Sin pacto con los Gobernadores, Milei anunció que convocará a un "Consejo de Mayo"

Javier Milei prometió que convocará a un «Consejo de Mayo» para impulsar las reformas de su frustrado pacto de mayo en el marco de un acto militante que sostuvo en el Cabildo de Córdoba y ante una plaza a medio llenar.

Este 25 de mayo el Presidente Javier Milei encabezó un encuentro libertario en el Cabildo de la ciudad de Córdoba, tras cancelar la firma de su Pacto de Mayo con los Gobernadores por los atrasos en la sanción de la Ley Ómnibus y el paquete fiscal.

Aunque el acto tuvo poco de institucional, contó con la presencia del Gobernador Martín Llaryora, quien se expuso a los abucheos del público convocado por Milei. Los libertarios, sin embargo, no lograron llenar la plaza San Martín, ubicada en el centro de la ciudad.

La jornada estuvo marcada por nuevas promesas del mandatario nacional y numerosas referencias a los integrantes de su gabinete. Mientras tanto, el Jefe de Gabinete Nicolás Posse fue omitido por la voz de la transmisión oficial e ignorado por Milei.

Además, a pocas cuadras del acto en el Cabildo, se llevó adelante una nutrida protesta contra el Presidente que culminó con un operativo represivo de la policía provincial y Gendarmería Nacional.

Un mal cálculo de Llaryora

La jornada encabezada por Milei contó con la presencia de alrededor de 6 mil personas según el cálculo oficial de la policía cordobesa, pero a pesar de los inhibidores de drones utilizados por el gobierno, vecinos de los edificios aledaños permitieron calcular que asistieron poco más de 5 mil.

La cifra no solo implicó que se llenara apenas la mitad de la plaza, sino que además se trata de un tercio de lo que había convocado el cierre de campaña del libertario en 2023.

Pocos son los lazos que quedan entre el Gobernador y el Presidente, cuyos gabinetes se observan con desconfianza, salvo por los ministros de seguridad Patricia Bullrich y Juan Pablo Quinteros.

Asimismo, el mandatario provincial quedó con un sabor amargo tras el acto, ya que a pesar de poner a disposición el Cabildo, recibió abucheos y silbidos del público libertario. Uno de sus funcionarios incluso comenzó que «no sé qué negocio hizo Martín: lo putean los peronistas por colaborar y lo silban los de Milei por ser casta«.

En cuanto al Presidente, luego de subir al balcón, emitió su discurso en una explanada montada frente a la puerta del edificio. En este marco, aseguró que convocará a un «consejo de mayo» integrado por representantes nacionales y provinciales para impulsar los proyectos legislativos relacionados con el «pacto de mayo».

Sin embargo, no dio precisiones sobre la fecha en la que ocurriría la convocatoria de un consejo que parece no distar mucho de la labor parlamentaria usual.

Lo cierto es que se trata de una nueva promesa que depende de la aprobación de la ley bases y el paquete fiscal, y que ocurriría luego de la firma del pacto de mayo que finalmente no ocurrió.

Esquivando lo institucional, celebró su propio ajuste y a su gabinete, comentando que Luis Caputo es «un crack, un gigante, un rockstar» y festejando el «ajuste más grande de la historia de la humanidad«.

Ante la sonrisa de Llaryora, el libertario lanzó frases como «¡Vamos los leones!» mientras la multitud le pedía «qué cante, qué cante». «Ya va a haber recital, pero no va a ser hoy«, comentó el Presidente.

Más adelante, aseguró que el «ciclo de fracaso terminó» y lanzó uno de sus habituales ataques a lo que él denomina casta:

«Entiendo que para los protagonistas de ese ciclo es difícil aceptar la caída de ese antiguo régimen, incluso entiendo que les cuesta imaginar un lugar en la nueva Argentina: nosotros lejos de perseguir vendettas, tenemos un solo interés, el de la mayoría que eligió vivir en libertad«.

Una vez más, cerró su discurso con su slogan de campaña: «¡Viva la libertad, carajo«, y luego se tomó fotos con sus seguidores antes de regresar al helipuerto del Centro Cívico, donde habló por última vez con Llaryora.

Junto a él estuvo su hermana y Secretaria General, Karina Milei, con quien viajó en el avión presidencial Learjet 60SE Tango 011; y el resto de su gabinete, la Vicepresidenta Victoria Villarruel, el Estado Mayor y otros invitados nacionales, que se trasladaron en un Fokker F28.

La contracara del acto: Protesta y represión

La comitiva fue acompañada por un impresionante despliegue de seguridad del Gobierno Provincial, que durante la jornada del sábado se encargó de reprimir violentamente a una marcha de ATE en la autopista que conecta con el aeropuerto.

El Secretario General Federico Giuliani explicó que «nosotros llegamos, prendimos cubiertas y estábamos dispuestos a dialogar para habilitar media calzada», pero «se nos vinieron encima, al punto que en un momento quedó la Policía en el medio queriendo parar esa locura«, que terminó con 4 heridos.

En la ciudad, entre tanto, se llevó adelante una contramarcha. Se trató de un acto en el que confluyeron las CGT, ambas CTA, organizaciones sociales, organismos de Derechos Humanos y partidos de izquierda. En este contexto, se leyó un documento consensuado por los referentes sindicales.

Por su parte, el Gobierno ya había bloqueado los accesos al Cabildo, impidiendo que manifestantes se acercaran a un radio de diez cuadras en torno al acto oficial. El despliegue policial fue la principal razón por las dificultades de tránsito en la zona. Al mediodía, ya no se podía cruzar las vallas dispuestas por los oficiales.

Sin embargo, entre las avenidas Colón y General Paz se montó un escenario en el que dirigentes gremiales organizaciones sociales leyeron el documento y rechazaron la presencia presidencial.

«La verdadera grieta que surca nuestro país desde el mismo mayo de 1810 hoy aflora más que nunca: la Patria y la antipatria, un país autónomo y soberano o una colonia», leyó la dirigente Leticia Medina, «por errores propios, mezquindades, desunión, hoy tenemos en el comando del país a esos sectores que representan intereses minoritarios, contrarios a todo un pueblo».

Mariana Mandakovic, del CISPREN, indicó que «vamos a terminar esta oración de lucha y de esperanza, dirigiéndonos al señor presidente… Se lo decimos alto y claro: ¡usted no se va a llevar puesto todo un pueblo!», y agregó que «como lo dijo el general San Martín, los argentinos y argentinas no somos empanadas que se comen, así nomás, con un abrir de boca«.

«¡No al DNU 70!», «¡No a la Ley Bases!«, «¡No nos volverán a encadenar!«, «¡La Patria no se vende!» y «¡Viva la Patria!» fueron las consignas que concluyeron el texto.

Tras el acto, una columna se acercó al sitio donde se realizaba el acto del Presidente, donde fueron reprimidos con balas de goma. En este contexto, fueron detenidas al menos dos docentes, madre e hija, y heridas una cantidad de personas.

El secretario General de ATE Córdoba, Federico Giuliani, fue herido con cuatro municiones, junto a un grupo de compañeros y compañeras, en un operativo que culminó con 14 heridos.

Posse, cada vez más aislado

Entre las actividades de la comitiva nacional también estuvo la participación en el Tedeum realizado en la catedral porteña, en el que ocurrió una curiosa situación. Nicolás Posse fue ignorado por el locutor de la transmisión, quien omitió nombrarlo.

A esto se sumó la actitud del Presidente, que tras saludar a sus funcionarios, al arzobispo Jorge García Cuerva, y al jefe de Gobierno porteño, Jorge Macri, continuó caminando sin hacer contacto visual con Posse.

Esta no es la primera vez que el Jefe de Gabinete se muestra distanciado. Ya había faltado al show musical que Milei hizo en el Luna Park, y el libertario no sostiene una buena relación con él debido a su manejo de la gestión.

Posse tampoco está en buenos términos con Santiago Caputo -asesor presidencial- y Karina Milei, que reprueba sus lazos con Mauricio Macri y Guillermo Dietrich.

El Gobierno de Milei suma críticos

Por su parte, García Cuerva se refirió al panorama social durante su mensaje en el Tedeum, y advirtió sobre las «manos manchadas de sangre por el narcotráfico, las manos sucias de la corrupción y la coima, las manos en el bolsillo del egoísmo y la indiferencia».

Más adelante, comentó que «no es lo mismo unirse que confabular, no es lo mismo fraternizar y forjar la cultura del encuentro que ser cómplices del mal con el sólo ánimo de destruir al otro, de pensar estrategias para que al otro le vaya mal, creyendo que ‘cuanto peor, mejor’«.

«Hay pocas cosas que corrompen y socaban más a un pueblo que el hábito de odiar«, completó.

Lo cierto es que, a pesar de las promesas del libertario de una Argentina potencia mundial, la económica cae a niveles cercanos a los de la pandemia de COVID-19, las noticias de despidos masivos crecen día a día y el salario continúa cayendo.

La respuesta de Milei ante la situación es su habitual discurso «anticasta» y su defensa al ajuste más grande de la historia, al que se suman encuentros libertarios como el del Luna Park.

Sin embargo, la Ley Bases continúa achicándose mientras los propios empresarios comienzan a manifestar su descontento frente a las rutinas de stand-up del Presidente en los encuentros empresariales.

El malestar por la imposibilidad de tener discusiones serias con el mandatario se extiende a cada vez más gobernadores, diputados y senadores.

Macri marca distancia del oficialismo

En este contexto, el Expresidente Mauricio Macri también aprovechó para diferenciarse del libertario y a través de sus redes sociales se expresó con respecto a la Ley Bases.

En su mensaje, aclaró que el proyecto es impulsado por «otro partido», distinguiéndose de Patricia Bullrich y su intención de fusionar el partido amarillo con La Libertad Avanza. El presidente, ubicado en la misma vereda que Cristian Ritondo, apuestan a preservar la identidad del PRO.

«El Senado está discutiendo en estos días la Ley Bases, que ya tiene media sanción de Diputados, una Ley que yo personalmente apoyo y que los senadores del PRO van a acompañar, porque tiene reformas necesarias y urgentes para salir de la crisis, reformas que nosotros como partido hemos estado reclamando o proponiendo desde hace años», indicó Macri.

Sin embargo, más adelante aclara: «¿Es perfecta la ley? No, pero en política nada lo es«. A continuación, manifestó que es «importante» darle las herramientas que exige a Milei «por la extrema fragilidad de la economía».

También adelantó que «el tiempo que tenemos para hacerlo no es infinito» y aseguró que «debemos ser generosos para apoyar a quien propone reformas que consideramos urgentes y estructurales, por más que sea de otro partido«.

Seguinos en redes

Lo que se lee ahora

Personas mencionadas en esta nota: