cual se divide en filas horizontales para cada una de las agrupaciones políticas que compiten. Por cada tramo y por cada alianza electoral habrá un casillero vacío.

El elector deberá seleccionar solamente una opción por cada categoría: si marca dos o más casilleros el voto se considerará nulo. En tanto, si no marca ningún casillero se considerará voto en blanco en esa categoría específica.

Si una agrupación política no presenta candidatos en alguna de las categorías se incluirá en ese espacio la inscripción “No presenta candidatos“.

La Boleta única de papel tendrá impresos los nombres de los primeros cinco candidatos de la lista de diputados nacionales, y que además incluirá fotografías a color de los primeros dos candidatos (de acuerdo a la ley de paridad de género serán un hombre y una mujer, o viceversa). El mismo criterio se propone para el tramo de candidatos a representantes del Parlasur.

En la categoría de senadores nacionales, aparecen con foto los dos candidatos titulares, al igual que el candidato a presidente y vicepresidente.

Las listas completas de candidatos deben ser publicadas en afiches o carteles en cada cabina de votación, asegurándose que tengan una adecuada visibilidad.

Solo se computará como voto en blanco cuando el votante deje vacía alguna categoría. Esto da respuesta la preocupación de quienes advertían que un casillero para el voto en blanco podría traer confusión en el votante, que llegado el caso podría marcar el voto para el partido político de su preferencia en algunas categorías y al mismo tiempo marcar el voto en blanco en general, lo cual traería aparejado la anulación de todo el voto.

Con respecto al orden de ubicación de las listas de las coaliciones electorales, eso se resolverá por sorteo tanto para las PASO como para las elecciones generales.

Cuando haya simultaneidad de fecha con los comicios provinciales (que en la mayoría de las jurisdicciones sigue utilizando la boleta tradicional partidaria) se definió que las provincias tendrán las dos opciones abiertas. Si implementan la boleta única para las categorías provinciales, deberá ser una boleta separada de la boleta única de papel nacional.

Mencionadas en esta nota:

Las últimas noticias

Seguinos en redes

Offtopic: