El dilema de Carlos Stornelli

El dilema de Stornelli

Este viernes, el fiscal Carlos Stornelli está citado a presentarse a declaración indagatoria en el juzgado federal de Dolores, ante Alejo Ramos Padilla. La citación llega luego de 8 meses en rebeldía y tiene un condimento extra: en caso de no presentarse, sus pares fiscales ya recomendaron que se procesa con su destitución. El dilema de Stornelli entonces es, presentarse y quedar procesado o seguir en rebeldía y ser destituído. 

Recientemente se supo que el dictamen del Consejo Evaluador del Ministerio Público Fiscal aconsejó por mayoría que sea enviado a juicio político, dado que en repetidas ocasiones faltó a las citaciones judiciales, razón por la que fue declarado en rebeldía.

Si bien el dictamen es no vinculante, el Procurador General interino Eduardo Casal deberá resolver la situación a días de que Mauricio Macri, quien lo promovió en el cargo, deje Casa Rosada. De más está decir que Casal no continuará en el cargo, pero difícilmente quiera ser juzgado como cómplice del fiscal rebelde acusado de extorsión.

Por su parte, al enterarse del dictamen, Stornelli se apuró en avisar a los medios que se presentará ante el juzgado federal de Dolores. Aún así, intentó una extraña maniobra cambiando a su defensa, que fue rápidamente advertida por Ramos Padilla y prontamente desarticulada.

Stornelli está imputado de 8 delitos diferentes que se subsumen en “haber actuado conjuntamente con Marcelo Sebastián D ‘Alessio y otras personas, en maniobras de espionaje ilegal que guardaban relación con las investigaciones judiciales a su cargo”.

Se trata de acciones que configuran “diversos y diferentes planes delictivos”. Entre ellas, “se le imputa haber reclamado a D’Alessio que lleve a cabo una filmación a través de una cámara oculta al Dr. José Manuel Ubeira, letrado defensor de Oscar Thomas, imputado en el marco de la causa Nro. 9608/2018 denominada ‘Cuadernos’, cuya investigación está a cargo del propio Stornelli”.

Alejo Ramos Padilla también acusa a Stornelli de “haber ordenado a D’Alessio la realización de una maniobra de filmación con cámara oculta al Dr. Javier Landaburu”.

Además le atribuye “la omisión de denunciar o investigar el posible delito de acción pública que puso en su conocimiento Pablo Erasmo Barreiro”, quien declaró en su fiscalía el 8 de octubre de 2018 que el mismo “D’Alessio, Carlos Liñani y Rodrigo González lo estaban intimidando y coaccionando refiriéndole que tenían documentación que podía comprometerlo” en el marco de causa de las fotocopias, en la que oficia de fiscal.

Según el juez de Dolores, Stornelli “actuaba en connivencia y con la colaboración de agentes o presuntos agentes o ex agentes orgánicos e inorgánicos de agencias de inteligencia nacionales e internacionales, conociendo las maniobras de espionaje ilegal que realizaban mediante mecanismos ilícitos tales como la coacción, la intimidación o la extorsión”.

El dilema de Stornelli entonces, es presentarse y seguramente quedar procesado, o pegar un nuevo faltazo, ser destituído y llevado por la fuerza pública a declarar “la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad”.

Mencionadas en esta nota:

Las últimas noticias

Seguinos en redes

Offtopic: