Jeanine Añez se retira de las elecciones y busca la unidad el voto anti-MAS

Jeanine Áñez

La presidenta de facto de Bolivia, Jeanine Añez declinó su candidatura para presentarse en las elecciones que se realizarán el próximo 18 de Octubre en Bolivia.

Por medio de un video grabado anunció su retiro:

“Lo hago ante el riesgo de que se divida el voto democrático entre varios candidatos, y que, a consecuencia de esa división, el MAS acabe ganando la elección. Lo hago por la unidad de los que amamos la democracia. Si no nos unimos, vuelve Morales. Si no nos unimos la dictadura gana”.

Reconoce así, que el motivo principal de su renuncia es lograr unificar la dispersión del voto entre los electores de centro y centro derecha que se oponen al Movimiento Al Socialismo (MAS). Esa es la única estrategia posible que le permitirá a uno de los candidatos acceder a la instancia de ballotage para enfrentarse con el candidato Luis Arce, ex ministro de economía de Evo Morales. No obstante, Añez no hizo explícita una alianza o acuerdo para llamar a votar alguno de los demás candidatos presidenciables.

Luis Arce encabeza las encuestas

Según la encuesta de Tu Voto Cuenta –sin considerar los votos en blanco, indecisos y nulos- Arce lidera los sondeos con un 40,3% de intención de voto. Sin embargo, para ganar en primera vuelta, el candidato masista necesita más del 50 % de los votos –escenario improbable- u obtener un 40 %, pero con una diferencia de 10 puntos respecto al segundo candidato. En la encuesta Carlos Mesa, candidato del partido de Comunidad Ciudadana, es la figura que más chances tiene de disputarle la elección a Arce, sin embargo, necesita incrementar el piso actual que lo mantiene con un 26,2%.

Se especula que hubo un pacto entre Áñez -de la alianza Juntos- y Carlos Mesa para que su salida anticipada le diera impunidad en los casos de las masacres de Sacaba y Senkata, producto de la represión militar-policial de noviembre de 2019 que terminó con una veintena de fallecidos. El gobierno también enfrenta investigaciones por una campaña de fake news en las redes sociales orquestada para mejorar la desgastada imagen de Jeanine.

El tercer lugar en los sondeos lo ocupa Luis Fernando Camacho con un 14,4% de intención de voto. Camacho pertenece al partido Creemos y es líder del Departamento separatista de Santa Cruz de la Sierra, el más opulento de Bolivia. En cuarto lugar se encontraba Añez que a pesar de su impopular gestión, conservaba antes de su retirada un capital político del 10% de los votos. En quinto y sexto están el político evangélico Chi Hyun Chung y Tuto Quiroga con un 5% y 2,8% respectivamente.

Ante la certeza que el MAS encabeza las encuestas, Luis Arce declaró:

“Hay nerviosismo del otro lado, saben que nosotros estamos primero; saben que hay una perspectiva muy clara de vencer en la primera vuelta por el Movimiento Al Socialismo y eso les preocupa porque eso sería una clara evidencia de que el MAS es la primera fuerza política de Bolivia”.

Definiciones del escenario electoral

Hay tres interrogantes que definirán el escenario electoral en Bolivia. Primero, que posición tomará finalmente Camacho, si accederá a bajarse de la contienda electoral para que el voto antimasista se concentre en Carlos Mesa, y así intentar bloquear la victoria del MAS en primera vuelta. Segundo, hacia qué candidato migraran los votos de Jeanine Añez. Si Luis Camacho mantiene firme su candidatura, es de esperar que gran parte de los votos de Añez los absorba él, ya que la región de Oriente donde más votos cosecha Añez, principalmente en Berni, el electorado tiene mayor simpatía por Camacho. Por último, también existen presiones para que Tuto Quiroga decline su candidatura en apoyo a una alianza antimasista. Hasta el momento, ninguna otra figura además de Añez parece dispuesta a bajarse de la contienda, lo que da mayor expectativa al MAS de ganar en primera vuelta.

Sin embargo, es menester recordar el escenario político de las elecciones de Octubre del 2019, donde Mesa logró un 36,5% de los votos válidos, quedando en segundo lugar con Evo Morales, quien obtuvo en el recuento final un 47.08%. Estos resultados, además de dejar expuesta la victoria de Evo en primera vuelta y la falsa acusación de fraude que gestaron el posterior golpe de estado, dan cuenta que no es improbable para Carlos Mesa repetir porcentajes similares a los de 2019, que lleven inevitablemente a una polarización electoral con el MAS en segunda vuelta.

Violencia hacia militantes del MAS

En las ciudades de Cochabamba y Oruro la campaña electoral está teñida de un clima de violencia ante reiterados episodios donde militantes del MAS recibieron agresiones, insultos y golpes por parte de simpatizantes del partido Comunidad Ciudadana de Carlos Mesa. En el norte de la ciudad de Cochabamba, un puesto de campaña del MAS fue incendiado  por miembros de la Resistencia Juvenil Cochala (RJC). La RJC es un grupo de choque conformado por jóvenes que se declaran apartidarios, tienen vínculos con Luis Camacho y Añez. Su aparición como organización violenta en las calles comenzó con las movilizaciones que se sucedieron en noviembre del 2019 que presionaron por la destitución de Evo.

Antes estos hechos, Luis Arce se expresó por twitter: “Repudiamos los ataques violentos que hoy sufrió nuestra militancia en la ciudad de #Cochabamba. Exigimos respeto a nuestro derecho de realizar con libertad actividades pacíficas de campaña electoral. ¡Basta de dictadura! #RecuperaremosLaDemocracia”. En ese sentido, la Unión Europea, la ONU y la Conferencia Episcopal sacaron un comunicado conjunto donde advirtieron sobre la necesidad de facilitar un entorno pacífico durante el proceso electoral.

También podría interesarte

Amparo Sayago

Lic. en Ciencia Política (UBA). Maestrando en Políticas Públicas (Universidad Torcuato Di Tella)

Read Previous

El Gobierno extendió hasta 2021 la prohibición de cortar servicios públicos por falta de pago

Read Next

Coronavirus: Héctor Gay cedió y Bahía Blanca vuelve a fase 3