Argentina es uno de los 10 países que más han vacunado contra la COVID-19 en el mundo

A pesar de la resistencia por parte de la oposición, que resistió las medidas sanitarias, los aislamientos y hasta las vacunas -acusando que eran “veneno”-, la Argentina llegó a 88% de su población vacunada con al menos una dosis de la vacuna contra el coronavirus. Todo un hito en el marco histórico de la pandemia que paralizó al mundo.

Con este porcentaje, Argentina es el 9º país que más ha inmunizado contra la COVID-19 en el planeta, a la par de países como China y España. Además, entra en el podio chico de las poblaciones superiores a 30 millones de habitantes que más inmunizó, ubicándose entre los 3 primeros, superando a naciones como Corea del Sur (87%), Canadá (85%), Italia (84%), Brasil y Japón (ambos con 81%).

“2537 pacientes internados con coronavirus en terapia intensiva. Queda atrás el máximo de esta ola de hace diez días. Es mucho menor, además, que los máximos anteriores: 5119 en la primera ola y 7969 en la segunda”, publicó la semana pasada el bioquímico y analista de datos de la UBA Santiago Olszevicki.

El director de Epidemiología del Ministerio de Salud, Carlos Giovacchini, detalló que con la variante Ómicron:

“Se ha demostrado que puede tener una capacidad de transmisión tres veces mayor que la variante Delta, sin embargo, no genera un cuadro clínico más severo, así como las hospitalizaciones y muertes disminuyen en las personas que cuentan con el esquema completo de vacunación”.

Y acotó que la letalidad de este año al 3 de febrero fue del 0,15 por ciento. La clave fue la vacunación.

Desde la cartera de Salud nacional destacaron las estrategias implementadas en la campaña, como apelar a más de un laboratorio: primero con Sputnik, luego Sinopharm y AstraZeneca, y más tarde Moderna y Pfizer, del cual siguen llegando cargamentos.

Otra táctica fue combinar vacunas, lo que demostró resultados positivos y sin efectos adversos. Una tercera acción fue arrancar temprano con la vacunación infantil, antes que los países del norte.

Un cuarto factor consistió en evitar el ingreso de Delta y aprovechar esas 20 semanas para acelerar la vacunación. Y un quinto ítem resultó el de priorizar que la mayor parte de la población tuviera al menos una dosis en lugar de completar esquemas de solo un sector.

Presencialidad segura en las escuelas

La vacunación es el pilar del que se toma el gobierno para proponer un regreso presencial a las aulas. A diferencia de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, la Nación estableció un protocolo llamado “Aula Segura” que elimina burbujas, pero mantiene el uso de barbijo, ventilación, higiene, limpieza y distancia.

Durante el verano se profundizaron los operativos de inmunización pediátrica, por ejemplo en colonias y en escuelas. La Provincia de Buenos Aires dispuso que 2600 establecimientos escolares vacunen previo al inicio lectivo.

Hasta el momento, el 89% de los adolescentes de entre 12 y 17 años inició su esquema de vacunación y el 72% lo completó, mientras que el 74% de las niñas y niños de entre 3 y 11 años cuentan con una dosis y el 51,5%, las dos. A su vez, el 95 % de las y los docentes tiene el esquema completo y el 50 % cuenta con el refuerzo.

Mencionadas en esta nota:

Las últimas noticias

Seguinos en redes

Offtopic: